abr 172015
 

Esta semana os proponemos un vídeo realizado utilizando la técnica del Time-Lapse a través de fotografías capturadas por todo el estado de Nuevo México y especialmente en el VLA (Very Large Array) .

El VLA es un observatorio dedicado a la interferometría, que cuenta con nada menos que 27 radioantenas distribuidas en una configuración en Y. Fuera de los entornos astronómicos es conocido por ser una de las localizaciones principales de la película Contact.

Para la realización del vídeo su autor, Knate Myers, ha utilizado más de 6.000 fotografías, capturadas con el siguiente equipo:

  • Cámaras: Nikon D300s, D7000 and D5100
  • Objetivos: Tokina 11-16mm, Nikkor 10.5mm (ojo de pez) y Sigma 500mm.

Las panorámicas y demás movimientos de cámara se han realizado con el dolly Stage Zero de la empresa Dinamic Perception.

Buen fin de semana, que lo disfrutéis.

 

Share

abr 152015
 

El pasado viernes nos acercamos hasta el Observatorio Astronómico de La Hita para descubrir sus instalaciones y poder observar por TEDI, el impresionante telescopio de 77cm que emplean para divulgación astronómica. Pese a que las previsiones meteorológicas no eran las mejores, nos reunimos un grupo de 14 personas que queríamos conocer más de cerca todo el trabajo que realizan desde allí y por el que tanto están saliendo últimamente en los medios de comunicación.

La visita al observatorio

Llegamos cuando los últimos rayos del Sol iluminaban las cúpulas del observatorio, colándose por un claro entre las nubes que cubrían el cielo. Nos recibieron Faustino, Leonor y Fernando, los tres locos por las estrellas que han construido todo el complejo desde la nada. Como no podía ser de otra manera, comenzamos la visita tomando la obligatoria foto de grupo a la entrada, junto con nuestros tres guías de excepción, quienes nos invitaron a pasar al observatorio. Con emoción, nervios y deseos de que despejara pronto comenzó nuestra visita.

3

Como cualquier noche de observación, todo empieza por encontrar la Estrella Polar. Y así, desde el mirador de la Polar que han instalado junto a las cúpulas, nos recordaron cómo encontrar el Norte y, desde ahí, cualquier constelación del cielo. Justo al lado nos esperaba una gran sorpresa. Mientras Leo nos hablaba del cielo de Primavera con el entusiasmo que la caracteriza, Fernando y Faustino se alejaron unos metros para descubrir a TEDI, que apareció deslizándose desde su caseta. Este telescopio es realmente impresionante. Sus colores llaman inmediatamente la atención y te invitan a conocer este enorme reflector. Este gigantesco telescopio de 2,5 toneladas cuenta con un espejo de 77cm, que lo convierte en el más grande de España a través del cuál se puede mirar (evidentemente hay telescopios mucho mayores, pero no están destinados a la observación visual). ¡Se necesita un andamio para llegar a poner el ojo en el ocular! Y lo más divertido de todo es moverlo. Pese a que el telescopio está motorizado, no tiene un sistema GoTo, por lo que la búsqueda de cualquier astro se tiene que hacer a mano. ¡Y qué placer! El GoTo está muy bien y es innegablemente cómodo, pero elimina una parte de la magia de la astronomía. Escrutar el cielo en busca de cúmulos y nebulosas, sentir la emoción del camino y la satisfacción al localizarlos uno mismo es algo que no se puede conseguir con medios electrónicos. Y en este caso es una sensación increíble porque para mover el telescopio… ¡tienes que colgarte de él! Gracias a unas asas colocadas en el final del tubo puedes deslizarte por el cielo y sentirte a lomos del telescopio. Tanto llama la atención TEDI, que el pobre refractor de 15cm queda eclipsado por su hermano mayor.

