Browsing Category

Material

AstroReview Consejos Material

Sistemas de alimentación para la montura del telescopio (baterías)

goto-nexstarCada vez son más los telescopios que cuentan con un sistema computerizado (GoTo) para ayudarnos en la localización de cualquier astro. Es indiscutible la gran ventaja que esto supone para los aficionados a la astronomía, especialmente para los principiantes que quieren comenzar observando todo tipo de cúmulos, galaxias y nebulosas desde el primer día. Sin embargo, no hay que olvidar que este tipo de sistemas electrónicos requieren de una alimentación externa para poder funcionar. Y muchas veces no es tan sencillo puesto que usaremos el telescopio en el campo, lejos de tomas de corriente, y durante muchas horas o incluso varios días y no queremos quedarnos sin batería en mitad de la noche, ¿verdad?

En este artículo vamos a detallar las diferentes formas que existen para alimentar nuestro telescopio, tratando de analizar sus ventajas e inconvenientes. Pero, antes de nada…

¿Qué voltaje y amperaje necesita mi telescopio?

En general, la mayoría de las monturas de los mayores fabricantes de telescopios (Celestron, SkyWatcher, etc), funcionan a 12 Voltios y 2 Amperios. Es importante puntualizar, antes de lanzarnos a comprar un sistema de alimentación, que estos parámetros pueden variar en función del modelo y existen algunos telescopios que requieren mayor o menor voltaje o amperaje (p.ej. el famoso ETX70 necesita 9v). Conocer el voltaje y amperaje que necesita nuestro telescopio es de vital importancia, puesto que a una montura que trabaje a 12v podremos conectarle solo un sistema con una salida de 12v; si le conectamos menos, no funcionará, y si le damos más, la podremos “freír”.  Además, hay que señalar la importancia de que el sistema que utilicemos para cargar el telescopio sea fiable y nos ofrezca una corriente constante y que incorpore protección contra picos.

Una vez que sabemos esto, veamos qué sistemas existen para alimentar nuestro telescopio.

1. La opción más simple: A pilas

Muchos telescopios de iniciación con montura GoTo incorporan la posibilidad de alimentar la montura a pilas. Esta opción es la empleada por la mayoría de las personas al adquirir su primer telescopio. Puede ser útil para los primeros días pero, con el tiempo, deberemos pensar en otra solución. Las pilas, a la larga, serán la opción más cara, puesto que podremos gastar fácilmente un paquete de pilas al día y no tendremos ningún control sobre la carga restante, por lo que en cualquier momento podremos quedarnos sin batería. Sin duda, esta es la opción más sencilla de todas, pero también es la más incómoda y menos fiable.

Solo un consejo, si vas a utilizar pilas para el telescopio, hazte al menos con unas pilas recargables de calidad como éstas.

2. Para usarlo desde casa: Transformador de corrienteadaptador-corriente-telescopio

“Si el telescopio funciona a 12v y 2A no debería ser difícil encontrar un transformador” estarán pensando algunos. Es cierto, podéis conseguir un transformador de corriente estándar como éste para poder conectar la cámara a cualquier enchufe. Seguro que el propio fabricante también distribuye un adaptador similar pero bastante más caro. Esto es sin duda muy cómodo si estamos en casa o, como mucho, en el jardín. Pero no olvidemos que las salidas de observación son siempre al campo, donde difícilmente podremos encontrar un enchufe donde conectar la montura.

3. Para usarlo en el campo: Al mechero del coche

cable-a-encendedor-de-coche-celestronSi nos vamos al campo con el telescopio no tendremos enchufes a mano, pero seguro que sí tenemos el coche cerca y… ¡tachán!… la toma del mechero del coche nos ofrece justo una salida de 12v y 2A. ¡Problema solucionado! Con un cable de mechero podremos alimentar nuestro telescopio. Pero no tan rápido. Esta opción es útil para un momento puntual o una observación breve, pero es muy habitual que cuando recojamos el telescopio el coche no quiera arrancar. Y es que hay que tener mucho ojo con la batería del coche. Ni os imagináis a cuántos compañeros hemos visto quedarse sin batería en el coche por tener el telescopio enchufado al mechero. Por suerte, siempre hay alguien con unas pinzas para poder arrancar el coche. Pero, en cualquier caso, es una opción poco recomendable.

