Browsing Category

AstroReview

AstroReview

Los mejores libros de Iniciación a la Astronomía

A menudo nos preguntan en nuestros cursos cuál es el mejor libro para iniciarse en la astronomía. La respuesta es difícil puesto que existen decenas de libros que pueden ser de ayuda para los recién llegados a esta afición; tantos que a veces puede resultar tremendamente difícil decantarse por uno u otro. Por ello, hemos querido elaborar esta Guía de los Mejores Libros de Iniciación a la Astronomía. Y para que sea más sencillo, los hemos organizado por categorías, cubriendo un poco las necesidades de los más novatos.


Nota: si quieres comprar alguno de estos libros, pincha en el título o en la imagen y te llevará directamente a Amazon.es, donde no solo encontrarás los mejores precios sino que además estarás ayudando a mantener esta web, ya que recibimos una pequeña comisión por cada compra. Muchas gracias por adelantado.


 

Guías del Cielo

A la hora de introducirse en el mundo de la astronomía, resulta imprescindible contar con una buena guía del cielo, un libro que no solo nos ayude a asentar los conceptos básicos sino que también nos sirva para descubrir el cielo mes a mes, constelación por constelación y estrella a estrella. Para ello, una o varias de estas guías del cielo resultan muy útiles:

Atlas del Cielo Nocturno

Storm Dunlop. 2008Atlas_cielo_nocturno

Este atlas hace un recorrido por los diferentes objetos observables en el cielo, sin dejar de lado los conceptos básicos de astronomía y orientación celeste. Además, incluye una serie de mapas estelares de las constelaciones y diversos objetos de cielo profundo. Por si fuera poco, también podremos encontrar unos mapas lunares muy completos. Una buena opción para iniciarse en la astronomía.

 

Guía Práctica del Astrónomo Amateur

Bourge, Lacroux. 2007guia_practica_astronomo_amateur_PRUEBA

Este libro no es solo una guía del cielo, sino que se trata más bien de un manual completo de iniciación a la astronomía.  En sus más de 300 páginas encontraremos información muy completa sobre los distintos tipos de telescopios, oculares y accesorios para la observación del cielo, al igual que todo tipo de detalles sobre su manejo y puesta en estación. Además, también aborda la astrofotografía lunar y de cielo profundo, detallando las técnicas y equipos necesarios. Es una guía muy completa y la que conviene leer tranquilamente, tema por tema, para aprovecharlo al máximo.

 

Un paseo por las estrellas

un_paseo_estrellasMilton, Tirion. 2008

El título del libro nos promete un paseo por las estrellas, y es fiel a su palabra. En sus páginas se detallan las constelaciones de cada época del año, las estrellas más importantes del cielo y cómo localizarlas de manera sencilla. Además, dedica buena parte del libro a las leyendas de cada constelación, lo que puede ser muy interesante para quien quiera conocer más sobre la mitología existente detrás de cada constelación.

 

Observar el Cielo

David H. Leaby. 2008observar_el_cielo_leavy

Se trata de una guía muy completa pero al alcance de cualquier principiante. Contiene gran cantidad de información sobre diversos temas astronómicos: galaxias, estrellas y planetas, telescopios e instrumental pero no es complicada en absoluto. Además cuenta con unos detallados mapas y cuadros sobre distintas efemérides y fenómenos astronómicos. Una manera fácil de empezar, con cientos de imágenes a todo color y en tapas duras.

 

Guía del Cielo 2015

Pedro Velascoguia_cielo_2015

Este mini libro, de edición anual, se ha convertido en la guía de campo más simple y asequible para dar los primeros pasos en la astronomía. En sus aproximadamente 50 páginas nos ofrece un resumen de las efemérides más importantes del año, describiendo con precisión todo tipo de eclipses, lluvias de estrellas, conjunciones planetarias, etc. Además cuenta con unos mapas del cielo muy fáciles de manejar. Es un libro obligatorio y que deberemos tener a mano a lo largo del año para no perder detalle del cielo. Su precio es de tan sólo 5€.