TEDI-LaHita

Tras conocer estos equipos destinados a la observación, nos dirigimos al interior del observatorio. Allí, nos adentramos en la primera cúpula, construida allá por 1999 por Faustino, y que alberga un reflector de 50cm destinado a la observación lunar y la detección de impactos de meteoritos en nuestro satélite, como el que observaron el 11 de septiembre de 2013.

Al otro lado del edificio, la cúpula más moderna alberga al T77, el hermano serio de TEDI. Entre las historias que nos contaban sus promotores, a cada cual más sorprendente, aprovechamos para tomar otra foto de grupo junto al telescopio. Apretados para entrar en la foto estábamos tan felices y ya se nos habíamos olvidado un poco de las nubes que cubrían el cielo hacía un rato.

4

Paramos para cenar y al salir un segundo…. “¡Está despejado!” Corrimos a preparar a TEDI para la observación y apuntamos rápidamente a la siempre espectacular nebulosa de Orión. Pese a estar ya muy baja en el horizonte la imagen era sobrecogedora. Para no perder tiempo, pues no tardarían en volver las nubes, apuntamos el refractor de 15cm a Júpiter. Lo más observadores llegaron a ver, no solo las bandas de nubes y las cuatro lunas, sino también la Gran Mancha Roja. Con las nubes volviendo a cubrir el cielo rápidamente, dirigimos el enorme telescopio a M37, uno de los cúmulos abiertos de la constelación de Auriga. A simple vista desde aquel cielo oscuro se llegaba a percibir una manchita difusa pero la imagen a través del telescopio descubría cientos y cientos de estrellas. En pocos minutos las nubes volvieron a tapar el cielo por completo. Sin darnos cuenta habían pasado casi 3 horas desde que llegamos. ¡El tiempo pasa volando cuando estás disfrutando!

Con esto dimos la visita por finalizada, con la alegría de haber podido mirar a través de los telescopios y con la emoción que nos habían contagiado Faustino, Leonor y Fernando durante la visita. El trabajo que hacen es una referencia para todos los aficionados a la astronomía y la pasión con la que lo comparten con los demás es digna de admiración. De verdad, gracias por vuestra dedicación. Disfrutamos como enanos de la visita. No es la primera, ni será la última vez que vayamos a compartir una noche con vosotros.

¡Volvemos el 22 de mayo! Más información en nuestra web.

Share

abr 102015
 

Una de las publicaciones más populares de nuestro blog es ésta, en la que hablamos sobre el color de las estrellas, intentando responder de forma sencilla a la habitual pregunta de por qué las estrellas tienen diferentes colores. Para aportar un poco más de información, queremos aprovechar nuestra sección de Viernes de Vídeo para traeros un vídeo que os ayudará a comprender mejor este fenómeno de forma muy visual. El vídeo está realizado por los profesionales del proyecto Alhambra Survey, dedicado a estudiar la evolución del cosmos, utilizando un telescopio de 3,5m de diámetro del observatorio de Calar Alto.

En el vídeo nos explican de forma muy sencilla el Diagrama de Hertzsprung Russell, que relaciona la luminosidad de las estrellas con su temperatura superficial, lo que condiciona el color con que las observamos y clasificamos.

Que lo disfrutéis.

Share

abr 082015
 

goto-nexstarCada vez son más los telescopios que cuentan con un sistema computerizado (GoTo) para ayudarnos en la localización de cualquier astro. Es indiscutible la gran ventaja que esto supone para los aficionados a la astronomía, especialmente para los principiantes que quieren comenzar observando todo tipo de cúmulos, galaxias y nebulosas desde el primer día. Sin embargo, no hay que olvidar que este tipo de sistemas electrónicos requieren de una alimentación externa para poder funcionar. Y muchas veces no es tan sencillo puesto que usaremos el telescopio en el campo, lejos de tomas de corriente, y durante muchas horas o incluso varios días y no queremos quedarnos sin batería en mitad de la noche, ¿verdad?

En este artículo vamos a detallar las diferentes formas que existen para alimentar nuestro telescopio, tratando de analizar sus ventajas e inconvenientes. Pero, antes de nada…

¿Qué voltaje y amperaje necesita mi telescopio?

