Roberto Bravo

Roberto Bravo es monitor y socio fundador de AstroAfición.

may 052015
 

Noche tras noche, Saturno va apareciendo sobre el horizonte Este cada vez más pronto mientras se aproxima a su oposición, que será el próximo día 23 de mayo de 2015. Pero…

¿Qué es una oposición planetaria?

Decimos que un planeta está en oposición cuando el Sol, la Tierra y dicho planeta se encuentran alineados. Es en este momento cuando la Tierra y el planeta se encuentran a su menor distancia posible, por lo que el planeta -en este caso Saturno- alcanza su máximo brillo y tamaño aparente. Esta posición relativa de las órbitas planetarias recibe el nombre de oposición, ya que es en este momento cuando el Sol y el planeta se encuentran en extremos opuestos. Por esa misma razón, al encontrarse en una posición completamente opuesta al Sol, el planeta será visible durante toda la noche, desde el atardecer hasta el amanecer.

newrings_cassini_big

¿Cada cuánto ocurre?

El tiempo que transcurre entre una oposición y la siguiente dependerá del periodo orbital de cada planeta. Por ejemplo, Saturno tarda más de 29 años en completar una órbita alrededor del Sol, mientras que la Tierra lo hace una vez cada año. Por tanto, en lo que la Tierra ha dado una vuelta completa, Saturno apenas ha recorrido un 3% más de su órbita, alcanzándose nuevamente la oposición de Saturno transcurridos 12 meses y unos pocos días.

El mejor momento para su observación

La oposición es el mejor momento para observar un planeta, ya que éste alcanza su menor distancia a la Tierra, y su brillo y tamaño son mayores. Esto ocurrirá el 23 de mayo, pero tanto las semanas anteriores como posteriores a la oposición, gozaremos de momentos inmejorables para observar Saturno, ya sea a simple vista, con unos prismáticos o con un pequeño telescopio. Si no quieres perdértelo, echa un vistazo a las actividades que organizamos este mes en Madrid y en las que aprovecharemos para ver Saturno, sin olvidarnos también de Júpiter y Venus.saturno-oposicion-2015

Actualmente Saturno se encuentra entre las constelaciones de Escorpio y Libra. Es fácilmente localizable sobre el horizonte Sureste alrededor de la media noche, por encima de la brillante estrella rojiza Antares. Lo podréis distinguir del resto de estrellas debido a su luz fija (no titila como el resto de estrellas) y ligero tono amarillento.

Con unos prismáticos pequeños ya se podrán ver sus característicos anillos y es probable que alguna luna como Titán. Pero será con un telescopio cuando nos muestre todos sus detalles y podremos observar sus anillos y la división Cassini, sus lunas e incluso diferentes colores en la atmósfera del planeta, provocadas por gigantescas tormentas. Además, desde hace unos años la inclinación del planeta con respecto a la Tierra ha ido aumentando. En 2009 los anillos se encontraban prácticamente de canto, por lo que apenas mostraban detalles. Pero en 2015 la inclinación será prácticamente máxima, lo que nos permitirá ver sus anillos en todo su esplendor, lo que no ocurría desde el año 2003.

SAT02Saturn

Share

abr 152015
 

El pasado viernes nos acercamos hasta el Observatorio Astronómico de La Hita para descubrir sus instalaciones y poder observar por TEDI, el impresionante telescopio de 77cm que emplean para divulgación astronómica. Pese a que las previsiones meteorológicas no eran las mejores, nos reunimos un grupo de 14 personas que queríamos conocer más de cerca todo el trabajo que realizan desde allí y por el que tanto están saliendo últimamente en los medios de comunicación.

La visita al observatorio

Llegamos cuando los últimos rayos del Sol iluminaban las cúpulas del observatorio, colándose por un claro entre las nubes que cubrían el cielo. Nos recibieron Faustino, Leonor y Fernando, los tres locos por las estrellas que han construido todo el complejo desde la nada. Como no podía ser de otra manera, comenzamos la visita tomando la obligatoria foto de grupo a la entrada, junto con nuestros tres guías de excepción, quienes nos invitaron a pasar al observatorio. Con emoción, nervios y deseos de que despejara pronto comenzó nuestra visita.

