Consejos

Cuidados del material: transporte del telescopio y los oculares.

cómo-guardar-el-material-de-astronomía

El transporte del equipo de observación (telescopio, cámaras, oculares…) es un factor muy importante a tener en cuenta y todo un quebradero de cabeza cuando empezamos a acumular con el tiempo un montón de “trastos”. Por un lado debemos intentar buscar la máxima protección del equipo para evitar que pueda sufrir daños y por otro lado debemos intentar llevar todo el material lo más organizado posible, de tal forma que sea ligero y sencillo de transportar. ¿Qué podemos hacer para ello? A continuación os damos algunos consejos para mantener organizado vuestro equipo y poder transportarlo cómodamente:

Transporte del telescopio

cajas de telescopios

Las cajas son ideales para transportar el equipo pero pueden incrementar el peso total del conjunto durante el transporte

El tubo óptico es un componente muy sensible a golpes, vibraciones, cambios de humedad y temperatura … es muy importante que lo guardemos y transportemos en un lugar acolchado ( ya sea caja o bolsa). Para ello podemos recurrir a soluciones comerciales (bolsas y cajas a medida de venta en tiendas especializadas) o bien podemos utilizar soluciones más caseras pero igualmente efectivas. Por ejemplo, en algunas tiendas de deporte especializadas están a la venta unas bolsas de transporte de equipos de submarinista que pueden servirnos para transportar un tubo newton de 150/750 sin ningún problema. El acolchado podemos conseguirlo en tiendas de tapicero o incluso usar un trozo de colchoneta de venta también en tiendas deportivas cortada a medida.

Bolsa para telescopio

Esta sencilla bolsa de submarinismo puede servirnos para transportar nuestro telescopio.

Hay quien se hace cajas de madera y recorta los huecos para el telescopio a medida, usando espuma de polietileno cortada con precisión, pero en este caso tenemos que tener en cuenta el peso adicional de la caja durante el transporte del equipo.

Finalmente, para evitar la humedad podemos hacer uso de las prácticas bolsitas de gel de sílice que vienen en las cajas de casi todos los productos electrónicos que compramos. De vez en cuando viene bien pasar las bolsitas de gel de sílice por el microondas (unos segundos) para quitarlas la humedad que han podido absorber.

Para el transporte de la montura debemos también evitar los golpes bruscos, las vibraciones que puedan generar vicios en las mecánicas y la humedad que puede afectar seriamente a la electrónica. Es recomendable que transportemos la montura en una caja rígida con acolchado interior y cortes a medida aunque un maletín de herramientas con un acolchado artesanal puede darnos también un buen servicio.

Por su parte el trípode es un complemento que si bien es el menos delicado por contra suele pesar bastante y es incómodo de transportar. Una bolsa con asas puede ser una solución pero lo ideal sería poder transportar todo el conjunto (tubo, montura y trípode) en un carrito con ruedas. ¡Eso sí, sujeta bien todo al carrito para que no se caiga nada! La diferencia entre tener que cargar con todo y poder transportarlo en un carrito con ruedas se nota al final de la jornada será agradecida por nuestras doloridas espaldas.

Oculares y filtros

caja de oculares

Maletín de oculares

Para guardar los oculares y filtros la mayoría optamos por sencillos maletines rellenos de gomaespuma cortada a medida. Si vamos a cortar la gomaespuma en casa es aconsejable humedecerla un poco y meterla en el congelador para que se endurezca y podamos hacer el corte de manera más sencilla. La gomaespuma debe tener la suficiente densidad para proteger los componentes tanto de golpes como de vibraciones. Conviene también poner alguna bolsita de gel de sílice dentro para evitar que la humedad de la noche pueda empañar las lentes o formar moho.

Mapas y cuadernos

Por último ten en cuenta que el rocío de la noche puede afectar a tus mapas de estrellas y tus cuadernos de notas. Los primeros es mejor plastificarlos para que la humedad no afecte al papel, para los segundos la única solución es guardarlos en una mochila o bien en algún bolsillo de nuestra ropa.

Recuerda también mantener las cajas de material cerradas durante la observación para que no se deposite humedad o hielo dentro. En cuanto llegues a casa abre las cajas para que se ventilen y se estabilice la temperatura interior y exterior. Si cuidas bien tu material te garantizarás más horas de observación y de mayor calidad.

Roberto Ferrero es monitor y socio fundador de AstroAfición

Share

Related Posts

No Comments

Leave a Reply