 

Guía del Firmamento

José Luis Comellas. 2013.guia_firmamento_comellas

Es, sin duda, el libro más popular entre los aficionados a la astronomía. Escrito por José Luis Comellas, gran aficionado a la astronomía, ha sido durante años y sigue siendo la guía de campo más completa para cualquier observador del cielo. Si bien, es un libro quizá más indicado para quien ya tiene unos ciertos conocimientos previos, puesto que se adentra en conceptos más técnicos y en observaciones más profundas del cielo. En cualquier caso, es un libro imprescindible para cualquier astrónomo aficionado.

 

Con prismáticos

Al principio, muchas veces surge la eterna pregunta de si será mejor comenzar con un telescopio o con unos pequeños prismáticos. Hace un tiempo os contamos nuestro punto de vista y os recomendamos unos prismáticos para observar el cielo.

Observar El Cielo a Simple Vista o con Prismáticos

Larousse. 2014Observar_cielo_simple_vista_prismaticos

Una de las guías más recientes de las muchas que ha elaborado la editorial Larousse sobre astronomía. Esta guía realiza un recorrido por las constelaciones y estrellas de cada estación, parándose a describir el cielo visible a simple vista y su observación con prismáticos. Cuenta con numerosos mapas del cielo y esquemas que te ayudarán a dar los primeros pasos en la observación astronómica.

 

Observación astronómica con prismáticos

Mike D. Reynolds. 2013observacion_astronomica_prismaticos
El libro trata de demostrar que la observación del cielo no necesita de potentes y caros telescopios, y que unos simples prismáticos son suficientes para disfrutar durante horas del cielo estrellado. Además de ofrecernos un amplio catálogo de objetos celestes visibles en cada estación, también se centra en los distintos tipos de prismáticos y cómo escoger el modelo adecuado y cómo sacar el máximo partido a unos simples binoculares.

 

Observar la Luna

Descubrir la Luna

Larousse. 2007

descubrir_lunaUn libro super interesante con el que podremos pasar horas y horas observando nuestro satélite natural, del que curiosamente los astrónomos huimos para realizar observaciones de un cielo oscuro. Sin embargo, con este libro podrás volver a enamorarte de la Luna, descubriendo su historia, sus cráteres, mares y caprichosas formas. Una guía imprescindible para el astrónomo urbanita con el que sacarás buen partido a cualquier pequeño telescopio.

 

Imprescindibles

Planisferio Celeste

Pedro Velascoplanisferio_celeste

La herramienta más básica para la observación del cielo e imprescindible para cualquier aficionado a la astronomía. La forma más sencilla de observar el cielo en cualquier momento del año y a cualquier hora de la noche. Si no sabes cómo se usa no te preocupes, aquí te contamos cómo usarlo.

 

Cosmos

Carl Sagan. 1980Cosmos_libro

Todos los aficionados a la astronomía conocerán bien a Carl Sagan, quizá el divulgador más popular del pasado siglo, quien produjo y protagonizó la serie de documentales  Cosmos: Un viaje personal. Precisamente este libro, escrito por Sagan en 1980 está basado en la conocida serie de documentales, que despertó el interés por la astronomía en muchos de los más grandes astrónomos de nuestro tiempo. Es un libro que todo el que haya visto la serie en su juventud querrá tener y así poder revivir todas las sensaciones de ese viaje por el universo de Sagan.

 

Y tú, ¿conoces algún otro? ¿Tienes algún libro favorito? Déjanos tu comentario. Nos encantará saber tu opinión y completar esta guía.

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

AstroReview Consejos Material

Sistemas de alimentación para la montura del telescopio (baterías)

goto-nexstarCada vez son más los telescopios que cuentan con un sistema computerizado (GoTo) para ayudarnos en la localización de cualquier astro. Es indiscutible la gran ventaja que esto supone para los aficionados a la astronomía, especialmente para los principiantes que quieren comenzar observando todo tipo de cúmulos, galaxias y nebulosas desde el primer día. Sin embargo, no hay que olvidar que este tipo de sistemas electrónicos requieren de una alimentación externa para poder funcionar. Y muchas veces no es tan sencillo puesto que usaremos el telescopio en el campo, lejos de tomas de corriente, y durante muchas horas o incluso varios días y no queremos quedarnos sin batería en mitad de la noche, ¿verdad?

