Roberto Bravo

Socio fundador de AstroAfición y monitor en cientos de cursos y actividades de divulgación astronómica. Astrónomo de afición y emprendedor de profesión.

jul 212015
 

Una año más vuelven las Perseidas, la lluvia de estrellas más popular de todo el año. En este artículo encontrarás una completa Guía de Observación para este año 2015, en la que encontrarás todos los detalles para observarlas: qué son, cuándo se pueden observar más estrellas fugaces y cómo fotografiarlas. Pero antes de nada…

¿Vives en Madrid? ¡Vente con nosotros de observación!

Reserva tu entrada aquí y disfruta de una noche viendo estrellas fugaces y descubriendo el cielo con los telescopios.

 

¿Qué son las Perseidas?

Las Peseidas, también conocidas popularmente como las Lágrimas de San Lorenzo, son una de las lluvias de meteoros más activas del año. El máximo de la lluvia de estrellas se produce habitualmente entre el 11 y el 13 de agosto, aunque su actividad se extiende desde el 17 de julio hasta el 24 de agosto. Su coincidencia con los meses de verano en el hemisferio norte la convierte en la lluvia de estrellas más popular y más observada del año, aunque otras como las Gemínidas tienen una actividad ligeramente mayor.

Las Perseidas reciben su nombre de la constelación de Perseo, donde se encuentra el radiante de la lluvia. Por una cuestión de perspectiva, las estrellas fugaces parecen provenir de un mismo punto en el cielo, que se sitúa en la constelación de Perseo. Los meteoros son generalmente rápidos, alcanzando los 59km/s, lo que hace que sea muy fácil perdérselos si uno no está atento. Además, algunas estrellas fugaces son muy brillantes e incluso iluminan totalmente el cielo durante unos segundos, dejando a su paso una estela de humo. Estos meteoros se denominan bólidos, como éste que capturamos durante una noche de observación de las Perseidas en 2012.

perseidas_2015

Bólido capturado en 2012 en una observación. AstroAfición

Origen: Cometa Swift-Tuttle

El causante de las Perseidas no es otro que el cometa 109P/Swift-Tuttle, descubierto por Lewis Swift y Horace Parnell Tuttle en 1862. El cuerpo progenitor posee un diámetro de casi 10 km y órbita alrededor del Sol con un periodo de 130 años. En cada paso junto el Sol el cometa sufre un proceso de fragmentación y descomposición debido a las altas temperaturas; dejando a su paso una nube de pequeños restos de roca y hielo, conocida como corriente de meteoroides. Son estos diminutos fragmentos los que, al entrar en contacto con la atmósfera terrestre a grandes velocidades, se desintegran provocando el brillo tan característico que conocemos como “estrella fugaz” (no olvidéis que el nombre técnico es “meteoro”).

El último acercamiento del Swift Tuttle se produjo en 1992, alcanzándose ese año un pico de actividad extraordinario (THZ 300). Desde entonces, ha ido disminuyendo progresivamente hasta situarse en el nivel actual (THZ 100).

Cometa Swift-Tuttle a su paso por la Tierra en 1992

Cometa Swift-Tuttle a su paso por la Tierra en 1992

Qué es la THZ: Tasa Horaria Zenital

La Tasa Horaria Zenital (THZ) indica la cantidad de meteoros por hora que se podrían observar en condiciones óptimas. Sin embargo, esto no significa que se puedan observar 100 meteoros cada hora, puesto que hay muchos factores que afectan a este cálculo teórico. Por ejemplo, la contaminación lumínica -por escasa que sea- ocultará los meteoros más débiles, que son precisamente los más abundantes. Además, esta cifra indica la intensidad de meteoros en el momento máximo de la lluvia, suponiendo que el radiante estuviera en el zenit y que no nos perdiéramos ni uno solo, cosa que es imposible ya que nuestros ojos no son capaces de cubrir el 100% del cielo.

 

2015: un buen año para ver las Perseidas

Este año las condiciones para observar las Perseidas son excelentes. En 2015 se calcula que el máximo de la lluvia de estrellas ocurrirá la noche del 12 al 13 de agosto, aunque también es probable que pueda haber un estallido de actividad el día 12 en torno a las 21h (hora española), cuando la Tierra pase muy cerca de la corriente de meteoroides que dejó el cometa a su paso en 1862. Esto no es garantía de un estallidode actividad pero las probabilidades sí son más altas.

