Efemérides Noticias

Posible tormenta de estrellas, 23-24 mayo 2014

Muchos medios de comunicación se están haciendo eco de la prevista gran lluvia de estrellas que se producirá la noche del 23 al 24 de mayo y que podría convertirse en una auténtica tormenta de estrellas, con más de 1.000 fugaces por hora. Pero, ¿cuánto hay de cierto en estos datos? ¿será tan intensa como dicen? Nadie puede saberlo con seguridad y hay muchas y muy dispares predicciones que os resumiremos a continuación, contando todo lo que necesitas saber sobre esta lluvia de estrellas.

Estrella fugaz capturada durante la observación de las Perseidas 2013. AstroAfición

Estrella fugaz capturada durante la observación de las Perseidas 2013. AstroAfición

Las Camelopardalidas 2014

Con este peculiar nombre se denomina a esta lluvia de estrellas puesto que el radiante, el punto de donde parecen provenir todas las fugaces, se encuentra situado en la constelación de Camelopardalis (La Jirafa). Están provocadas por los restos que el cometa 209P/Linear, que fue descubierto en febrero de 2004 por el proyecto Lincoln Near-Earth Asteroid Research.

El máximo de la lluvia se producirá entre las 7 y las 8 TU del 24 de mayo, por lo que en España ya habrá amanecido y nos perderemos el momento de mayor intensidad. Sin embargo, dada la gran incertidumbre alrededor de este fenómeno, no se descarta que se puedan producir varios picos de intensidad horas antes del máximo. Si estás pensando observarlas, lo ideal sería hacerlo pocas horas antes del amanecer del sábado 24 de mayo. Por otro lado, la Luna podría dificultar la observación de los meteoros más débiles puesto que saldrá por el horizonte a las 4 UT, aunque iluminada en tan sólo un 30%, ya que el novilunio se alcanzará el día 28.

Y, por si fuera poco, se cree que los meteoroides pudieran tener un tamaño ligeramente superior al habitual, lo que podría dar lugar a meteoros muy brillantes.

Radiante de las Camelopardalidas a las 4:00 desde Madrid

Radiante de las Camelopardalidas a las 4:00 desde Madrid

Cometa 209P/Linear, un cometa posiblemente extinto

El cometa fue observado por primera vez en febrero de 2004 y, en 2006 los investigadores Esko Lyytinen y Peter Jenniskens hicieron pública la predicción de que en mayo de 2014 la Tierra se encontraría con el polvo que el cometa había liberado a su paso allá por los siglos XIX y XX. Sin embargo, la predicción anunciaba una tasa de meteoros bastante baja. En 2012, J. Verbaillon estudió el caso con más detalle y señaló que la Tierra se encontraría con los rastros de polvo expulsados por este cometa entre 1803 y 1924 y sugirió que la lluvia podría llegar a ser una tormenta. Otros investigadores han trabajado en el tema y la conclusión es que, efectivamente,  la Tierra atravesará la nube de meteoroides la noche del 23 al 24 de mayo de 2014 las nubes de materia que dejó el cometa en esos años, lo que daría lugar una gran actividad meteórica.

El cometa 209P/LINEAR es un cometa de corto periodo (5 años) y baja actividad. Incluso algunos astrónomos lo consideran extinto, es decir, que puede que ya ha consumido prácticamente todo el hielo que tenía en la superficie y apenas reacciona al acercarse al Sol. El cometa pasó por su perihelio el 6 de mayo de 2014 y cruzará la órbita de la Tierra en unos días. Pero el cometa no es lo interesante, pues apenas brillará en magnitud 11 en su mejor momento.

Distintas predicciones

No existe consenso entre los expertos y se han realizado distintas predicciones para esta lluvia. Las más optimistas hablaban de una THZ (Tasa Horaria Zenital, o número de meteoros por hora) de más de 1.000, convirtiendo a esta lluvia en una auténtica tormenta de estrellas. Sin embargo, estudios más recientes parecen descartar la posibilidad de tormenta y sitúan el máximo entre 100 y 400 meteoros/hora. Aunque es bastante menos de lo predicho en un primer momento, recordemos que las lluvias de estrellas más activas como las Gemínidas o las Perseidas alcanzan una THZ de 100. Por lo que, en cualquier caso, y si se cumplen las previsiones, el espectáculo está garantizado. Así que seguro que vale la pena intentar observarlas.

Estas son las previsiones de diferentes expertos recopiladas por SOMYCE:

Consejos para observarlas

Como hemos dicho el radiante se encuentra en la constalación de Camelopardalis, situada muy cerca de la estrella Polar, por lo que conviene mirar hacia el Norte para no perdernos las fugaces. Además, no viene mal recordar algunos consejos para la observación de cualquier lluvia de estrellas.

  • Es aconsejable alejarse de las luces urbanas y salir de la ciudad en busca de un cielo oscuro.
  • Conviene llevar ropa de abrigo, ya que por la noche baja bastante la temperatura
  • Mejor en compañía: intenta convencer a amigos o familiares para que te acompañen. Será más divertido.
  • No necesitas telescopio ni prismáticos; sólo tus ojos y, como mucho, una manta y una tumbona.
Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Related Posts

No Comments

Leave a Reply