En este artículo vamos a detallar las diferentes formas que existen para alimentar nuestro telescopio, tratando de analizar sus ventajas e inconvenientes. Pero, antes de nada…

¿Qué voltaje y amperaje necesita mi telescopio?

En general, la mayoría de las monturas de los mayores fabricantes de telescopios (Celestron, SkyWatcher, etc), funcionan a 12 Voltios y 2 Amperios. Es importante puntualizar, antes de lanzarnos a comprar un sistema de alimentación, que estos parámetros pueden variar en función del modelo y existen algunos telescopios que requieren mayor o menor voltaje o amperaje (p.ej. el famoso ETX70 necesita 9v). Conocer el voltaje y amperaje que necesita nuestro telescopio es de vital importancia, puesto que a una montura que trabaje a 12v podremos conectarle solo un sistema con una salida de 12v; si le conectamos menos, no funcionará, y si le damos más, la podremos “freír”.  Además, hay que señalar la importancia de que el sistema que utilicemos para cargar el telescopio sea fiable y nos ofrezca una corriente constante y que incorpore protección contra picos.

Una vez que sabemos esto, veamos qué sistemas existen para alimentar nuestro telescopio.

1. La opción más simple: A pilas

Muchos telescopios de iniciación con montura GoTo incorporan la posibilidad de alimentar la montura a pilas. Esta opción es la empleada por la mayoría de las personas al adquirir su primer telescopio. Puede ser útil para los primeros días pero, con el tiempo, deberemos pensar en otra solución. Las pilas, a la larga, serán la opción más cara, puesto que podremos gastar fácilmente un paquete de pilas al día y no tendremos ningún control sobre la carga restante, por lo que en cualquier momento podremos quedarnos sin batería. Sin duda, esta es la opción más sencilla de todas, pero también es la más incómoda y menos fiable.

Solo un consejo, si vas a utilizar pilas para el telescopio, hazte al menos con unas pilas recargables de calidad como éstas.

2. Para usarlo desde casa: Transformador de corrienteadaptador-corriente-telescopio

“Si el telescopio funciona a 12v y 2A no debería ser difícil encontrar un transformador” estarán pensando algunos. Es cierto, podéis conseguir un transformador de corriente estándar como éste para poder conectar la cámara a cualquier enchufe. Seguro que el propio fabricante también distribuye un adaptador similar pero bastante más caro. Esto es sin duda muy cómodo si estamos en casa o, como mucho, en el jardín. Pero no olvidemos que las salidas de observación son siempre al campo, donde difícilmente podremos encontrar un enchufe donde conectar la montura.

3. Para usarlo en el campo: Al mechero del coche

cable-a-encendedor-de-coche-celestronSi nos vamos al campo con el telescopio no tendremos enchufes a mano, pero seguro que sí tenemos el coche cerca y… ¡tachán!… la toma del mechero del coche nos ofrece justo una salida de 12v y 2A. ¡Problema solucionado! Con un cable de mechero podremos alimentar nuestro telescopio. Pero no tan rápido. Esta opción es útil para un momento puntual o una observación breve, pero es muy habitual que cuando recojamos el telescopio el coche no quiera arrancar. Y es que hay que tener mucho ojo con la batería del coche. Ni os imagináis a cuántos compañeros hemos visto quedarse sin batería en el coche por tener el telescopio enchufado al mechero. Por suerte, siempre hay alguien con unas pinzas para poder arrancar el coche. Pero, en cualquier caso, es una opción poco recomendable.

