Tutoriales

Cómo encontrar objetos con un telescopio. Star Hopping

Uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos cuando usamos nuestro primer telescopio es, sin duda, la búsqueda de objetos. Es bastante frecuente que las primeras noches no consigamos observar nada. Muchas veces hasta la Luna o Júpiter se nos resisten. No te preocupes, nos ha pasado a todos. Lo importante es no desesperarse y no desistir. Con paciencia y a base de práctica se convertirá en un juego de niños.

El buscadorfinderscopes

En primer lugar, para encontrar los objetos necesitaremos un buscador. En esta entrada os hablamos de los diferentes tipos que existen y sus ventajas e inconvenientes. A nuestro parecer, los buscadores ópticos son los más recomendables, puesto que resultan mucho más precisos que los buscadores de punto rojo o red dot. Aún así, podemos complementar nuestro equipo con un buen buscador de punto rojo como un telrad o quickfinder. especialmente útiles en dobson y telescopios de gran focal.

No olvidemos que es imprescindible colimar el buscador. No lo dejes para el último momento, las primeras veces es aconsejable hacerlo de día apuntando a alguna antena o árbol lejano.

Las Cartas Celestes

En segundo lugar necesitaremos unas buenas cartas celestes. Aquí tenéis una breve recopilación de cartas de iniciación y de nivel avanzado. Os recomendamos imprimirlas en A3, en alta calidad y usar una carpeta plastificada para evitar la humedad.

triatlasA

El método del Star Hopping

Una vez tenemos el equipo listo veamos cómo encontrar los objetos. El método más habitual para ello es el “Star Hopping”, que podríamos traducir como “salto de estrella en estrella”. Es una manera fácil e intuitiva de localizar los objetos en el cielo. Pero, ¿en qué consiste?

1º Prepara la observación. No dejes nada al azar y preparar la observación antes de salir de casa. Ayúdate de software, puedes utilizar desde planetarios como el Stellarium hasta programas de gestión de observaciones como el astroplanner. Elige qué objetos vas a observar, consulta su tamaño y magnitud aparente, busca fotos sencillas y dibujos (sketches) que puedan ayudarte a saber cómo se verá ese cúmulo o esa nebulosa en concreto.

2º Localiza el objeto y averigua qué estrellas hay a su lado. Seguramente esté cerca de alguna estrella brillante o conocida. Esas estrellas son las que usaremos de referencia. Invéntate líneas imaginarias que te lleven de estrella en estrella hasta el objeto.

Ahora, con ayuda del buscador, localiza esas estrellas y sigue el recorrido que has ideado previamente. Ve moviéndote de estrella en estrella mientras miras por el buscador hasta situar esa estrella o asterismo que está muy cerca del objeto. En ocasiones puedes prescindir del buscador y realizar los saltos directamente a través del telescopio, usando un ocular de pocos aumentos.

4º Coloca un ocular de pocos aumentos y mira por el telescopio. Si has hecho bien el recorrido, el objeto debería aparecer en el campo del ocular o al menos debería estar muy cerca. Si no ha habido suerte, vuelve a intentarlo. Las primeras veces tendrás que repetir el camino varias veces hasta dar con él pero en seguida te aprenderás su posición y podrás pasar a otro. Es como ir en coche a los sitios, las primeras veces es difícil, te pierdes o tienes que usar el gps, pero en cuanto lo has hecho un par de veces ya has memorizado el camino.

Imagen1

Si esto te resulta complicado puedes utilizar otro truco. Calcula el campo que te da un determinado ocular y averigua el tamaño de tus cartas. Con estos datos puedes hacer recortes en cartulina de ese tamaño, que al poner sobre las cartas te mostrará el cielo tal cómo se ve a través de ese ocular. Así te será más fácil saber qué estrella es cada una. Por supuesto, esto también lo puedes hacer directamente en Stellarium o Cartes du Ciel, que te calculan directamente el campo que te da cada ocular.

Un ejemplo: La Galaxia de Andrómeda

Todo se entiende mejor con un ejemplo. Y si es con una imagen, pues mucho mejor. En la siguiente fotografía podemos ver que la Galaxia de Andrómeda se encuentra muy cerca de la estrella marcada con el número 5, de forma que si conseguimos apuntar a esa estrella con el telescopio debería aparecernos en el ocular la famosa galaxia. Para ello primero debemos reconocer el cuadrado de Pegaso, formado por cuatro estrellas muy brillantes. Desde Alpheratz (la estrella marcada con el número 1 y ya perteneciente a la constelación de Andrómeda) deberemos ir saltando de estrella en estrella y, en tan sólo 5 pasos, llegaremos a la Galaxia de Andrómeda.

Imagen2

El método de las coordenadas o círculos graduados

Imagen3

Si tu montura es ecuatorial habrás notado que tiene unos discos graduados en ambos ejes. Son los círculos de coordenadas de Ascensión Recta y Declinación. En multitud de webs encontrarás información sobre cómo encontrar objetos a partir de sus coordenadas usando estos círculos. En cambio, nuestro consejo siempre es el mismo: jamás uses los círculos graduados. Son tan imprecisos que si alguna vez encuentras algo será de pura casualidad.

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Related Posts

1 Comment

  • Reply
    manel rainers
    15/07/2016 at 22:37

    Felicidades por sus publicaciones 😉

  • Leave a Reply