Perseida capturada en 2013 en una observación. AstroAfición

Perseida capturada en 2013 en una observación. AstroAfición

Por suerte, a diferencia de lo que ocurrió en 2014, este año el máximo coincide prácticamente con la Luna nueva, que será el 14 de agosto, por lo que no molestará en absoluto para su observación, pudiéndose ver hasta los meteoros más débiles -siempre que la contaminación lumínica lo permita-.

Guía de Observación

Es importante recordar que para la observación de las estrellas fugaces no hace falta ningún otro instrumento, a parte de nuestros propios ojos. El uso de un telescopio o incluso unos prismáticos harán que veamos una fracción del cielo menor y nos perdamos la mayoría de los meteoros. Aunque es una buena ocasión para salir al campo y disfrutar de una noche de astronomía, viendo estrellas fugaces y observando el cielo con los telescopios. Si vives en Madrid, puedes acompañarnos en una de nuestras noches de observación astronómica, en las que podrás observar a través de varios telescopios los cúmulos y nebulosas más brillantes de la Vía Láctea. Además, os enseñaremos a reconocer las principales estrellas y constelaciones del Cielo de Verano. Y llevaremos nuestra colección de meteoritos para que podáis ver y tocar auténticos restos de la formación del Sistema Solar.

Lugar: conviene buscar un lugar sin obstáculos desde donde sea visible todo el cielo y alejarse todo lo posible de las luces de la ciudad, puesto que la contaminación lumínica ocultará las estrellas fugaces más débiles, que son las más abundantes. Consulta este mapa de contaminación lumínica para buscar un sitio donde poder observarlas desde cualquier lugar de España. perseid-map

Dónde mirar: aunque hemos comentado que todos los meteoros parecen provenir de la misma región del cielo, el radiante, no conviene mirar directamente hacia ese punto, pues solo veremos trazos cortos  y débiles. En cambio, es recomendable mirar a unos 25º a los lados o sobre el radiante en dirección Norte o Sureste. Aunque, ten en cuenta que la constelación de Leo no aparece sobre el horizonte hasta la media noche, cuando comenzarán a verse más meteoros.

Qué llevar: para disfrutar de una noche de observación es imprescindible llevar algo de ropa de abrigo; aunque sea verano y por el día haga mucho calor, la temperatura en el campo baja drásticamente y necesitaremos levar pantalón largo, buen calzado y algo de abrigo. Además, para gozar de una observación cómoda es importante llevar tumbonas, esterillas o mantas, para poder mantener la vista en el cielo sin que sufra nuestro cuello. Y, por supuesto, no olvides llevar comida y bebida para pasar la noche.

Consejo: el único consejo que podamos darte es que vayas siempre acompañado. La astronomía se disfruta mucho más en compañía y seguro que tendréis una noche divertida e inolvidable.

 

Cómo fotografiar estrellas fugaces

camaracanonFotografiar lluvias estrellas no es complicado técnicamente, pero sí requiere mucha paciencia y algo de suerte. Para conseguir fotografiar estrellas fugaces necesitaremos un trípode, una cámara que nos permita hacer exposiciones largas (al menos 20 segundos) y un disparador a distancia, preferiblemente un intervalómetro que te permita programar las tomas y despreocuparte de la cámara. Si no tienes uno, seguro que en Amazon encuentras un intervalómetro para tu cámara.

Para fotografiarlas necesitarás poner un ISO alto (en torno a ISO 800), diafragma muy abierto (F3,2-F4) y un objetivo gran angular para cubrir un trozo de cielo amplio. Antes de empezar a disparar, enfoca de forma manual al infinito y programa tu intervalómetro para que haga infinitas fotos de varios segundos. El tiempo de exposición dependerá de tu objetivo y, sobre todo, de la contaminación lumínica; pero lo ideal sería de 20 a 60 segundos de exposición. En este artículo encontrarás más información sobre este tipo de fotografía. Y además, unos días antes de la lluvia de estrellas organizamos un Curso de Astrofotografía en Madrid, en el que hablaremos de cómo fotografiar estrellas fugaces.

¡Suerte y buenos cielos!

Share

jul 132015
 

La contaminación lumínica es un problema que va más allá de la simple observación del cielo. Es un problema que afecta a la fauna, a nuestros propios biorritmos y, por supuesto, a nuestro bolsillo. Hoy queremos mostraros cómo afecta la contaminación lumínica de nuestras ciudades con una imagen comparativa.