4. La opción más popular: Fuente de alimentación

Si no podemos depender del coche, tendremos que llevar con nosotros una fuente de alimentación independiente. De entre todas las que existen, la más popular es sin duda la PowerTank de Celestron. Esta pequeña batería cuenta con dos tomas de mechero, dos tomas USB, una luz roja de apoyo y una potente luz blanca (cosa que viene muy bien a la hora de recoger todo el equipo y comprobar que no se nos ha caído nada). Y puede ofrecer salidas de 3, 6, 9 y 12v para distintos telescopios o accesorios. Además, con sus 7 Ah nos permitirá disfrutar de toda una noche de observación sin preocuparnos de la batería. Pero no te olvides de cargarla al llegar a casa para tenerla lista para la próxima salida. Normalmente ronda los 120€ en tiendas.powertank-celestron

Sin embargo, la opción más popular entre los aficionados a la astronomía, es emplear un arrancador de coche. No es complicado encontrar una batería de coche con más capacidad y así ahorrarnos unos cuantos euros. Esta era la opción más extendida hasta hace poco entre los aficionados a la astronomía, pero no hay que olvidar que seguimos teniendo el engorro de andar cargando otro trasto de unos cuantos kilos que resulta molesto.

5. La mejor opción: Batería de litio externa

Pero si lo que queremos es una batería ligera y que nos permita más de una noche de observación, lo ideal son las baterías de litio externas. Estas baterías son similares a las ya populares baterías externas para el móvil, pero con más capacidad de carga. En Amazon podéis encontrar diversas baterías de litio, pero lo ideal es conseguir una de al menos 15.000mA (o 15A). Nosotros tenemos ésta en concreto de 20A que nos aguanta más de dos noches completas de observación, sin pérdida de carga y sin cables por el medio. Y lo mejor de todo, al pesar menos de 1 kg y ser pequeña (del tamaño de un ebook aproximadamente), podemos pegarla directamente al telescopio con un poco de velcro, de forma que nos evitamos tener cables por el medio o tropezar con ella. ¡Más cómodo imposible!

Nosotros utilizamos esta en nuestras salidas de observación. Por el mismo precio que la PowerTank de Celestron podéis tener una batería que pesa 4 veces menos y dura casi 3 veces más. Aquí tenéis el enlace a la batería en Amazon.bateria-externa

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Consejos Material Tutoriales

¿Cómo no pasar frío por la noche?

Es habitual durante una observación astronómica sentir frío. Los aficionados a la astronomía nos pasamos muchas horas al aire libre, en el campo y sin movernos demasiado. La temperatura puede bajar drásticamente durante la noche y sorprendernos incluso durante el verano. Durante estos años realizando cursos de astronomía hemos visto como mucha gente no venía bien preparada para no pasar frío durante la noche, mientras que los monitores de nos mantenemos a gusto incluso en los días más fríos del invierno.

Aunque en otra ocasión ya hicimos un extenso tutorial sobre qué ropa llevar a una observación astronómica, esta vez queremos compartir con vosotros nuestros mejores trucos para no pasar frío.

Calienta manos reutilizables

Las manos son siempre lo primero que se nos queda frío por la noche. Muchas veces los guantes no son suficientes o incluso pueden que necesitamos quitárnoslos para manipular algún tornillo o coger alguna cosa. Para recuperar la sensibilidad en los dedos y mantener calientes las manos lo mejor son los calienta manos reutilizables. Estas bolsitas contienen una disolución de acetato sodio en agua y una chapita de metal, que al “chascarla” con los dedos desencadena una reacción química que eleva la temperatura de la mezcla hasta unos 50º, solidificándose el líquido del interior. Nos pueden proporcionar unos 30 minutos de calor intenso. ¡Y lo mejor es que son reutilizables! Basta con meterlos en agua hirviendo durante cinco minutos para que el contenido se vuelva líquido de nuevo y estén listos para la próxima ocasión.

