Browsing Category

Tutoriales

Consejos Material Tutoriales

¿Cómo no pasar frío por la noche?

Es habitual durante una observación astronómica sentir frío. Los aficionados a la astronomía nos pasamos muchas horas al aire libre, en el campo y sin movernos demasiado. La temperatura puede bajar drásticamente durante la noche y sorprendernos incluso durante el verano. Durante estos años realizando cursos de astronomía hemos visto como mucha gente no venía bien preparada para no pasar frío durante la noche, mientras que los monitores de nos mantenemos a gusto incluso en los días más fríos del invierno.

Aunque en otra ocasión ya hicimos un extenso tutorial sobre qué ropa llevar a una observación astronómica, esta vez queremos compartir con vosotros nuestros mejores trucos para no pasar frío.

Calienta manos reutilizables

Las manos son siempre lo primero que se nos queda frío por la noche. Muchas veces los guantes no son suficientes o incluso pueden que necesitamos quitárnoslos para manipular algún tornillo o coger alguna cosa. Para recuperar la sensibilidad en los dedos y mantener calientes las manos lo mejor son los calienta manos reutilizables. Estas bolsitas contienen una disolución de acetato sodio en agua y una chapita de metal, que al “chascarla” con los dedos desencadena una reacción química que eleva la temperatura de la mezcla hasta unos 50º, solidificándose el líquido del interior. Nos pueden proporcionar unos 30 minutos de calor intenso. ¡Y lo mejor es que son reutilizables! Basta con meterlos en agua hirviendo durante cinco minutos para que el contenido se vuelva líquido de nuevo y estén listos para la próxima ocasión.

Sin duda, los mejores que hemos probado son estos de Amazon. Aunque también podéis encontrar otros más baratos pero duran bastante menos tiempo.

calientamanos

Unas buenas botas: Moon Bootsmoonboot

Tener los pies fríos incrementa, sin duda, nuestra sensación de incomodidad. Para ello es recomendable utilizar unas buenas botas de montaña y doble calcetín. Pero si hablamos de unas buenas botas para mantener los pies calientes no podemos sino recomendaros las Moon Boots originales. Estas botas se hicieron famosas en los años 70 como botas de esquí, pero su peculiar aspectos y su gran calidad las han convertido en un objeto de deseo. Son impermeables y están forradas por dentro de una espuma que nos ayudará a mantener el calor incluso en las condiciones más adversas.

Las podéis encontrar en Amazon en todas las tallas y colores que os imaginéis.

Plantillas térmicas

Otra solución para mantener los pies calientes es utilizar unas plantillas calefactables. Son unas plantillas que se colocan en cualquier bota o zapato y que tienen una pequeña resistencia interior que nos permitirá mantener una buena temperatura y no sentir nada de frío. Hay que tener en cuenta que no emiten un calor excesivo (¡no queremos quemarnos los pies!), pero sí suficiente para estar cómodos durante unas 3 horas. Eso sí, lo importante para que nos duren muchas horas y nos arruinemos a base de pilas de un solo uso, es recomendable utilizar unas buenas pilas recargables como las famosas Eneloop de Panasonic. Con estas pilas y unas plantillas térmicas podremos alcanzar incluso 5 horas de comodidad si vas encendiendo y apagando las plantillas por intervalos.

plantillas térmicas

Durante las observaciones nosotros utilizamos concretamente éstas, que se pueden recortar para cualquier talla de pie desde un 36 a un 46, aunque también hay otros modelos quizá mejores como éste.

Por supuesto, esto no son más que accesorios que deberían complementar un buen equipo de ropa térmica y por sí solos no nos resolverán el problema, pero son el accesorio ideal para las frías noches de observación o incluso para regalar a cualquier aficionado a la astronomía. ¡Seguro que lo agradecerá!

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Astrofotografía Consejos Efemérides Tutoriales

Cómo fotografiar estrellas fugaces: las Perseidas 2013

Todos los veranos se produce uno de los fenómenos astronómicos más llamativos que pueden observarse, la lluvia de estrellas de las Perseidas o “Lágrimas de San Lorenzo”. La verdad es que a lo largo del año se producen otras muchas lluvias de estrellas, varias más intensas que ésta pero no cabe duda de que las Perseidas son las más conocidas por coincidir con el verano (al menos en el hemisferio norte), cuando además mucha gente está disfrutando de las vacaciones.

En este artículo os contamos cómo observarlas pero ahora vamos a centrarnos en cómo podemos fotografiarlas. La técnica es bastante sencilla pero vamos a dar unos sencillos consejos para que podáis obtener los mejores resultados.

Perseida

Perseidas. Bólido 12/08/2012. Roberto Bravo

¿Cuándo?

