Browsing Category

Astronomía General

Astronomía General Eventos Astronómicos

Bienvenidos al Invierno astronómico

¡Bienvenidos al Invierno astronómico!

Hoy, 21 de Diciembre, a las 11:44 (GMT+1) comienza la cuenta atrás de los 88 días y 23 horas que nos separan del Equinoccio de Marzo; esta noche es la más larga del año, así que si eres de los afortunados con un cielo despejado, no puedes perder la oportunidad de salir al campo con los cacharros y observar el firmamento.

Analema Austríaco, APOD 22 Septiembre de 2012, Copyright y Crédito de Robert Pölzl

El Solsticio de Diciembre marca el comienzo del invierno en el hemisferio norte y no es otra cosa que la mínima altura que toma el Sol sobre el horizonte, observa el gráfico a continuación:

equinocio-solsticio

Representación de los equinoccios y los solsticios

 

Como puedes observar, hemos dibujado la Tierra en el medio y es el Sol el que discurre a lo largo de la eclíptica. Tal y  como está representado el Sol, éste está por encima del ecuador celeste, seguirá su viaje hasta llegar al Solsticio de Junio, seguirá avanzando, hasta llegar al Equinoccio de Septiembre, momento en el cual el Sol pasará de estar en el hemisferio norte a estar en el hemisferio sur, continuará hasta llegar al Solsticio de Invierno, o sea hoy y, unos 88 días después, llegará al Equinoccio de Marzo, momento en el que el Sol pasará a estar de nuevo en el hemisferio norte y punto que se toma como referencia para las coordenadas ecuatoriales.

Esperamos que disfrutéis de este día de Mercurio y de la noche más larga del año. ¡Ah! y si nos leéis desde el hemisferio sur ¡Bienvenidos al Verano!

Aficionada a la astronomía. Bloguer fundadora de www.elinvernaderocreativo.com y www.holamuybien.es , experta en Marketing y Comunicación Digital en la agencia Vitamina Marketing (www.vitamina.marketing)

Share

Astronomía General Curiosidades

¿Qué pasaría si la Tierra dejara de rotar de repente?

Qué-pasaría-si-la-tierra-dejara-de-rotar

Vivimos sin darnos cuenta en un planeta en constante movimiento. Aunque, para nosotros, el suelo que pisamos es un lugar estable y sin movimiento, en realidad es solo una percepción. La Tierra se mueve, mucho y muy rápido. Y no me refiero a los terremotos, que eso es otra historia, sino los movimiento del planeta Tierra: el de rotación, el de traslación y alguno más. Pero ¿Qué pasaría si la Tierra se parara de repente? ¿Si dejara de rotar o de trasladarse? 

LOS MOVIMIENTOS DE LA TIERRA

Antes de responder a esta inquietante pregunta conviene recordar algunos datos que ayudarán a entender los por qué de la respuesta. ¿Conocéis los movimientos de la Tierra?

TRASLACIÓN: Es el movimiento que realiza la tierra al rededor del sol. Dura 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45 segundos y describe una órbita elíptica de 930 millones de kilómetros. Esta órbita se sitúa a unos 150 millones de kilómetros del sol, lo que conocemos como 1 ua (Unidad astronómica). La tierra se desplaza  a una velocidad media de 106 200 km/h (29,5 km/s).

ROTACIÓN: Es el movimiento que realiza la Tierra sobre su propio eje. A este eje (Imaginario) que pasa por los polos, lo llamamos eje terrestre. La Tierra tarda dar 23 horas con 56 minutos 4 segundos en dar una vuelta completa a sí misma, lo que conocemos como periodo sídereo.

PRECESIÓN: La precesión es un cambio lento y gradual del eje de rotación de la tierra. Realiza un movimiento circular  que dura, aproximadamente, entre 25 700 y 25 900 años. A este ciclo se le denomina año platónico.