3

Como cualquier noche de observación, todo empieza por encontrar la Estrella Polar. Y así, desde el mirador de la Polar que han instalado junto a las cúpulas, nos recordaron cómo encontrar el Norte y, desde ahí, cualquier constelación del cielo. Justo al lado nos esperaba una gran sorpresa. Mientras Leo nos hablaba del cielo de Primavera con el entusiasmo que la caracteriza, Fernando y Faustino se alejaron unos metros para descubrir a TEDI, que apareció deslizándose desde su caseta. Este telescopio es realmente impresionante. Sus colores llaman inmediatamente la atención y te invitan a conocer este enorme reflector. Este gigantesco telescopio de 2,5 toneladas cuenta con un espejo de 77cm, que lo convierte en el más grande de España a través del cuál se puede mirar (evidentemente hay telescopios mucho mayores, pero no están destinados a la observación visual). ¡Se necesita un andamio para llegar a poner el ojo en el ocular! Y lo más divertido de todo es moverlo. Pese a que el telescopio está motorizado, no tiene un sistema GoTo, por lo que la búsqueda de cualquier astro se tiene que hacer a mano. ¡Y qué placer! El GoTo está muy bien y es innegablemente cómodo, pero elimina una parte de la magia de la astronomía. Escrutar el cielo en busca de cúmulos y nebulosas, sentir la emoción del camino y la satisfacción al localizarlos uno mismo es algo que no se puede conseguir con medios electrónicos. Y en este caso es una sensación increíble porque para mover el telescopio… ¡tienes que colgarte de él! Gracias a unas asas colocadas en el final del tubo puedes deslizarte por el cielo y sentirte a lomos del telescopio. Tanto llama la atención TEDI, que el pobre refractor de 15cm queda eclipsado por su hermano mayor.

TEDI-LaHita

Tras conocer estos equipos destinados a la observación, nos dirigimos al interior del observatorio. Allí, nos adentramos en la primera cúpula, construida allá por 1999 por Faustino, y que alberga un reflector de 50cm destinado a la observación lunar y la detección de impactos de meteoritos en nuestro satélite, como el que observaron el 11 de septiembre de 2013.

Al otro lado del edificio, la cúpula más moderna alberga al T77, el hermano serio de TEDI. Entre las historias que nos contaban sus promotores, a cada cual más sorprendente, aprovechamos para tomar otra foto de grupo junto al telescopio. Apretados para entrar en la foto estábamos tan felices y ya se nos habíamos olvidado un poco de las nubes que cubrían el cielo hacía un rato.

4

Paramos para cenar y al salir un segundo…. “¡Está despejado!” Corrimos a preparar a TEDI para la observación y apuntamos rápidamente a la siempre espectacular nebulosa de Orión. Pese a estar ya muy baja en el horizonte la imagen era sobrecogedora. Para no perder tiempo, pues no tardarían en volver las nubes, apuntamos el refractor de 15cm a Júpiter. Lo más observadores llegaron a ver, no solo las bandas de nubes y las cuatro lunas, sino también la Gran Mancha Roja. Con las nubes volviendo a cubrir el cielo rápidamente, dirigimos el enorme telescopio a M37, uno de los cúmulos abiertos de la constelación de Auriga. A simple vista desde aquel cielo oscuro se llegaba a percibir una manchita difusa pero la imagen a través del telescopio descubría cientos y cientos de estrellas. En pocos minutos las nubes volvieron a tapar el cielo por completo. Sin darnos cuenta habían pasado casi 3 horas desde que llegamos. ¡El tiempo pasa volando cuando estás disfrutando!

Con esto dimos la visita por finalizada, con la alegría de haber podido mirar a través de los telescopios y con la emoción que nos habían contagiado Faustino, Leonor y Fernando durante la visita. El trabajo que hacen es una referencia para todos los aficionados a la astronomía y la pasión con la que lo comparten con los demás es digna de admiración. De verdad, gracias por vuestra dedicación. Disfrutamos como enanos de la visita. No es la primera, ni será la última vez que vayamos a compartir una noche con vosotros.

¡Volvemos el 22 de mayo! Más información en nuestra web.