En general, la mayoría de las monturas de los mayores fabricantes de telescopios (Celestron, SkyWatcher, etc), funcionan a 12 Voltios y 2 Amperios. Es importante puntualizar, antes de lanzarnos a comprar un sistema de alimentación, que estos parámetros pueden variar en función del modelo y existen algunos telescopios que requieren mayor o menor voltaje o amperaje (p.ej. el famoso ETX70 necesita 9v). Conocer el voltaje y amperaje que necesita nuestro telescopio es de vital importancia, puesto que a una montura que trabaje a 12v podremos conectarle solo un sistema con una salida de 12v; si le conectamos menos, no funcionará, y si le damos más, la podremos “freír”.  Además, hay que señalar la importancia de que el sistema que utilicemos para cargar el telescopio sea fiable y nos ofrezca una corriente constante y que incorpore protección contra picos.

Una vez que sabemos esto, veamos qué sistemas existen para alimentar nuestro telescopio.

1. La opción más simple: A pilas

Muchos telescopios de iniciación con montura GoTo incorporan la posibilidad de alimentar la montura a pilas. Esta opción es la empleada por la mayoría de las personas al adquirir su primer telescopio. Puede ser útil para los primeros días pero, con el tiempo, deberemos pensar en otra solución. Las pilas, a la larga, serán la opción más cara, puesto que podremos gastar fácilmente un paquete de pilas al día y no tendremos ningún control sobre la carga restante, por lo que en cualquier momento podremos quedarnos sin batería. Sin duda, esta es la opción más sencilla de todas, pero también es la más incómoda y menos fiable.

Solo un consejo, si vas a utilizar pilas para el telescopio, hazte al menos con unas pilas recargables de calidad como éstas.

2. Para usarlo desde casa: Transformador de corrienteadaptador-corriente-telescopio

“Si el telescopio funciona a 12v y 2A no debería ser difícil encontrar un transformador” estarán pensando algunos. Es cierto, podéis conseguir un transformador de corriente estándar como éste para poder conectar la cámara a cualquier enchufe. Seguro que el propio fabricante también distribuye un adaptador similar pero bastante más caro. Esto es sin duda muy cómodo si estamos en casa o, como mucho, en el jardín. Pero no olvidemos que las salidas de observación son siempre al campo, donde difícilmente podremos encontrar un enchufe donde conectar la montura.

3. Para usarlo en el campo: Al mechero del coche

cable-a-encendedor-de-coche-celestronSi nos vamos al campo con el telescopio no tendremos enchufes a mano, pero seguro que sí tenemos el coche cerca y… ¡tachán!… la toma del mechero del coche nos ofrece justo una salida de 12v y 2A. ¡Problema solucionado! Con un cable de mechero podremos alimentar nuestro telescopio. Pero no tan rápido. Esta opción es útil para un momento puntual o una observación breve, pero es muy habitual que cuando recojamos el telescopio el coche no quiera arrancar. Y es que hay que tener mucho ojo con la batería del coche. Ni os imagináis a cuántos compañeros hemos visto quedarse sin batería en el coche por tener el telescopio enchufado al mechero. Por suerte, siempre hay alguien con unas pinzas para poder arrancar el coche. Pero, en cualquier caso, es una opción poco recomendable.