Se trata de dos fotografías tomadas en días consecutivos y bajo las mismas condiciones y los mismos ajustes, con una sola salvedad. La foto de la izquierda está tomada desde Meco, un pequeño núcleo urbano a 30km de Madrid; y la fotografía de la derecha está tomada desde el campo cerca de Yebes, un pequeño pueblo de Guadalajara, a unos 55km de Madrid. Pese a que la distancia entre ambos puntos no es tan exagerada (apenas 20km separan una localidad de la otra), la diferencia que podemos apreciar en sus cielos es más que notable. Mientras que en Meco la Vía Láctea es invisible a simple vista; desde Yebes se puede observar ese camino blanquecino cruzando el cielo de lado a lado. Aún así, la contaminación en Yebes sigue siendo muy elevada y, por desgracia, si seguimos por este camino, el cielo de Yebes pronto será muy parecido al del municipio madrileño de Meco, y la Vía Láctea se desvanecerá entre las luces de las farolas.

Comparativa M27 - Contaminación Lumínica

Ambas imágenes están sin procesar, tal cuál salen de la cámara, y han sido tomadas con un telescopio refractor Megrez 110 y una Canon 1000D a ISO 400 y durante 90 segundos. Por suerte, con un postprocesado posterior se pueden mejorar los resultados y conseguir una imagen como esta, que es el resultado de integración de más de 100 fotos tomadas desde ambos lugares.

Imagen guardada con los ajustes integrados.

M27, la Nebulosa Dumbbell desde Meco y Yebes. Julio 2015

Share

jul 082015
 

Posiblemente el verano es la época del año en la que más miradas se dirigen hacia el cielo. Las vacaciones, los días despejados y las buenas temperaturas nocturnas hacen que más personas levanten la vista al cielo y quieran descubrir qué hay ahí arriba. Además, la aparición de la Vía Láctea durante los meses de verano y la famosa lluvia de estrellas de las Perseidas hacen que la astronomía se haga muy popular en estos días. A continuación, vamos a ver qué podemos ver en el cielo estival, tanto a simple vista como con telescopio.

Y si vives en Madrid y quieres vivir una experiencia única y disfrutar de una noche de verano bajo las estrellas, echa un vistazo a las observaciones astronómicasrutas nocturnas que organizamos durante todo el verano. ¡Seguro que te encantarán!

 

El Cielo de Verano a Simple Vista

No nos cansaremos de repetir, que el único instrumento necesario para iniciarse en la astronomía son nuestro propios ojos. No hacen falta costosos telescopios para disfrutar de una noche al aire libre mirando el cielo. Pero, ¿qué podemos ver a simple vista?

El Triángulo de Verano

Nada más caer la noche, comienzan a aparecer las estrellas más brillantes: Vega, Deneb y Altair. Estos tres astros forman un gran triángulo celeste, que se conoce como “El Triángulo de Verano”, y es fácilmente reconocible en cualquier noche de los meses de julio, agosto y septiembre. Este triángulo es tan solo un asterismo y cada una de estas estrellas forma parte de su propia constelación: la Lira, el Cisne y el Águila.

triangulo-verano

Además, destacan otras constelaciones en el cielo estival: Hércules, que se encuentra muy alto en el cielo; Sagitario y Escorpio, que se pueden ver hacia el Sur, en la zona donde se alza el camino blanquecino que dibuja la Vía Láctea.

La Vía Láctea

Durante estos meses, cuando alzamos la vista al cielo, estamos dirigiendo nuestras miradas hacia el mismo plano de nuestra galaxia. Y es que esa banda clara que cruza el cielo de lado a lado no es más que la agrupación de miles de millones de estrellas de nuestra galaxia junto con las grandes nubes moleculares que la pueblan. Si localizamos la constelación de Sagitario, estaremos mirando justo en la dirección en la que se encuentra el centro galáctico, donde habita un agujero negro supermasivo: Sagitario A.

ViaLactea

Si miramos hacia el Sur podremos reconocer fácilmente un grupo de estrellas que parecen dibujar una tetera; se trata de la constelación de Sagitario. Incluso a simple vista, desde un cielo oscuro, podremos observar pequeñas manchas grisáceas en las inmediaciones. Y unos simples prismáticos nos descubrirán que esas manchas son en realidad nebulosas y cúmulos de estrellas. Al estar mirando hacia el centro de nuestra galaxia, es normal encontrar cientos de cúmulos y nubes de gas, muchas de las cuales ya se pueden llegar a intuir a simple vista. Pero es con un telescopio, cuando podremos disfrutar de todo el espectáculo.