Las mejores noches para ver y fotografiar un mayor número de estrellas fugaces serán las noches del 11 al 12 (domingo) y del 12 al 13 (lunes) de agosto. Pero también puedes aprovechar las noches del viernes y el sábado anterior, puesto que los días anteriores y posteriores al máximo también se podrán ver un gran número de meteoros.

Materiales necesarios

camaracanon

La cámara: en primer lugar necesitaremos una cámara, evidentemente. Si es réflex, mucho mejor, pero si tenemos una compacta con modo manual que nos permita exposiciones de varios segundos también podremos sacar buenos resultados.

El objetivo: necesitaremos un objetivo de focal corta (15-20mm), un gran angular o incluso un ojo de pez nos permitirán capturar un mayor trozo de cielo y, por tanto, podremos captar más estrellas fugaces. Además, cuanto más luminoso sea el objetivo, mejor (por luminoso se entiende que tenga una apertura mayor, es decir, un número f más bajo. Mejor un f2,8 que un f4).

El trípode: es una pieza imprescindible para este tipo de fotos. Necesitaremos un trípode robusto y sólido para que las fotos no salgan movidas.

interval

Cable disparador: esta pieza nos permitirá disparar las fotos sin tener que tocar la cámara y, por tanto, sin que transmitamos las vibraciones a la cámara que se traducirían en fotos movidas. Los disparadores son útiles y muy baratos, así que si no tienes uno, es un buen momento para comprarlo. Incluso recomendamos el uso de un intervalómetro, un disparador más completo que nos permitirá programar tantas tomas como queramos y del tiempo de exposición que queramos. Son algo más caros (unos 30€ en los chinos) pero de verdad que vale la pena.

Batería de repuesto: estaremos tomando fotos varias horas y es probable que se agote la batería de la cámara. No estaría de más que tuviéramos otra de repuesto a mano.

Silla o tumbona: si queremos estar cómodos mientras la cámara hace su trabajo, no olvides una silla o una tumbona.

La técnica

Antes de nada, dispara en RAW. A diferencia del .jpg, este formato de archivo nos guardará las imágenes sin comprimir y con su máxima resolución para que luego podamos pasarlas por Photoshop sin perder calidad. Monta la cámara sobre el trípode, coloca el objetivo que hayas escogido y coloca el enfoque en infinito (por la noche la cámara no es capaz de enfocar sola por lo que deberás enfocar en modo manual y hacer varias pruebas hasta dejar el foco fino). Conecta el disparador y programa la cámara con la apertura máxima que nos permita el objetivo o, como mucho, un par de pasos menos del máximo (f5,6 como muchísisisimo); pon un ISO alto para poder capturar las estrellas más débiles pero sin que el nivel de ruido sea excesivo (ISO800 debería estar bien en la mayoría de las cámaras, aunque puedes subirlo un poco si tienes una buena cámara). Programa tantas fotos como puedas con tu intervalómetro recién comprado (el portátil también vale pero es cargar con más cacharros…) y dispara tomas de entre 20 y 40 segundos. Ah, y lo más seguidas que puedas, ¡no vaya a ser que la fugaz pase justo entre toma y toma!

¿Hacia dónde apunto?

Las estrellas fugaces pasarán por todas partes del cielo y lo más probable es que pasen por donde no estás apuntando. Es un hecho al que hay que enfrentarse. Aún así, notarás que la mayoría de las fugaces provienen de la constelación de Perseo (de ahí el nombre de Perseidas, ¡qué esperabas!), que se encontrará cerca del horizonte noreste a primera hora de la noche. Lo ideal es apuntar cerca de Perseo, pero no justo a su centro. Apunta algo más arriba, algo más hacia el norte o algo más hacia el sur pero, si no quieres frustrarte mi consejo es que elijas una posición y no la cambies en mucho rato o empezarán a pasar las fugaces por donde justo acabas de dejar de apuntar.

Por último, elige si quieres que en tu foto aparezca sólo el cielo o si también quieres que salga el horizonte. Si te decides por ésta última opción procura tener un horizonte bonito y sin focos, con algún árbol, puente o incluso un observatorio astronómico. ¿Un observatorio? Sí, vente a nuestra observación de las Perseidas en el Observatorio de Yebes y práctica con nosotros bajo la antena de 40m del Observatorio. Llevaremos unos auténticos meteoritos, observaremos el cielo con nuestros telescopios y tomaremos fotos de las fugaces.

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Tutoriales

Cómo encontrar objetos con un telescopio. Star Hopping

Uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos cuando usamos nuestro primer telescopio es, sin duda, la búsqueda de objetos. Es bastante frecuente que las primeras noches no consigamos observar nada. Muchas veces hasta la Luna o Júpiter se nos resisten. No te preocupes, nos ha pasado a todos. Lo importante es no desesperarse y no desistir. Con paciencia y a base de práctica se convertirá en un juego de niños.