4. La opción más popular: Fuente de alimentación

Si no podemos depender del coche, tendremos que llevar con nosotros una fuente de alimentación independiente. De entre todas las que existen, la más popular es sin duda la PowerTank de Celestron. Esta pequeña batería cuenta con dos tomas de mechero, dos tomas USB, una luz roja de apoyo y una potente luz blanca (cosa que viene muy bien a la hora de recoger todo el equipo y comprobar que no se nos ha caído nada). Y puede ofrecer salidas de 3, 6, 9 y 12v para distintos telescopios o accesorios. Además, con sus 7 Ah nos permitirá disfrutar de toda una noche de observación sin preocuparnos de la batería. Pero no te olvides de cargarla al llegar a casa para tenerla lista para la próxima salida. Normalmente ronda los 120€ en tiendas, pero ahora mismo se puede conseguir en Amazon por solo 79€.powertank-celestron

Sin embargo, la opción más popular entre los aficionados a la astronomía, es emplear un arrancador de coche. No es complicado encontrar una batería de coche con más capacidad y así ahorrarnos unos cuantos euros. Esta era la opción más extendida hasta hace poco entre los aficionados a la astronomía, pero no hay que olvidar que seguimos teniendo el engorro de andar cargando otro trasto de unos cuantos kilos que resulta molesto.

5. La mejor opción: Batería de litio externa

Pero si lo que queremos es una batería ligera y que nos permita más de una noche de observación, lo ideal son las baterías de litio externas. Estas baterías son similares a las ya populares baterías externas para el móvil, pero con más capacidad de carga. En Amazon podéis encontrar diversas baterías de litio, pero lo ideal es conseguir una de al menos 15.000mA (o 15A). Nosotros tenemos ésta en concreto de 20A que nos aguanta más de dos noches completas de observación, sin pérdida de carga y sin cables por el medio. Y lo mejor de todo, al pesar menos de 1 kg y ser pequeña (del tamaño de un ebook aproximadamente), podemos pegarla directamente al telescopio con un poco de velcro, de forma que nos evitamos tener cables por el medio o tropezar con ella. ¡Más cómodo imposible!

Nosotros utilizamos esta en nuestras salidas de observación. Por el mismo precio que la PowerTank de Celestron podéis tener una batería que pesa 4 veces menos y dura casi 3 veces más. Aquí tenéis el enlace a la batería en Amazon.bateria-externa

Share

abr 062015
 

Tras la vuelta de las vacaciones de Semana Santa, traemos el que a nuestro juicio es el mejor APOD del mes de marzo, para ayudaros un poco con la vuelta a la rutina.

Hemos elegido la fotografía publicada el 25 de Marzo, que muestra una de las zonas más fotogénicas de la Vía Láctea. El autor, Ajay Talwar, titula la foto “Una nueva estrella en la tetera”, en alusión al asterismo con el que es conocida la parte más famosa de la Constelación de Sagitario.

Nova en la constelación de Sagitario. Marzo 2015

Nova Sagittarii 2015 No. 2, visible a simple vista. 
Image Credit & Copyright: Ajay Talwar (The World at Night)

La fotografía señala la presencia de una nueva estrella que antes no era visible. Se trata de Nova Sagittarii 2015 Nº 2, una débil estrella que ha aumentado su brillo de forma espectacular hasta permitir poder ser observada “a ojo desnudo” y que paulatinamente volverá a recuperar su magnitud habitual hasta dejar de verse.

El proceso que hace esto posible se denomina Nova y se origina cuando una estrella enana blanca forma un sistema binario con otra estrella muy cercana, habitualmente una gigante roja y se produce transferencia de materia desde ésta a la enana blanca. El material cedido, compuesto principalmente por hidrógeno y helio, se acumula sobre la superficie de la enana blanca hasta que el incremento de la presión y la temperatura es tan elevado que se produce una violenta fusión nuclear, provocando así el repentino aumento de brillo de la estrella. A diferencia de lo que ocurre con las supernovas este proceso no destruye la estrella, por lo que a lo largo de su vida pueden producirse varias novas, con sus consiguientes aumentos y disminuciones de brillo.

Proceso de formación de una nova

Proceso de formación de una nova

Nova Sagittarii 2015 Nº 2 alcanzó su máximo de brillo (magnitud 4) el 21 de Marzo, pero las últimas mediciones de su curva de luminosidad recogen otro aumento de brillo, como puede verse en el siguiente gráfico. Recordemos que la magnitud 6 es el límite para poder verla a simple vista y los números más bajos indican más brillo, por lo que todavía puede verse en cielos oscuros.