El Cielo de Verano con Telescopio

Cúmulos de estrellas

Por suerte, durante el verano podemos observar el cúmulo de estrellas más grande del hemisferio norte: el Cúmulo de Hércules (M13). Este grupo de más de medio millón de estrellas es fácilmente localizable en la constelación de Hércules y es, sin duda, una de las imágenes más espectaculares que se pueden contemplar a través del telescopio.

m13-hercules

Además, también podemos observar con pequeños telescopios los cúmulos M4, junto a la estrella Antares, la más brillante de Escorpio; M22 y M11, muy cerca de Sagitario; y M15, que comienza a aparecer junto a la constelación de Pegaso, con la que damos la bienvenida al cielo del otoño.

Nebulosas

Puesto que tenemos una visión privilegiada de nuestra propia galaxia, el verano es una época muy abundante en nebulosas. Todo el recorrido que marca nuestra galaxia en el cielo está plagado de nubes de gas en las que se produce el nacimiento de las estrellas; y la región de Sagitario es especialmente densa en ellas. Si diriges tu telescopio hacia esa zona, es muy probable que te topes con varias nebulosas. Entre las más conocidas y espectaculares destacan la nebulosa de la Laguna y la Trífida (M20 y M8), que además pueden ser vistas a la vez si miramos con pocos aumentos. Un poco más arriba, la nebulosa Omega, conocida como M17, muestra una curiosa figura en forma de “pato” o de “2” muy característica.

m8-laguna-nebulosa

Vale la pena aprovechar estas noches para dirigir el telescopio hacia el Sur y disfrutar de un paseo sin rumbo, parando en cada pequeña nebulosa para contemplar su belleza. Si tienes telescopio y no gozas de un cielo completamente oscuro, necesitarás un filtro tipo UHC, que disminuirá la contaminación lumínica y resaltará las nebulosas.

Nebulosas planetarias

A parte de las grandes nebulosas que encontramos en la Vía Láctea, también podemos observar en esta época dos de las nebulosas planetarias más espectaculares del cielo. Pero, ¿qué son las nebulosas planetarias? El nombre de nebulosa planetaria es muy poco acertado, puesto que la única relación que guardan con los planetas es su apariencia redonda y pequeña a través del telescopio. En realidad, estas nubes de gas se producen tras la explosión de una estrella. Esta explosión es lo que conocemos como Nova, y provoca que las capas de gas externas de la estrella se expandan por el espacio, formando una “pequeña” nube de gas alrededor. En verano podemos ver M57, conocida como la Nebulosa del anillo, muy fácilmente localizable en la constelación de la Lira. Y M27, la nebulosa Dumbbell, entre las diminutas constelaciones de Sagitta y Vulpécula.

m27

Share

jun 222015
 

Durante estas semanas estamos disfrutando de un espectáculo astronómico muy poco habitual: la danza de Júpiter y Venus en el crepúsculo vespertino. De hecho, el pasado 20 de junio la Luna se unió a ambos planetas, dando lugar a una triple conjunción de la que ya os avisamos en este mismo blog. La imagen fue realmente sobrecogedora y se pudo observar desde cualquier lugar del mundo, siempre que las nubes lo permitieran. Pero, poco a poco, Júpiter y Venus van estando cada más cerca y la cosa se va poniendo aún más interesante.

Máximo acercamiento entre Júpiter y Venus

Jupiter-Venus-a-traves-telescopioAmbos planetas llegarán a su máximo acercamiento el próximo 30 de junio. Esa noche estarán a menos de medio grado de distancia, es decir, si estiráramos la mano, podríamos tapar a ambos planetas con tan solo nuestro dedo meñique. ¡La distancia entre ellos será incluso menor que el tamaño de la Luna llena! Pero lo más espectacular será verlo a través del telescopio puesto que, por primera vez, podremos ver a ambos planetas juntos al mirar a través del ocular del telescopio. Podremos ver al gigantesco Júpiter y sus cuatro lunas, a la vez que vemos a Venus y su fase de cuarto menguante. Es un hecho muy poco frecuente y que no nos podemos perder.