NUTACIÓN: El círculo que dibuja el eje de la Tierra en la precesión no es un círculo perfecto. A lo largo del recorrido va realizando una serie de bucles, provocados por las fuerzas gravitacionales de los objetos cercanos al planeta.

Hemos preparado un gráfico para explicar estos movimientos. Si te gusta, compártelo en las redes sociales.

Movimientos-de-la-tierra22

¿QUÉ PASARÍA SI LA TIERRA DEJA DE ROTAR?

Si la tierra, de repente, dejara de girar sobre sí misma, saldríamos volando.

Sí, sí, volando. Debido a las fuerzas centrífugas todo cuanto se sitúe sobre la tierra saldría disparado a velocidades altísimas. Incluida el agua de los mares, que se adentraría cientos de kilometros sobre la tierra con olas de varios kilómetros de altura.

Para entenderlo mejor imaginaros que vais en un coche por una autopista a 120 km/h. Dentro del coche no apreciáis el movimiento pero, si el conductor tiene que parar de repente, tu cuerpo, por inercia, se irá disparado hacia delante. En la Tierra pasa algo similar. Aunque nosotros no lo apreciamos, como hemos visto, está en constante movimiento sin que lo notemos, si se parara, nuestro cuerpo tendería a mantener ese movimiento.

DESAPARECERÍA EL DÍA Y LA NOCHE

Como hemos visto, este movimiento es el que marca los días y las noches. Si la Tierra dejara de rotar, imaginando que alguien sobreviviera a la gran catástrofe que supondría, el tiempo dejaría de ser el mismo. El día y la noche ya no existirían como la conocemos y para que la Tierra diera una vuelta completa a su propio eje tendría que dar una vuelta completa al sol.

LA TIERRA SERÍA REDONDA

Como sabéis, la Tierra tiene cierta forma ovalada, achatada por los polos. Si nuestro planeta dejara de girar se convertiría en una esfera perfecta. Ello implicaría, que el agua de los océanos se redistribuiría inundando gran parte de las zonas terrestres. Aunque ¿A quién le importaría esta minucia con las catástrofes anteriores?

MÁS INFORMACIÓN

Si estos datos os han parecido curiosos y queréis profundizar un poco más sobre el tema, os dejo un vídeo muy interesante que os lo explica estupendamente:

Ahora os lanzo una pregunta ¿Qué pasaría si la tierra dejara de trasladarse de repente? 

Un saludo a todos. Nos vemos en las redes. Sed felices.

Facebook | Twitter | Instagram | Google + | Youtube

 

Aficionada a la astronomía. Bloguer fundadora de www.elinvernaderocreativo.com y www.holamuybien.es , experta en Marketing y Comunicación Digital en la agencia Vitamina Marketing (www.vitamina.marketing)

Share

Astronomía General Curiosidades

El color de las estrellas y la secuencia principal.

Una de las publicaciones más populares de nuestro blog es ésta, en la que hablamos sobre el color de las estrellas, intentando responder de forma sencilla a la habitual pregunta de por qué las estrellas tienen diferentes colores. Para aportar un poco más de información, queremos aprovechar nuestra sección de Viernes de Vídeo para traeros un vídeo que os ayudará a comprender mejor este fenómeno de forma muy visual. El vídeo está realizado por los profesionales del proyecto Alhambra Survey, dedicado a estudiar la evolución del cosmos, utilizando un telescopio de 3,5m de diámetro del observatorio de Calar Alto.

En el vídeo nos explican de forma muy sencilla el Diagrama de Hertzsprung Russell, que relaciona la luminosidad de las estrellas con su temperatura superficial, lo que condiciona el color con que las observamos y clasificamos.

Que lo disfrutéis.

Interesado en astronomía y cualquier cosa relacionada con el espacio y la ciencia en general, ya sea real o ficción. Me encanta enredar con casi cualquier cosa que se enchufe y tenga luces y botones.
Eterno aprendiz de fotógrafo.