Share

abr 082015
 

goto-nexstarCada vez son más los telescopios que cuentan con un sistema computerizado (GoTo) para ayudarnos en la localización de cualquier astro. Es indiscutible la gran ventaja que esto supone para los aficionados a la astronomía, especialmente para los principiantes que quieren comenzar observando todo tipo de cúmulos, galaxias y nebulosas desde el primer día. Sin embargo, no hay que olvidar que este tipo de sistemas electrónicos requieren de una alimentación externa para poder funcionar. Y muchas veces no es tan sencillo puesto que usaremos el telescopio en el campo, lejos de tomas de corriente, y durante muchas horas o incluso varios días y no queremos quedarnos sin batería en mitad de la noche, ¿verdad?

En este artículo vamos a detallar las diferentes formas que existen para alimentar nuestro telescopio, tratando de analizar sus ventajas e inconvenientes. Pero, antes de nada…

¿Qué voltaje y amperaje necesita mi telescopio?

En general, la mayoría de las monturas de los mayores fabricantes de telescopios (Celestron, SkyWatcher, etc), funcionan a 12 Voltios y 2 Amperios. Es importante puntualizar, antes de lanzarnos a comprar un sistema de alimentación, que estos parámetros pueden variar en función del modelo y existen algunos telescopios que requieren mayor o menor voltaje o amperaje (p.ej. el famoso ETX70 necesita 9v). Conocer el voltaje y amperaje que necesita nuestro telescopio es de vital importancia, puesto que a una montura que trabaje a 12v podremos conectarle solo un sistema con una salida de 12v; si le conectamos menos, no funcionará, y si le damos más, la podremos “freír”.  Además, hay que señalar la importancia de que el sistema que utilicemos para cargar el telescopio sea fiable y nos ofrezca una corriente constante y que incorpore protección contra picos.

Una vez que sabemos esto, veamos qué sistemas existen para alimentar nuestro telescopio.

1. La opción más simple: A pilas

Muchos telescopios de iniciación con montura GoTo incorporan la posibilidad de alimentar la montura a pilas. Esta opción es la empleada por la mayoría de las personas al adquirir su primer telescopio. Puede ser útil para los primeros días pero, con el tiempo, deberemos pensar en otra solución. Las pilas, a la larga, serán la opción más cara, puesto que podremos gastar fácilmente un paquete de pilas al día y no tendremos ningún control sobre la carga restante, por lo que en cualquier momento podremos quedarnos sin batería. Sin duda, esta es la opción más sencilla de todas, pero también es la más incómoda y menos fiable.

Solo un consejo, si vas a utilizar pilas para el telescopio, hazte al menos con unas pilas recargables de calidad como éstas.

2. Para usarlo desde casa: Transformador de corrienteadaptador-corriente-telescopio

“Si el telescopio funciona a 12v y 2A no debería ser difícil encontrar un transformador” estarán pensando algunos. Es cierto, podéis conseguir un transformador de corriente estándar como éste para poder conectar la cámara a cualquier enchufe. Seguro que el propio fabricante también distribuye un adaptador similar pero bastante más caro. Esto es sin duda muy cómodo si estamos en casa o, como mucho, en el jardín. Pero no olvidemos que las salidas de observación son siempre al campo, donde difícilmente podremos encontrar un enchufe donde conectar la montura.

3. Para usarlo en el campo: Al mechero del coche

cable-a-encendedor-de-coche-celestronSi nos vamos al campo con el telescopio no tendremos enchufes a mano, pero seguro que sí tenemos el coche cerca y… ¡tachán!… la toma del mechero del coche nos ofrece justo una salida de 12v y 2A. ¡Problema solucionado! Con un cable de mechero podremos alimentar nuestro telescopio. Pero no tan rápido. Esta opción es útil para un momento puntual o una observación breve, pero es muy habitual que cuando recojamos el telescopio el coche no quiera arrancar. Y es que hay que tener mucho ojo con la batería del coche. Ni os imagináis a cuántos compañeros hemos visto quedarse sin batería en el coche por tener el telescopio enchufado al mechero. Por suerte, siempre hay alguien con unas pinzas para poder arrancar el coche. Pero, en cualquier caso, es una opción poco recomendable.