Aunque, por supuesto, este acercamiento es solo aparente. En realidad ambos planetas se encuentran a cientos de millones de kilómetros uno de otro; pero desde nuestra perspectiva en la Tierra parece que están muy próximos.

 

¿Dónde y cuándo mirar?

Encontrar Venus y Júpiter es realmente sencillo estos días. Basta con mirar hacia el Oeste poco después de que se ponga el Sol. Incluso con las últimas luces de la tarde ya se pueden comenzar a ver dos puntitos muy brillantes en el cielo hacia el Oeste. El más brillante es Venus, puesto que se encuentra mucho más cerca de la Tierra; y el otro es Júpiter.

Si tienes telescopio o prismáticos no puedes perderte esta oportunidad. La última vez que estuvieron así de cerca fue en febrero de 2008 pero en esa ocasión fue al amanecer, lo que hacía más complicada su observación.

Jupiter-Venus-a-simple-vista

 

¡Nos vamos de observación! 30 de junio en Madrid

Se trata de un evento tan peculiar que no podemos dejar pasar la ocasión y hemos decidido organizar una observación para que todo el que quiera pueda disfrutar de este espectáculo a través del telescopio. Al ser un martes laborable, muchos tendrán que madrugar al día siguiente para ir al trabajo, por lo que esta vez hemos decidido hacer la observación directamente desde un parque en Madrid. Os enseñaremos Júpiter y Venus a través del telescopio, que se verán al lado uno del otro; pero también veremos la Luna, Saturno y os mostraremos las estrellas y constelaciones más importantes del cielo de verano. ¿Te vienes?

¿Cómo me apunto?

¡Atención! Debido a la buena acogida que ha tenido la actividad hemos tenido que cerrar las reservas. Si todo sale bien, repetiremos pronto.

Es sencillo. Rellena tus datos en este formulario, indicando tu nombre, e-mail y número de plazas que quieres reservar. Un par de días antes de la actividad os enviaremos por email todos los detalles y el lugar exacto desde el que haremos la observación, pero te adelantamos que será en un parque de Madrid capital al que se puede acceder fácilmente en metro, tren y coche.

¿Cuánto cuesta?

Esto es lo mejor de todo. Normalmente nuestras observaciones tienen un precio de 16€/pers, pero en esta ocasión queremos que seas tú quien marque el precio. Sí, sí, esta vez serás tú quien valore nuestro trabajo y podrás decidir cuánto vale esta actividad. Si no te gusta, no hace falta que pagues nada; si te encanta, admitimos billetes de esos verdes y morados 😉 El 30 de junio trabajaremos directamente para vosotros y, por tanto, vosotros marcáis el precio.

Será la primera vez que hagamos una actividad al estilo “pay as you want” pero una ocasión así de especial, bien merece una actividad especial. Ten en cuenta que con tu ayuda estarás contribuyendo a que podamos organizar más actividades de este estilo y podamos acercar la astronomía cada vez a más gente. Si sale bien, ojalá podamos hacer esto muchas veces durante este verano. De parte de todo el equipo de AstroAfición, muchas gracias por adelantado.

¿Tienes alguna duda? 
Déjala en los comentarios. Te contestaremos encantado y así tu pregunta puede también ayudar a otras personas.

 

Share

jun 082015
 

Hace más de 3 años que no veíamos una conjunción planetaria como ésta. Y es que la última vez que Venus, Júpiter y la Luna se acercaron tanto en el cielo fue en febrero de 2012. Entonces, pudimos disfrutar de un bonito espectáculo al anochecer, cuando los tres astros se encontraban muy próximos en el cielo. Y, por suerte, durante estos próximos días podremos disfrutar nuevamente de la triple conjunción entre Venus, Júpiter y la Luna.

Una conjunción triple: Venus, Júpiter y la Luna

Poco a poco Venus y Júpiter van estando cada vez más cerca en el cielo, hasta que lleguen a su máximo acercamiento el día 30 de junio. Todas los días al anochecer, el cielo nos brinda este precioso espectáculo en el que podemos ver a los dos planetas más brillantes del cielo muy próximos entre sí al mirar hacia el horizonte Oeste tras la puesta del Sol. El más brillante es Venus, al que también se conoce como “el lucero del alba”; y el otro es Júpiter, al que podremos descubrir sus satélites galileanos con ayuda de un pequeño telescopio o unos buenos prismáticos.