Sin duda, los mejores que hemos probado son estos de Amazon. Aunque también podéis encontrar otros más baratos pero duran bastante menos tiempo.

calientamanos

Unas buenas botas: Moon Bootsmoonboot

Tener los pies fríos incrementa, sin duda, nuestra sensación de incomodidad. Para ello es recomendable utilizar unas buenas botas de montaña y doble calcetín. Pero si hablamos de unas buenas botas para mantener los pies calientes no podemos sino recomendaros las Moon Boots originales. Estas botas se hicieron famosas en los años 70 como botas de esquí, pero su peculiar aspectos y su gran calidad las han convertido en un objeto de deseo. Son impermeables y están forradas por dentro de una espuma que nos ayudará a mantener el calor incluso en las condiciones más adversas.

Las podéis encontrar en Amazon en todas las tallas y colores que os imaginéis.

Plantillas térmicas

Otra solución para mantener los pies calientes es utilizar unas plantillas calefactables. Son unas plantillas que se colocan en cualquier bota o zapato y que tienen una pequeña resistencia interior que nos permitirá mantener una buena temperatura y no sentir nada de frío. Hay que tener en cuenta que no emiten un calor excesivo (¡no queremos quemarnos los pies!), pero sí suficiente para estar cómodos durante unas 3 horas. Eso sí, lo importante para que nos duren muchas horas y nos arruinemos a base de pilas de un solo uso, es recomendable utilizar unas buenas pilas recargables como las famosas Eneloop de Panasonic. Con estas pilas y unas plantillas térmicas podremos alcanzar incluso 5 horas de comodidad si vas encendiendo y apagando las plantillas por intervalos.

plantillas térmicas

Durante las observaciones nosotros utilizamos concretamente éstas, que se pueden recortar para cualquier talla de pie desde un 36 a un 46, aunque también hay otros modelos quizá mejores como éste.

Por supuesto, esto no son más que accesorios que deberían complementar un buen equipo de ropa térmica y por sí solos no nos resolverán el problema, pero son el accesorio ideal para las frías noches de observación o incluso para regalar a cualquier aficionado a la astronomía. ¡Seguro que lo agradecerá!

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

AstroReview Complementos Material

Buscadores Telrad o QuickFinder

Telrad-Buscador-de-proyeccion-de-con-base

Ya en una ocasión os hablamos de los diferentes tipos de buscadores astronómicos que se pueden encontrar en el mercado. En esta ocasión vamos a centrarnos en uno de estos tipos, los buscadores 1x o “de punto rojo”. Estos buscadores proyectan una serie de imágenes/formas sobre un plástico transparente para realizar una visión directa del cielo a través de ellos. Resultan extremadamente útiles para realizar una primera aproximación rápida al objeto que estemos tratando de localizar ya que nos permiten mirar con los dos ojos abiertos y sin aumentos pero sabiendo en todo momento hacia donde apunta el telescopio. Tras esta primera aproximación se precisa el uso de un buscador óptico para terminar de afinar y colocar el objeto justo en el campo de visión. Es, por tanto, un complemento ideal para los buscadores ópticos.

 Buscadores Red dot

Aunque bajo esta denominación podemos englobar a todos los buscadores de los que vamos a hablar, se suele emplear el término buscador de punto rojo para aquellos que proyectan un punto/cruceta/círculo y que suelen ser suministrados con algunos telescopios de iniciación. Existen muy diversas opiniones pero, si tienes uno de estos, nuestra recomendación es que lo cambies lo antes posible por uno óptico, ya que suelen ser muy imprecisos y su uso resulta frustrante.

Buscador Telrad

El Telrad proyecta unos círculos graduados de 2º, 1º y 0,5º que nos facilitarán la búsqueda. Estos círculos nos ayudarán a tener una referencia clara y, en ayuda de unas buenas cartas celestes, serán la mejor herramienta para aproximarnos al objeto, aunque insistimos en que será necesario un buscador óptico para terminar de afinar nuestra búsqueda. Viene junto con una cubierta que protege de la humedad y, a la vez, permite la visión cenital gracias a un pequeño espejo.

Se instala fácilmente en (casi) cualquier telescopio mediante una base que puede ir atornillada o fijada con un adhesivo (incluido) y son especialmente útiles en telescopios dobson o altacimutales sin GoTo. Su colimación resulta muy fácil gracias a tres tornillos instalados en la parte trasera del buscador. Funcionan mediante dos pilas AA.

Su precio ronda los 65€ y es fácil encontrarlo en tiendas especializadas de astronomía. Además también se comercializan alzadores de 5 y 10cm, para que su uso sea más cómodo con determinados telescopios.