4. La opción más popular: Fuente de alimentación

Si no podemos depender del coche, tendremos que llevar con nosotros una fuente de alimentación independiente. De entre todas las que existen, la más popular es sin duda la PowerTank de Celestron. Esta pequeña batería cuenta con dos tomas de mechero, dos tomas USB, una luz roja de apoyo y una potente luz blanca (cosa que viene muy bien a la hora de recoger todo el equipo y comprobar que no se nos ha caído nada). Y puede ofrecer salidas de 3, 6, 9 y 12v para distintos telescopios o accesorios. Además, con sus 7 Ah nos permitirá disfrutar de toda una noche de observación sin preocuparnos de la batería. Pero no te olvides de cargarla al llegar a casa para tenerla lista para la próxima salida. Normalmente ronda los 120€ en tiendas, pero ahora mismo se puede conseguir en Amazon por solo 79€.powertank-celestron

Sin embargo, la opción más popular entre los aficionados a la astronomía, es emplear un arrancador de coche. No es complicado encontrar una batería de coche con más capacidad y así ahorrarnos unos cuantos euros. Esta era la opción más extendida hasta hace poco entre los aficionados a la astronomía, pero no hay que olvidar que seguimos teniendo el engorro de andar cargando otro trasto de unos cuantos kilos que resulta molesto.

5. La mejor opción: Batería de litio externa

Pero si lo que queremos es una batería ligera y que nos permita más de una noche de observación, lo ideal son las baterías de litio externas. Estas baterías son similares a las ya populares baterías externas para el móvil, pero con más capacidad de carga. En Amazon podéis encontrar diversas baterías de litio, pero lo ideal es conseguir una de al menos 15.000mA (o 15A). Nosotros tenemos ésta en concreto de 20A que nos aguanta más de dos noches completas de observación, sin pérdida de carga y sin cables por el medio. Y lo mejor de todo, al pesar menos de 1 kg y ser pequeña (del tamaño de un ebook aproximadamente), podemos pegarla directamente al telescopio con un poco de velcro, de forma que nos evitamos tener cables por el medio o tropezar con ella. ¡Más cómodo imposible!

Nosotros utilizamos esta en nuestras salidas de observación. Por el mismo precio que la PowerTank de Celestron podéis tener una batería que pesa 4 veces menos y dura casi 3 veces más. Aquí tenéis el enlace a la batería en Amazon.bateria-externa

Share

mar 092015
 

Es habitual durante una observación astronómica sentir frío. Los aficionados a la astronomía nos pasamos muchas horas al aire libre, en el campo y sin movernos demasiado. La temperatura puede bajar drásticamente durante la noche y sorprendernos incluso durante el verano. Durante estos años realizando cursos de astronomía hemos visto como mucha gente no venía bien preparada para no pasar frío durante la noche, mientras que los monitores de nos mantenemos a gusto incluso en los días más fríos del invierno.

Aunque en otra ocasión ya hicimos un extenso tutorial sobre qué ropa llevar a una observación astronómica, esta vez queremos compartir con vosotros nuestros mejores trucos para no pasar frío.

Calienta manos reutilizables

Las manos son siempre lo primero que se nos queda frío por la noche. Muchas veces los guantes no son suficientes o incluso pueden que necesitamos quitárnoslos para manipular algún tornillo o coger alguna cosa. Para recuperar la sensibilidad en los dedos y mantener calientes las manos lo mejor son los calienta manos reutilizables. Estas bolsitas contienen una disolución de acetato sodio en agua y una chapita de metal, que al “chascarla” con los dedos desencadena una reacción química que eleva la temperatura de la mezcla hasta unos 50º, solidificándose el líquido del interior. Nos pueden proporcionar unos 30 minutos de calor intenso. ¡Y lo mejor es que son reutilizables! Basta con meterlos en agua hirviendo durante cinco minutos para que el contenido se vuelva líquido de nuevo y estén listos para la próxima ocasión.

Sin duda, los mejores que hemos probado son estos de Amazon. Aunque también podéis encontrar otros más baratos pero duran bastante menos tiempo.

calientamanos

Unas buenas botas: Moon Bootsmoonboot

Tener los pies fríos incrementa, sin duda, nuestra sensación de incomodidad. Para ello es recomendable utilizar unas buenas botas de montaña y doble calcetín. Pero si hablamos de unas buenas botas para mantener los pies calientes no podemos sino recomendaros las Moon Boots originales. Estas botas se hicieron famosas en los años 70 como botas de esquí, pero su peculiar aspectos y su gran calidad las han convertido en un objeto de deseo. Son impermeables y están forradas por dentro de una espuma que nos ayudará a mantener el calor incluso en las condiciones más adversas.

