Consejos

Cómo observar el Sol con seguridad

A la hora de observar el Sol siempre insistimos muchísimo en sus peligros y en la necesidad de utilizar filtros adecuados y contar con la supervisión de alguien con experiencia. No obstante, somos conscientes que ante fenómenos como el próximo tránsito de Venus o los eclipses solares todo el mundo siente curiosidad y no puede evitar intentar observarlo. En este artículo os daremos algunos consejos y recomendaciones de seguridad para poder observar el Sol. No obstante insistimos en nuestra recomendación de contar con la supervisión de una persona con experiencia en observación solar y prestar especial atención a los niños si están observando el Sol con nosotros.

Los peligros de la observación solar

En nuestras actividades de observación solar siempre comenzamos hablando sobre los peligros que este tipo de actividad supone si no se toman las medidas de seguridad adecuadas. En charlas con adultos y mayores insistimos mucho en que NUNCA debemos observar el Sol directamente (y con esto se sobreentiende que tampoco a través de prismáticos ni telescopios, claro). La gente a veces nos toma por tontos porque si intentas mirar al Sol a plena luz del día la verdad es que es muy complicado, instintivamente cierras los ojos o apartas la mirada, tu cuerpo reacciona de manera natural para evitar el deslumbramiento. ¿Pero qué ocurre cuando hay un día nublado o miramos el Sol a través de gafas de Sol, cristales tintados, etc…? Nuestro ojo está recibiendo mucha menos luz y por tanto sí que “nos deja” ver el Sol. Ahí es donde está el peligro. Al recibir menos luz nuestra pupila está más dilatada y entran más rayos de luz pero es que además de luz visible nuestras células oculares están recibiendo radiación infrarroja y radiación ultravioleta y esa radiación las hace polvo. Por eso nuestros ópticos insisten tanto en la necesidad de usar gafas de Sol homologadas, porque unas gafas oscuras sin un buen filtro UV hace que estemos con las pupilas más dilatadas y nuestro ojo reciba una sobredosis de rayos UVA. ¿Sabías que ni siquiera nuestros párpados protegen totalmente al ojo de la radiación solar en días muy soleados? Esto es válido para gafas de Sol no homologadas (atención, las gafas de Sol homologadas tampoco son aptas para observar el Sol directamente), cristales ahumados, CDs, radiografías y cualquier otro remedio casero que alguien os diga que sirve para ver el Sol ¡Así que por el bien de tu vista no los uses!

¿Y qué ocurre en los eclipses solares? ¿O durante el amanecer y el atardecer como por ejemplo el momento en que podremos ver el tránsito de Venus aquí en España? Pues que nos confiamos. Como recibimos menos luz solar y no nos deslumbra nos atrevemos a mirar el Sol sin ninguna protección. Y no nos damos cuenta pero la radiación está ahí, y nuestro ojo no nos avisa. Llega un momento en que dejamos de mirar el Sol y vemos un resplandor o empezamos a ver mal. Puede que nos hayamos producido una  maculopatía solar, una lesión que puede llegar a ser muy grave y en algunos casos irreversible (si, nos hemos cargado el ojo o los ojos para toda la vida, no hay vuelta atrás). Así que durante estos fenómenos astronómicos, hay que extremar las precauciones.

¿Y cómo puedo observar el Sol con seguridad?

Bien, si te has hecho esta pregunta estás en condiciones de observar el Sol. Hay varios métodos seguros para observar el Sol, aquí indicamos algunos:

  • Método de proyección: Es un método barato y seguro. Consiste en dirigir un instrumento óptico (telescopio o prismáticos) y proyectar la imagen sobre una cartulina. Al no estar observando la imagen directamente sino una proyección de la misma no corremos riesgos de dañar nuestros ojos. De esta forma podemos observar eclipses solares, tránsitos e incluso manchas solares. Hay que tener precaución en que no se recaliente el instrumento óptico pero por lo demás es un método muy seguro. En tiendas especializadas podemos encontrar el Solarscope que viene ya totalmente preparado para estos menesteres.
  • Lámina Baader: La lámina Baader es muy conocida entre los astrónomos aficionados. Consiste en una lámina de aspecto metálico (similar al papel de aluminio) que filtra los rayos solares y permite una observación segura del Sol. Podemos recortar la lámina y adaptarla a prismáticos y telescopios o incluso hacernos unas gafas con ella. Con este método tenemos que tener la precaución de que la lámina no presente arañazos ni defectos revisándola siempre antes de utilizarla. Con este filtro podemos observar eclipses, tránsitos y manchas solares.
  • Filtro solar de cristal (Thousand Oaks por ejemplo): Consiste en un filtro que se sitúa en el objetivo del telescopio y es más robusto que la lámina Baader además de ofrecer más detalle de la fotosfera solar. Nos ofrecerá detalles más nítidos del tránsito y de las manchas solares. Debemos asegurarnos de que queda bien fijado al telescopio.
  • H-alfa: Hay telescopios y filtros específicos para la observación en la banda del Hidrógeno Alfa nuestra estrella. Estos filtros nos ofrecen detalles de la cromosfera solar y además de manchas y el tránsito podremos observar protuberancias, fáculas y filamentos así como la granulación del Sol. Son equipos muy específicos y caros al alcance de manos especializadas.
Si vamos a observar el Sol con un telescopio tenemos que tener en cuenta detalles tan pequeños como por ejemplo tapar o desmontar el buscador del tubo antes. No enfocar el Sol sin haber comprobado previamente los filtros (y la correcta sujeción de los mismos al telescopio) o asegurarnos de que nadie tropiece con las patas del telescopio o lo mueva si hay alguien observando (las prisas y los empujones en las colas de los telescopios son a veces inevitables). Los filtros tienen que estar siempre situados en el objetivo del telescopio (es decir, por donde entra la luz) nunca en el ocular (los filtros solares de ocular se vendían hace años con pequeños telescopios y han demostrado ser un peligro grave).
El próximo 6 de junio muchas personas intentarán ver el tránsito de Venus. Siempre que puedas intenta observarlo junto a gente experimentada y si sigues los anteriores consejos de seguridad podrás verlo con tranquilidad y ver muchas más maravillas que nos ofrecen nuestros cielos.

Roberto Ferrero es monitor y socio fundador de AstroAfición

Share

Related Posts

No Comments

Leave a Reply