4. La opción más popular: Fuente de alimentación

Si no podemos depender del coche, tendremos que llevar con nosotros una fuente de alimentación independiente. De entre todas las que existen, la más popular es sin duda la PowerTank de Celestron. Esta pequeña batería cuenta con dos tomas de mechero, dos tomas USB, una luz roja de apoyo y una potente luz blanca (cosa que viene muy bien a la hora de recoger todo el equipo y comprobar que no se nos ha caído nada). Y puede ofrecer salidas de 3, 6, 9 y 12v para distintos telescopios o accesorios. Además, con sus 7 Ah nos permitirá disfrutar de toda una noche de observación sin preocuparnos de la batería. Pero no te olvides de cargarla al llegar a casa para tenerla lista para la próxima salida. Normalmente ronda los 120€ en tiendas.powertank-celestron

Sin embargo, la opción más popular entre los aficionados a la astronomía, es emplear un arrancador de coche. No es complicado encontrar una batería de coche con más capacidad y así ahorrarnos unos cuantos euros. Esta era la opción más extendida hasta hace poco entre los aficionados a la astronomía, pero no hay que olvidar que seguimos teniendo el engorro de andar cargando otro trasto de unos cuantos kilos que resulta molesto.

5. La mejor opción: Batería de litio externa

Pero si lo que queremos es una batería ligera y que nos permita más de una noche de observación, lo ideal son las baterías de litio externas. Estas baterías son similares a las ya populares baterías externas para el móvil, pero con más capacidad de carga. En Amazon podéis encontrar diversas baterías de litio, pero lo ideal es conseguir una de al menos 15.000mA (o 15A). Nosotros tenemos ésta en concreto de 20A que nos aguanta más de dos noches completas de observación, sin pérdida de carga y sin cables por el medio. Y lo mejor de todo, al pesar menos de 1 kg y ser pequeña (del tamaño de un ebook aproximadamente), podemos pegarla directamente al telescopio con un poco de velcro, de forma que nos evitamos tener cables por el medio o tropezar con ella. ¡Más cómodo imposible!

Nosotros utilizamos esta en nuestras salidas de observación. Por el mismo precio que la PowerTank de Celestron podéis tener una batería que pesa 4 veces menos y dura casi 3 veces más. Aquí tenéis el enlace a la batería en Amazon.bateria-externa

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

AstroReview

AstroReview: Prismáticos Celestron SkyMaster 15×70

Lanzarse a la compra de un telescopio no siempre es la mejor opción para iniciarse en la astronomía. En otra ocasión, dimos un buen repaso a la eterna pregunta “¿me compro un telescopio o mejor empiezo con unos prismáticos?” En este artículo podréis encontrar un buen resumen de todos los parámetros importantes que hay que valorar a la hora de responder la pregunta y de elegir unos buenos prismáticos, si es que eso hemos decidido finalmente.

Celestron SkyMaster 15×70

Tanto si nos hemos decidido por unos prismáticos para iniciarnos en la observación astronómica y descubrir una nueva afición, como si queremos complementar nuestro telescopio con un equipo de observación más ligero y polivalente, los Celestron SkyMaster 15×70 son, sin ninguna duda, una buena opción.

skymaster_15x70

Estos prismáticos gozan de muy buena fama entre los aficionados a la astronomía. Su diámetro de 70mm nos permitirá observar gran cantidad de cúmulos y nebulosas, con la comodidad añadida de poder mirar con ambos ojos a la vez, por lo que la sensación de inmersión es aún mayor; y sus 15 aumentos son suficientes para ver sin dificultad los anillos de Saturno o las lunas de Júpiter. Su uso está muy extendido entre los astrónomos aficionados, puesto que son unos prismáticos que rinden muy bien y pueden hacer sombra incluso a pequeños telescopios de 80 o 90mm, y que además añaden la ventaja de ser mucho más ligeros, transportables y baratos que un telescopio.

¡Pero lo mejor de todo es el precio! Los SkyMaster suelen rondar los 110-120€ en tiendas. Siempre se ha dicho que la calidad de estos prismáticos es excelente para el precio que tienen, pero por ese dinero son un auténtico chollo. Yo no me lo pensaba dos veces. Y más teniendo en cuenta que incluyen funda de transporte, correa, tapas, gamuza limpiadora y accesorio “tipo L” para trípode.

skymaster_15x70-box

¿Con trípode o a pulso?tripode-prismaticos

En general, el uso de prismáticos de más de 50mm suele requerir de un trípode para que nuestro propio pulso no arruine la observación. En este caso, si vamos a realizar observaciones prolongadas es recomendable el uso de trípode. Aunque es cierto que los 15×70 pesan poco más de 1kg, por lo que si lo vamos a emplear como equipo complementario o para observaciones esporádicas, podremos usarlos a pulso sin demasiado problema. A mi me gusta especialmente tumbarme en el suelo, apoyar los prismáticos sobre las cuencas de los ojos y disfrutar durante largo rato de la cantidad de estrellas que ofrece el cielo. Esto es especialmente interesante durante los meses de verano, puesto que tenemos la región del Cisne y la Vía Láctea justo en el cénit (la zona más cómoda si estamos observando tumbados en el suelo).