Las podéis encontrar en Amazon en todas las tallas y colores que os imaginéis.

Plantillas térmicas

Otra solución para mantener los pies calientes es utilizar unas plantillas calefactables. Son unas plantillas que se colocan en cualquier bota o zapato y que tienen una pequeña resistencia interior que nos permitirá mantener una buena temperatura y no sentir nada de frío. Hay que tener en cuenta que no emiten un calor excesivo (¡no queremos quemarnos los pies!), pero sí suficiente para estar cómodos durante unas 3 horas. Eso sí, lo importante para que nos duren muchas horas y nos arruinemos a base de pilas de un solo uso, es recomendable utilizar unas buenas pilas recargables como las famosas Eneloop de Panasonic. Con estas pilas y unas plantillas térmicas podremos alcanzar incluso 5 horas de comodidad si vas encendiendo y apagando las plantillas por intervalos.

plantillas térmicas

Durante las observaciones nosotros utilizamos concretamente éstas, que se pueden recortar para cualquier talla de pie desde un 36 a un 46, aunque también hay otros modelos quizá mejores como éste.

Por supuesto, esto no son más que accesorios que deberían complementar un buen equipo de ropa térmica y por sí solos no nos resolverán el problema, pero son el accesorio ideal para las frías noches de observación o incluso para regalar a cualquier aficionado a la astronomía. ¡Seguro que lo agradecerá!

Share

feb 262015
 

Un eclipse solar es un espectáculo digno de ver, pero que puede poner en riesgo nuestra vista. Para evitar daños en nuestros ojos deberemos emplear las medidas de seguridad necesarias y las técnicas apropiadas para la observación solar, que detallaremos a continuación. Recuerda que el próximo 20 de marzo de 2015 se producirá un eclipse parcial de Sol visible desde España, del que ya os dimos todos los detalles para verlo desde cualquier lugar de España en este otro artículo.

Partial_solar_eclipse

No se debe utilizar…

¡Atención! No se debe mirar al Sol directamente ni con instrumentos ópticos sin los filtros adecuados. La observación del Sol sin seguir estas recomendaciones puede provocar daños irreversibles y ceguera. Y, el mayor riesgo es que las quemaduras en la retina son indoloras, por lo que no tendremos el instinto de apartar la vista cuando se estén produciendo daños en nuestra vista y cuando nos demos cuenta ya será demasiado tarde.

Bajo ningún concepto se deberán utilizar:

  • e12_19752813Radiografías, disquetes u otros remedios caseros. Es evidente que estos medios no están homologados y no son, en absoluto, seguros.
  • Gafas de sol. Incluso en los eclipses solares, la radiación bloqueada por nuestras gafas de Sol convencionales no es suficiente. Por muchas que usemos…
  • Cristales de soldador. Los cristales de soldador no son un medio seguro para la observación solar. Pese a que limitan en gran medida el paso de luz, no filtran adecuadamente las radiaciones dañinas para la vista como los rayos UV.
  • Filtros solares roscados en el ocular. Muchos telescopios de iniciación, especialmente hace unos años, venían con filtros solares que se colocaban a rosca en el ocular. Estos filtros NO son seguros. Los filtros siempre deberán colocarse en la apertura de cualquier sistema óptico, ya sean unos prismáticos o un telescopio. En caso contrario, la mayor captación de luz del telescopio o prismático hará que el filtro se derrita en pocos segundos, dejando tu ojo expuesto a la radiación solar.

Métodos efectivos y seguros para la observación solar

Existen diferentes técnicas y métodos para la observación solar. Analizaremos a continuación los medios seguros para la observación solar directa, ya sea a simple vista o con telescopio.