Pero además, durante las noches del 19 y 20 de junio (coincidiendo con el las noches del viernes y el sábado), la Luna en una joven fase creciente se unirá a ellos, haciendo la imagen aún más impactante. Sin duda, un buen momento para sacar los telescopios y disfrutar de estos tres astros.

conjuncion-planetaria

Si vives cerca de Madrid, vente con nosotros de observación el 19 de junio. Disfrutaremos de la conjunción y podrás observar Venus, Júpiter, la Luna y mucho más a través de varios telescopios. ¡No te lo pierdas! Es un evento que no se repite desde 2012 y que tardará muchos años en volver a ocurrir.

No hace falta decir que este acercamiento es solo cuestión de perspectiva, ya que ambos planetas no están físicamente juntos, ni mucho menos la Luna. Pero en cualquier caso, es uno de esas cosas por las que vale la pena alzar la vista al cielo.

Comparte tus fotos

Es un buen momento para sacar la cámara y dirigirla hacia el cielo. Una cámara, un trípode y un simple teleobjetivo te permitirán obtener imágenes realmente bonitas. Si quieres, envíanos tus a info@astroaficion.com y la publicaremos en el apartado “Vuestras fotos” de nuestra web o en nuestro Facebook o Twitter.

Share

jun 072015
 

A menudo nos preguntan en nuestros cursos cuál es el mejor libro para iniciarse en la astronomía. La respuesta es difícil puesto que existen decenas de libros que pueden ser de ayuda para los recién llegados a esta afición; tantos que a veces puede resultar tremendamente difícil decantarse por uno u otro. Por ello, hemos querido elaborar esta Guía de los Mejores Libros de Iniciación a la Astronomía. Y para que sea más sencillo, los hemos organizado por categorías, cubriendo un poco las necesidades de los más novatos.


Nota: si quieres comprar alguno de estos libros, pincha en el título o en la imagen y te llevará directamente a Amazon.es, donde no solo encontrarás los mejores precios sino que además estarás ayudando a mantener esta web, ya que recibimos una pequeña comisión por cada compra. Muchas gracias por adelantado.


 

Guías del Cielo

A la hora de introducirse en el mundo de la astronomía, resulta imprescindible contar con una buena guía del cielo, un libro que no solo nos ayude a asentar los conceptos básicos sino que también nos sirva para descubrir el cielo mes a mes, constelación por constelación y estrella a estrella. Para ello, una o varias de estas guías del cielo resultan muy útiles:

Atlas del Cielo Nocturno

Storm Dunlop. 2008Atlas_cielo_nocturno

Este atlas hace un recorrido por los diferentes objetos observables en el cielo, sin dejar de lado los conceptos básicos de astronomía y orientación celeste. Además, incluye una serie de mapas estelares de las constelaciones y diversos objetos de cielo profundo. Por si fuera poco, también podremos encontrar unos mapas lunares muy completos. Una buena opción para iniciarse en la astronomía.

 

Guía Práctica del Astrónomo Amateur

Bourge, Lacroux. 2007guia_practica_astronomo_amateur_PRUEBA

Este libro no es solo una guía del cielo, sino que se trata más bien de un manual completo de iniciación a la astronomía.  En sus más de 300 páginas encontraremos información muy completa sobre los distintos tipos de telescopios, oculares y accesorios para la observación del cielo, al igual que todo tipo de detalles sobre su manejo y puesta en estación. Además, también aborda la astrofotografía lunar y de cielo profundo, detallando las técnicas y equipos necesarios. Es una guía muy completa y la que conviene leer tranquilamente, tema por tema, para aprovecharlo al máximo.

 

Un paseo por las estrellas

un_paseo_estrellasMilton, Tirion. 2008

El título del libro nos promete un paseo por las estrellas, y es fiel a su palabra. En sus páginas se detallan las constelaciones de cada época del año, las estrellas más importantes del cielo y cómo localizarlas de manera sencilla. Además, dedica buena parte del libro a las leyendas de cada constelación, lo que puede ser muy interesante para quien quiera conocer más sobre la mitología existente detrás de cada constelación.

 

Observar el Cielo

David H. Leaby. 2008observar_el_cielo_leavy

Se trata de una guía muy completa pero al alcance de cualquier principiante. Contiene gran cantidad de información sobre diversos temas astronómicos: galaxias, estrellas y planetas, telescopios e instrumental pero no es complicada en absoluto. Además cuenta con unos detallados mapas y cuadros sobre distintas efemérides y fenómenos astronómicos. Una manera fácil de empezar, con cientos de imágenes a todo color y en tapas duras.