Buscador Quick Finder (Rigel Systems)

El Quick Finder es un buscador muy similar al Telrad aunque tiene la ventaja de ser algo más ligero, compacto y un poco más económico. Proyecta unos círculos de 2º y 0,5º con una función de encendido intermitente.

Se instala mediante una base con adhesivo en el telescopio mediante una base con adhesivo y emplea una pila de botón. Para colimarlo se emplean tres tornillos instalados en la parte trasera del buscador.

Su precio ronda los 55€ es fácil encontrarlo en tiendas especializadas de astronomía. En este caso, al tener un diseño vertical, no se requieren alzadores.

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Complementos Material

¿Qué es una lente de Barlow?

lente-barlow

Barlow Celestron Omni 2x, ronda los 60€

La barlow es una lente que colocaremos entre el telescopio y el ocular y nos permitirá multiplicar la focal del telescopio (2x, 3x, 5x…) o, lo que es lo mismo, multiplicar los aumentos que nos da un determinado ocular. La lente de barlow resulta especialmente útil durante las primeros pasos en el mundo de la astronomía cuando aún no tenemos abundante material, puesto que nos permite duplicar -virtualmente- nuestro juego de oculares, haciendo que con cada uno podamos obtener diferentes aumentos en función de si lo usamos con o sin barlow.

Hay que tener en cuenta que al utilizar una barlow estamos interponiendo una lente más en nuestro sistema óptico y ya se sabe que en óptica un sistema rendirá como el peor de sus componentes. Por eso es importante, a nuestro juicio, hacer un pequeño esfuerzo económico a la hora de comprar una barlow. Generalemente las barlows sencillas que oscilan entre 50 y 80€ nos empeorarán la imagen hasta el punto de que no querremos usarlas en casi ninguna ocasión, por lo que vale la pena gastar un poquito más y escoger una buena barlow (Celestron Ultima, Televue o incluso por un poco más, la VIP modular de Baader).

La barlow más utilizada es la 2x puesto que los factores mayores nos ofrecerán demasiados aumentos y la imagen final será poco más que una cosa borrosa. Las barlow de factores mayores (x3, x5…) se utilizan sobre todo para la fotografía planetaria con webcam/CCD puesto que nos permitirán multiplicar la focal de nuestro telescopio consiguiendo un tamaño aparente mayor del planeta. En este caso la merma de calidad se ve solventada con la captura de cientos o miles de fotogramas y su posterior procesado.

Barlow Modular VIP de Baader, ronda los 190€

Para los que estéis empezando, tened en cuenta que los telescopios más básicos suelen venir con dos-tres oculares maluchos y una barlow aún peor. Sabréis que es realmente mala si está fabricada en plástico. En ese caso, nuestro consejo es que no la uséis.

Por último, algunos telescopios de iniciación tipo newton vienen con una barlow interna que el fabricante no menciona. Esta barlow no es de buena calidad (puesto que son telescopios económicos) y empeoran la imagen resultante. En estos telescopios recomendamos no usar otra barlow extra ya que empeoraría aún más la imagen final. ¿Cómo sabemos si nuestro telescopio la tiene? Es sencillo, si la focal de nuestro telescopio es de 1000mm (en la etiqueta o en la caja lo pone) y, en cambio, el tubo no llega ni a los 50cm, está claro que lleva una barlow interna. Es un método bastante habitual para reducir el tamaño de los telescopios pero, en nuestro opinión, es una medida bastante mala.

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

AstroReview Complementos Material

Software astronómico: Planetarios Virtuales

estellarium

Hoy en día podemos encontrar en internet multitud de programas astronómicos que nos servirán no sólo a mover el telescopio desde el ordenador o perfeccionar nuestras técnicas de fotografía, sino que nos ayudarán a aprender astronomía. Pero además de aprender cómodamente desde nuestro ordenador nos resultarán muy útiles cuando salgamos al campo a observar. Estamos hablando de los Planetarios Virtuales. Existen gran cantidad de planetarios virtuales y no hay dos iguales, cada uno tiene su peculiaridad. Algunos de los más conocidos son:

– Stellarium. Es un programa gratuito multiplataforma de código abierto, capaz de mostrar el cielo tal como se vería a simple vista, con binoculares o telescopio. Además, nos permite avanzar o retroceder en el tiempo y contemplar el cielo tal como se veía hace miles de años o cómo se verá dentro de miles de años. Con una interfaz sencilla y muy atractiva, este programa resulta imprescindible para todos los que quieran sumergirse en el mundo de la astronomía. Con él podemos aprender a reconocer las estrellas, los planetas y las constelaciones y descubrir dónde se encuentran nebulosas, galaxias y cúmulos. Pero no se queda ahí, también nos muestra los tránsitos de las lunas de Júpiter y se le pueden incorporar las trayectorias de algunos satélites. También ofrece la posibilidad de controlar el telescopio a través de ASCOM pero eso ya merece otro artículo.

Página oficial: http://www.stellarium.org/es/

– Cartes du Ciel. Es un programa gratuito de código abierto para Linux y Windows. Como el anterior, es un programa de planetario muy completo, quizá algo más completo en cuanto a utilidades prácticas pero menos atractivo visualmente y mucho más complicado de manejar. Consta de un mayor número de catálogos estelares y más opciones relacionadas con el control del telescopio a través de ASCOM. Además, tiene la opción de visualizar el campo de visión de hasta 10 oculares, lo que permite preparar al detalle nuestras observaciones y nos facilita la elección de oculares a la hora de observar un determinado objeto. También muestra la posición de planetas, asteroides y cometas.

Página web: http://www.ap-i.net/skychart/

– Celestia. Programa gratuito multiplataforma. A diferencia de los anteriores, Celestia propone un más que interesante viaje por el universo en tres dimensiones tanto para los más aficionados a la astronomía como para aquellos que no lo son tanto. El programa simula el espacio desde cualquier planetas de nuestro Sistema Solar o incluso más allá. Con él podrás realizar viajes entre planetas y observar el cielo desde una perspectiva diferente. Entre las principales características de Celestia destaca el zoom exponencial para facilitar el transporte de un lugar a otro, simulación de vuelo real a varias velocidades, función de localización automática, etc. Un programa muy entretenido e ilustrativo, aunque poco útil para aprender a conocer nuestro cielo.

Página oficial (inglés): http://www.shatters.net/celestia/

– Google Sky. Programa similar a Google Earth que te permite recorrer el espacio y visualizar imágenes de estrellas, nebulosas, galaxias, etc… Con la nueva versión no hace falta instalar ningún programa y puedes disfrutar de él directamente desde la web. Esta herramienta combina fotografías de satélites y telescopios con el potente motor de búsqueda de Google. Una buena oportunidad para dar un paseo por el espacio, eso sí, más vale que tengas una buena conexión a internet.

Página oficial: http://www.google.com/intl/es_es/sky/

Todos estas herramientas son gratuitas para el ordenador aunque también existen planetarios de pago como el famoso Starry Night. Y tú, ¿conoces algún otro? ¿los has probado ya?

Si lo que te interesa es tenerlo en el móvil, mira estas apps para android y para iphone.

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Complementos Material

Tipos de Buscadores para telescopios

buscador

En otra ocasión os hablábamos de los tipos de telescopios y de los tipos de monturas que existen pero no comentamos nada sobre otra pieza fundamental a la hora de usar un telescopio, su buscador. No conseguiremos ver nada con el mejor telescopio del mundo sin un buen buscador. Como el propio nombre indica, el buscador es un accesorio que nos ayudará a encontrar los objetos celestes de forma fácil. Existen básicamente dos tipos: buscadores ópticos y los llamados buscadores de punto rojo (“red dot” en inglés).

Diversos buscadores para un telescopio

Buscadores ópticos

Son, en realidad, pequeños telescopios que se sitúan encima del tubo principal y que ofrecen un campo mucho más amplio que éste, lo que facilita la búsqueda de objetos. Llevan una cruceta marcada en la lente, lo que nos permite situar justo el objeto en el centro del campo. En algunos modelos esta cruceta puede iluminarse, lo cual es útil si estamos usando el telescopio en cielos absolutamente oscuros, ya que nos será difícil ver los hilos negros que la forman en total oscuridad.