Si finalmente decidís haceros con un trípode os recomiendo elegir uno de al menos 180cm para que la observación sea cómoda incluso para objetos muy altos en el cielo. De entre todos los diferentes modelos que podéis encontrar, me parece que éste tiene una muy buena relación calidad/precio. Ah, y no olvidéis que los SkyMaster vienen directamente con su propio adaptador para el trípode, pero quizá queráis cambiarlo más adelante por uno de mayor calidad

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

AstroReview Complementos Material

Buscadores Telrad o QuickFinder

Ya en una ocasión os hablamos de los diferentes tipos de buscadores astronómicos que se pueden encontrar en el mercado. En esta ocasión vamos a centrarnos en uno de estos tipos, los buscadores 1x o “de punto rojo”. Estos buscadores proyectan una serie de imágenes/formas sobre un plástico transparente para realizar una visión directa del cielo a través de ellos. Resultan extremadamente útiles para realizar una primera aproximación rápida al objeto que estemos tratando de localizar ya que nos permiten mirar con los dos ojos abiertos y sin aumentos pero sabiendo en todo momento hacia donde apunta el telescopio. Tras esta primera aproximación se precisa el uso de un buscador óptico para terminar de afinar y colocar el objeto justo en el campo de visión. Es, por tanto, un complemento ideal para los buscadores ópticos.

 Buscadores Red dot

Aunque bajo esta denominación podemos englobar a todos los buscadores de los que vamos a hablar, se suele emplear el término buscador de punto rojo para aquellos que proyectan un punto/cruceta/círculo y que suelen ser suministrados con algunos telescopios de iniciación. Existen muy diversas opiniones pero, si tienes uno de estos, nuestra recomendación es que lo cambies lo antes posible por uno óptico, ya que suelen ser muy imprecisos y su uso resulta frustrante.

Buscador Telrad

El Telrad proyecta unos círculos graduados de 2º, 1º y 0,5º que nos facilitarán la búsqueda. Estos círculos nos ayudarán a tener una referencia clara y, en ayuda de unas buenas cartas celestes, serán la mejor herramienta para aproximarnos al objeto, aunque insistimos en que será necesario un buscador óptico para terminar de afinar nuestra búsqueda. Viene junto con una cubierta que protege de la humedad y, a la vez, permite la visión cenital gracias a un pequeño espejo.

Se instala fácilmente en (casi) cualquier telescopio mediante una base que puede ir atornillada o fijada con un adhesivo (incluido) y son especialmente útiles en telescopios dobson o altacimutales sin GoTo. Su colimación resulta muy fácil gracias a tres tornillos instalados en la parte trasera del buscador. Funcionan mediante dos pilas AA.

Su precio ronda los 65€ y es fácil encontrarlo en tiendas especializadas de astronomía. Además también se comercializan alzadores de 5 y 10cm, para que su uso sea más cómodo con determinados telescopios.

Buscador Quick Finder (Rigel Systems)

El Quick Finder es un buscador muy similar al Telrad aunque tiene la ventaja de ser algo más ligero, compacto y un poco más económico. Proyecta unos círculos de 2º y 0,5º con una función de encendido intermitente.

Se instala mediante una base con adhesivo en el telescopio mediante una base con adhesivo y emplea una pila de botón. Para colimarlo se emplean tres tornillos instalados en la parte trasera del buscador.

Su precio ronda los 55€ es fácil encontrarlo en tiendas especializadas de astronomía. En este caso, al tener un diseño vertical, no se requieren alzadores.

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share