 

Guía del Cielo 2015

Pedro Velascoguia_cielo_2015

Este mini libro, de edición anual, se ha convertido en la guía de campo más simple y asequible para dar los primeros pasos en la astronomía. En sus aproximadamente 50 páginas nos ofrece un resumen de las efemérides más importantes del año, describiendo con precisión todo tipo de eclipses, lluvias de estrellas, conjunciones planetarias, etc. Además cuenta con unos mapas del cielo muy fáciles de manejar. Es un libro obligatorio y que deberemos tener a mano a lo largo del año para no perder detalle del cielo. Su precio es de tan sólo 5€.

 

Guía del Firmamento

José Luis Comellas. 2013.guia_firmamento_comellas

Es, sin duda, el libro más popular entre los aficionados a la astronomía. Escrito por José Luis Comellas, gran aficionado a la astronomía, ha sido durante años y sigue siendo la guía de campo más completa para cualquier observador del cielo. Si bien, es un libro quizá más indicado para quien ya tiene unos ciertos conocimientos previos, puesto que se adentra en conceptos más técnicos y en observaciones más profundas del cielo. En cualquier caso, es un libro imprescindible para cualquier astrónomo aficionado.

 

Con prismáticos

Al principio, muchas veces surge la eterna pregunta de si será mejor comenzar con un telescopio o con unos pequeños prismáticos. Hace un tiempo os contamos nuestro punto de vista y os recomendamos unos prismáticos para observar el cielo.

Observar El Cielo a Simple Vista o con Prismáticos

Larousse. 2014Observar_cielo_simple_vista_prismaticos

Una de las guías más recientes de las muchas que ha elaborado la editorial Larousse sobre astronomía. Esta guía realiza un recorrido por las constelaciones y estrellas de cada estación, parándose a describir el cielo visible a simple vista y su observación con prismáticos. Cuenta con numerosos mapas del cielo y esquemas que te ayudarán a dar los primeros pasos en la observación astronómica.

 

Observación astronómica con prismáticos

Mike D. Reynolds. 2013observacion_astronomica_prismaticos
El libro trata de demostrar que la observación del cielo no necesita de potentes y caros telescopios, y que unos simples prismáticos son suficientes para disfrutar durante horas del cielo estrellado. Además de ofrecernos un amplio catálogo de objetos celestes visibles en cada estación, también se centra en los distintos tipos de prismáticos y cómo escoger el modelo adecuado y cómo sacar el máximo partido a unos simples binoculares.

 

Observar la Luna

Descubrir la Luna

Larousse. 2007

descubrir_lunaUn libro super interesante con el que podremos pasar horas y horas observando nuestro satélite natural, del que curiosamente los astrónomos huimos para realizar observaciones de un cielo oscuro. Sin embargo, con este libro podrás volver a enamorarte de la Luna, descubriendo su historia, sus cráteres, mares y caprichosas formas. Una guía imprescindible para el astrónomo urbanita con el que sacarás buen partido a cualquier pequeño telescopio.

 

Imprescindibles

Planisferio Celeste

Pedro Velascoplanisferio_celeste

La herramienta más básica para la observación del cielo e imprescindible para cualquier aficionado a la astronomía. La forma más sencilla de observar el cielo en cualquier momento del año y a cualquier hora de la noche. Si no sabes cómo se usa no te preocupes, aquí te contamos cómo usarlo.

 

Cosmos

Carl Sagan. 1980Cosmos_libro

Todos los aficionados a la astronomía conocerán bien a Carl Sagan, quizá el divulgador más popular del pasado siglo, quien produjo y protagonizó la serie de documentales  Cosmos: Un viaje personal. Precisamente este libro, escrito por Sagan en 1980 está basado en la conocida serie de documentales, que despertó el interés por la astronomía en muchos de los más grandes astrónomos de nuestro tiempo. Es un libro que todo el que haya visto la serie en su juventud querrá tener y así poder revivir todas las sensaciones de ese viaje por el universo de Sagan.

 

Y tú, ¿conoces algún otro? ¿Tienes algún libro favorito? Déjanos tu comentario. Nos encantará saber tu opinión y completar esta guía.

Share