Share

Astronomía General Curiosidades

Los colores de las estrellas

En el cielo podemos encontrar miles de estrellas brillando, aunque cada una lo hace con diferente intensidad en función de su tamaño, de su “edad” o de su distancia a nosotros. Pero si nos fijamos con detenimiento o las observamos a través del telescopio veremos que, además, las estrellas pueden tener diferentes colores o tonalidades, desde el rojo hasta el azul. Así pues, encontramos estrellas con un intenso tono rojizo como es el caso de Antares, cuyo nombre significa precisamente “el rival de Marte”, puesto que compite con el intenso color del planeta rojo. Pero, ¿por qué tienen diferentes colores? 

El color de las estrellas depende básicamente de la temperatura de su superficie. Así pues, aunque parezca un poco contradictorio, las estrellas azules son las más calientes; y las rojas, las más frías. De esta forma nos encontramos estrellas azuladas como Bellatrix de más de 25.000 K y estrellas rojizas como Betelgeuse que apenas alcanza los 2.000 K. Si recordamos el espectro lumínico, que casi todos hemos visto en el cole de pequeños, entenderemos fácilmente este aparente contrasentido. Del mismo modo que todos sabemos que la luz ultravioleta es mucho más intensa que la infrarroja; el color azulado implica radiaciones más intensas, más energéticas y, por tanto, corresponde a temperaturas mayores.

Además, el color de las estrellas nos da una idea de su edad, así las estrellas más jóvenes son de una tonalidad azulada y las estrellas más viejas tienen la tonalidad rojiza porque ya han consumido casi todo su combustible y, por tanto, se han ido enfriando.

En algunas ocasiones observamos estrellas muy próximas entre sí de colores muy contrastados, como es el caso de  Albireo, en la constelación del Cisne. A simple vista, Albireo parece una estrella simple, pero con un telescopio o unos prismáticos vemos que, en realidad, se trata de dos estrellas, una amarilla (Albireo A) y otra azulada (Albireo B); aunque hay gente que la ve más verdosa o blanquecina. ¡Pero sin duda es una de las dobles más bonitas y fáciles de observar!

Albireo A y Albireo B

El caso de Sirio, o de cómo la atmósfera nos juega una mala pasada

Son muchos los asistentes a nuestros cursos de astronomía o incluso nuestros amigos y compañeros, los que nos han preguntado por el peculiar brillo de Sirio. Este estrella es una de las estrellas más brillantes del hemisferio Norte y cuando se encuentra muy cerca del horizonte  parece brillar en todos los colores, como si de unas luces de fiesta se tratase. Este fenómeno no es ni mucho menos producido por la estrella sino por algo mucho más cercano, nuestra atmósfera. Las diferentes capas de aire a diferentes temperaturas de nuestra atmósfera provoca que el camino que recorre la luz proveniente de las estrellas no siga un camino recto, sino que se refracte una y otra vez según atraviesa nuestra atmósfera; esto es lo que los aficionados a la astronomía conocemos como turbulencia atmosférica y hace que las estrellas “titilen”.

Seguro que alguna vez te has fijado en ese contoneo frenético de las estrellas, ese titileo, ese “parpadeo”, que resulta ser más intenso según miramos más cerca del horizonte (cuanto más cerca del horizonte está un astro, más cantidad de atmósfera tiene que recorrer su luz para llegar a nosotros y más se ve afectada por las turbulencias). Pues bien, en el caso de Sirio, al ser muy brillante el efecto es más llamativo. Así pues, en noches poco estables y cuando se encuentra cerca del horizonte, esta turbulencia hace que la estrella parezca no estarse quieta y vemos como si brillase con distintas tonalidades. Un efecto natural y cotidiano que no tiene nada que ver con las estrellas y que también afecta a la calidad de las observaciones y de las astrofotografías.

Edición 11/04/2015: En este otro artículo del blog, os mostramos un vídeo en el que se explica de manera muy clara la clasificación de las estrellas en función de su temperatura y luminosidad y, por tanto, de su color.

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share