  • Gafas especiales para eclipses. Este es nuestro método preferido. Son seguras, cómodas y baratas. Tanto que las podéis encontrar en Amazon por 3€/unidad, el paquete de 5 gafas, ideal para compartir con la familia o los compañeros de trabajo. O si no llegas a tiempo para pedirlas por internet, seguro que las puedes encontrar en cualquier óptica de tu barrio. Eso sí, ten en cuenta que es recomendable hacer descansos de 30 segundos por cada minuto de observación. Y que no es seguro utilizar las gafas si vas a mirar a través de prismáticos sin su correspondiente filtro.gafas eclipse
  • Lámina Baader para observar el SolLámina Baader. Esta lámina es completamente segura para observar el Sol y tiene la ventaja de que viene en tamaño folio. Por lo que, si tienes un poco de maña, podrás aprovechar toda la hoja para hacer un filtro para tu telescopio, para tus prismáticos o para unas gafas solares caseras (¡o para todo a la vez!). Eso sí, mucho cuidado al manipular el filtro para no producir ninguna perforación. La puedes encontrar en Amazon por poco más de 25€.

Solarscope

  • Proyección por telescopio. Es un método barato y seguro. Consiste en dirigir un instrumento óptico (telescopio o prismáticos) y proyectar la imagen sobre una cartulina blanca. Al no estar observando la imagen directamente sino una proyección de la misma no corremos riesgos de dañar nuestros ojos. Aún así, hay que tener cuidado de que no se recaliente el instrumento óptico y tener presente que los oculares pueden incluso llegar a derretirse por la temperatura, por lo que te recomendamos usar el peor que tengas. De forma similar, podemos emplear un Solarscope, que viene ya totalmente preparado para estos menesteres.

Cuidado con…

No queremos terminar sin darte una serie de consejos útiles cuando vayas a observar el Sol. Algunos parecen muy obvios pero muchos son pasados por alto habitualmente.

  • Cuidado con los niños. Los niños son aún más sensibles a la quemadura solar y, si son pequeños, será complicado explicarles los peligros que entraña este tipo de observación. Mantente al cuidado de ellos y no olvides que siempre lleven puestas sus gafas especiales para eclipses.
  • Cuidado con la cámara. También deberás emplear filtros para tu cámara si quieres fotografiar el eclipse. Y no olvides utilizar el liveview de tu cámara siempre que puedas.
  • Cuidado con el buscador si vas a usar el telescopio. Muchas veces nos olvidamos del buscador cuando realizamos una observación solar con el telescopio. Lo mejor es directamente no usarlo, y si lo pones no olvides taparlo o utilizar un filtro también para el buscador. Recuerda que la mejor manera para localizar el Sol sin utilizar buscador es a través de la propia sombra del telescopio. Mueve el tubo hasta que su sombra sea mínima, en ese momento, estará alineado con el Sol.

Esperamos que os sirva de ayuda y que disfrutéis del eclipse. ¡Buenos cielos!

Share

feb 182015
 

Durante estos días podemos ver a Venus y Marte muy próximos entre sí a primera hora de la noche. Ya de por sí resulta una imagen realmente bella, pero además el viernes 20 de febrero la Luna se unirá al espectáculo, ofreciéndonos una conjunción triple entre estos tres astros: Marte, Venus y la Luna. Será fácil distinguir a simple vista cuál es cada uno, ya que Venus destacará por su gran brillo y Marte, aunque más débil, nos llamará la atención por su llamativo color rojizo. En la siguiente imagen veréis una representación de lo que podremos observar el próximo viernes mirando hacia el Oeste al anochecer.

conjuncion-luna-venus-marte

Es una gran oportunidad para fotografiar un precioso atardecer con un toque astronómico. Incluso con una cámara compacta y un trípode se puede sacar llamativas imágenes. Os animamos a fotografiar esta conjunción y a compartir vuestras imágenes a través de nuestro facebook o twitter. Será un placer comentarlas con vosotros.

Y si tenéis telescopio, podréis aprovechar para ver a Venus y Marte juntos en el ocular, ya que se encontrarán a menos de 2º de distancia. La Luna, por su parte, estará a unos 4º, mostrándonos tan solo una amigable sonrisa, ya que tendrá una fase lunar de tan solo dos días.

Por último, si no tenéis ocasión de verlo el viernes, no olvidéis que durante los días siguientes seguiremos observando ambos planetas muy cerca uno del otro, aunque la Luna se alejará considerablemente día tras día. De hecho, Marte y Venus alcanzarán su máximo acercamiento el 21 de febrero, cuando se encuentren a tan solo 0,46º de distancia.

Share