Curva de brillo de Nova Sagitarii 2015 No. 2

Curva de brillo de Nova Sagitarii 2015 No. 2

Si queréis intentar verla os tocará madrugar, ya que en estas fechas del año la constelación de Sagitario aparece sobre el horizonte SE aproximadamente a las 4:00 (desde España)

Carta estelar con Nova sagitarii 2015 Nº 2

Carta estelar con Nova sagitarii 2015 Nº 2 freestarcharts.com

 

Share

mar 312015
 

Lanzarse a la compra de un telescopio no siempre es la mejor opción para iniciarse en la astronomía. En otra ocasión, dimos un buen repaso a la eterna pregunta “¿me compro un telescopio o mejor empiezo con unos prismáticos?” En este artículo podréis encontrar un buen resumen de todos los parámetros importantes que hay que valorar a la hora de responder la pregunta y de elegir unos buenos prismáticos, si es que eso hemos decidido finalmente.

Celestron SkyMaster 15×70

Tanto si nos hemos decidido por unos prismáticos para iniciarnos en la observación astronómica y descubrir una nueva afición, como si queremos complementar nuestro telescopio con un equipo de observación más ligero y polivalente, los Celestron SkyMaster 15×70 son, sin ninguna duda, una buena opción.

skymaster_15x70

Estos prismáticos gozan de muy buena fama entre los aficionados a la astronomía. Su diámetro de 70mm nos permitirá observar gran cantidad de cúmulos y nebulosas, con la comodidad añadida de poder mirar con ambos ojos a la vez, por lo que la sensación de inmersión es aún mayor; y sus 15 aumentos son suficientes para ver sin dificultad los anillos de Saturno o las lunas de Júpiter. Su uso está muy extendido entre los astrónomos aficionados, puesto que son unos prismáticos que rinden muy bien y pueden hacer sombra incluso a pequeños telescopios de 80 o 90mm, y que además añaden la ventaja de ser mucho más ligeros, transportables y baratos que un telescopio.

¡Pero lo mejor de todo es el precio! Los SkyMaster suelen rondar los 110-120€ en tiendas, pero ahora mismo (marzo 2015) están en Amazon por tan sólo 72€. Siempre se ha dicho que la calidad de estos prismáticos es excelente para el precio que tienen, pero por ese dinero son un auténtico chollo. Yo no me lo pensaba dos veces. Y más teniendo en cuenta que incluyen funda de transporte, correa, tapas, gamuza limpiadora y accesorio “tipo L” para trípode.

skymaster_15x70-box

¿Con trípode o a pulso?tripode-prismaticos

En general, el uso de prismáticos de más de 50mm suele requerir de un trípode para que nuestro propio pulso no arruine la observación. En este caso, si vamos a realizar observaciones prolongadas es recomendable el uso de trípode. Aunque es cierto que los 15×70 pesan poco más de 1kg, por lo que si lo vamos a emplear como equipo complementario o para observaciones esporádicas, podremos usarlos a pulso sin demasiado problema. A mi me gusta especialmente tumbarme en el suelo, apoyar los prismáticos sobre las cuencas de los ojos y disfrutar durante largo rato de la cantidad de estrellas que ofrece el cielo. Esto es especialmente interesante durante los meses de verano, puesto que tenemos la región del Cisne y la Vía Láctea justo en el cénit (la zona más cómoda si estamos observando tumbados en el suelo).

Si finalmente decidís haceros con un trípode os recomiendo elegir uno de al menos 180cm para que la observación sea cómoda incluso para objetos muy altos en el cielo. De entre todos los diferentes modelos que podéis encontrar, me parece que éste tiene una muy buena relación calidad/precio. Ah, y no olvidéis que los SkyMaster vienen directamente con su propio adaptador para el trípode, pero quizá queráis cambiarlo más adelante por uno de mayor calidad

Share