Buscadores 6×30 y 8×50 rectos

Existen varios tamaños para estos buscadores: los más comunes, que vienen con la mayoría de telescopios de iniciación, son los 6×30 (recordemos: el 6 es el número de aumentos, y el 30 es el diámetro de la lente en milímetros); luego encontramos los 8×50 (o sus versiones similares 7×50 o 9×50), algo más grandes y más luminosos, un poquito más pesados y mucho más útiles a la hora de encontrar objetos. Y es que, si intentamos localizar una débil galaxia con un 6×30 es probable que no la puedas llegar a ver pero con un 8×50 sí. También podréis ver, en ocasiones, buscadores 6×24 o similares, que suelen acompañar a telescopios muy básicos que son más bien telescopios de juguete. Si ves un telescopios que venga con un 6×24, ¡huye!

Dentro de los buscadores ópticos encontramos dos tipos: los rectos y los acodados. La diferencia fundamental es que los buscadores rectos ofrecen una imagen invertida (lo de arriba, abajo) y los acodados no. En la mayoría de los casos esto no es un problema puesto que en el espacio no existe arriba ni abajo pero hay personas que se defienden mejor con los acodados. La ventaja más importante que ofrecen éstos, es que en telescopios tipo dobson no hace falta adquirir posturas extrañas y dañinas para las dolidas espaldas de los aficionados a la astronomía a la hora de mirar por el buscador.

Buscadores de Punto Rojo

Buscador de punto rojo avanzado

Los buscadores de punto rojo son pequeños aparatos que proyectan un punto rojo sobre un cristal. Estos buscadores no ofrecen aumentos, por lo que -en general- son más imprecisos. En realidad, no siempre proyectan un punto rojo sino que también pueden proyectar una cruz o incluso una serie de círculos graduados como hacen los telrad. Vamos a verlo!

Muchas veces este tipo de buscadores de punto rojo acompañan a los telescopios más sencillos (p.ej. Serie Astromaster de Celestron) aunque también vienen con telescopios bastante más avanzados (p.ej. Serie dobsons LightBridge de Meade). En general es complicado mirar a través de ellos, ya que según donde te coloques, el punto rojo apunta a distintos sitios (cuestiones de paralaje…) y suelen desmotivar y cabrear a los nuevos aficionados que estrenan telescopio. Así pues, a poca gente le resultan cómodos y es de los primeros accesorios a cambiar.

Telrad

En cambio, existe una variante de este tipo de buscadores, los telrad, que sí son muy cómodos y útiles. Estos buscadores proyectan una serie de círculos graduados (de 1/2, 2 y 4 grados de diámetro) que nos ayudarán a encontrar objetos muy débiles usando como referencia otras estrellas que se encuentren a esa distancia, por ejemplo. Estos buscadores son usados como un complemento al buscador óptico, a modo de aproximación. Se fijan al telescopio de forma diferente y son algo difíciles de encontrar en tiendas.

 

Colimar el buscador

Tengamos el buscador que tengamos, es imprescindible calibrarlo para que apunte exactamente al mismo sitio que está apuntando el telescopio (si cada uno apunta donde quiere, no tendría sentido el uso del buscador!). A esto se le llama colimar el buscador y es un proceso muy sencillo, aunque las primeras veces puede llevar unos minutos y es aconsejable hacerlo de día.

En el caso de los buscadores ópticos, vienen con tres tornillos (o dos tornillos y un muelle) que nos permiten regular la presión y, por tanto, la orientación del buscador. Las primeras veces es aconsejable hacer esto de día y apuntando a algún objeto lejano como una torre de alta tensión, el campanario del pueblo, etc. El proceso es lógico y sencillo: primero deberemos mirar por el telescopio y conseguir que apunte a un determinado sitio (cuanto más pequeño y preciso sea lo que hemos elegido, mejor), deberemos frenar la montura para evitar que se mueva e ir moviendo los tornillos mientras miramos por el buscador hasta que veamos lo mismo que por el telescopio. Deberemos colimar el buscador en cada observación, incluso deberíamos revisar la colimación a mitad de la noche. Con la práctica esto se hace en unos segundos y con una estrella cualquiera.

En el caso de los buscadores de punto rojo, tienen diferentes métodos para colimarlo pero la teoría es la misma. Normalmente necesitaremos un destornillador para apretar un tornillo que nos moverá el punto rojo proyectado aunque en algunos se puede hacer con la mano. ¡No olvides llevar pilas de repuesto para estos buscadores!

 

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share