El buscadorfinderscopes

En primer lugar, para encontrar los objetos necesitaremos un buscador. En esta entrada os hablamos de los diferentes tipos que existen y sus ventajas e inconvenientes. A nuestro parecer, los buscadores ópticos son los más recomendables, puesto que resultan mucho más precisos que los buscadores de punto rojo o red dot. Aún así, podemos complementar nuestro equipo con un buen buscador de punto rojo como un telrad o quickfinder. especialmente útiles en dobson y telescopios de gran focal.

No olvidemos que es imprescindible colimar el buscador. No lo dejes para el último momento, las primeras veces es aconsejable hacerlo de día apuntando a alguna antena o árbol lejano.

Las Cartas Celestes

En segundo lugar necesitaremos unas buenas cartas celestes. Aquí tenéis una breve recopilación de cartas de iniciación y de nivel avanzado. Os recomendamos imprimirlas en A3, en alta calidad y usar una carpeta plastificada para evitar la humedad.

triatlasA

El método del Star Hopping

Una vez tenemos el equipo listo veamos cómo encontrar los objetos. El método más habitual para ello es el “Star Hopping”, que podríamos traducir como “salto de estrella en estrella”. Es una manera fácil e intuitiva de localizar los objetos en el cielo. Pero, ¿en qué consiste?

1º Prepara la observación. No dejes nada al azar y preparar la observación antes de salir de casa. Ayúdate de software, puedes utilizar desde planetarios como el Stellarium hasta programas de gestión de observaciones como el astroplanner. Elige qué objetos vas a observar, consulta su tamaño y magnitud aparente, busca fotos sencillas y dibujos (sketches) que puedan ayudarte a saber cómo se verá ese cúmulo o esa nebulosa en concreto.

2º Localiza el objeto y averigua qué estrellas hay a su lado. Seguramente esté cerca de alguna estrella brillante o conocida. Esas estrellas son las que usaremos de referencia. Invéntate líneas imaginarias que te lleven de estrella en estrella hasta el objeto.

Ahora, con ayuda del buscador, localiza esas estrellas y sigue el recorrido que has ideado previamente. Ve moviéndote de estrella en estrella mientras miras por el buscador hasta situar esa estrella o asterismo que está muy cerca del objeto. En ocasiones puedes prescindir del buscador y realizar los saltos directamente a través del telescopio, usando un ocular de pocos aumentos.

4º Coloca un ocular de pocos aumentos y mira por el telescopio. Si has hecho bien el recorrido, el objeto debería aparecer en el campo del ocular o al menos debería estar muy cerca. Si no ha habido suerte, vuelve a intentarlo. Las primeras veces tendrás que repetir el camino varias veces hasta dar con él pero en seguida te aprenderás su posición y podrás pasar a otro. Es como ir en coche a los sitios, las primeras veces es difícil, te pierdes o tienes que usar el gps, pero en cuanto lo has hecho un par de veces ya has memorizado el camino.

Imagen1

Si esto te resulta complicado puedes utilizar otro truco. Calcula el campo que te da un determinado ocular y averigua el tamaño de tus cartas. Con estos datos puedes hacer recortes en cartulina de ese tamaño, que al poner sobre las cartas te mostrará el cielo tal cómo se ve a través de ese ocular. Así te será más fácil saber qué estrella es cada una. Por supuesto, esto también lo puedes hacer directamente en Stellarium o Cartes du Ciel, que te calculan directamente el campo que te da cada ocular.

Un ejemplo: La Galaxia de Andrómeda

Todo se entiende mejor con un ejemplo. Y si es con una imagen, pues mucho mejor. En la siguiente fotografía podemos ver que la Galaxia de Andrómeda se encuentra muy cerca de la estrella marcada con el número 5, de forma que si conseguimos apuntar a esa estrella con el telescopio debería aparecernos en el ocular la famosa galaxia. Para ello primero debemos reconocer el cuadrado de Pegaso, formado por cuatro estrellas muy brillantes. Desde Alpheratz (la estrella marcada con el número 1 y ya perteneciente a la constelación de Andrómeda) deberemos ir saltando de estrella en estrella y, en tan sólo 5 pasos, llegaremos a la Galaxia de Andrómeda.

Imagen2

El método de las coordenadas o círculos graduados

Imagen3

Si tu montura es ecuatorial habrás notado que tiene unos discos graduados en ambos ejes. Son los círculos de coordenadas de Ascensión Recta y Declinación. En multitud de webs encontrarás información sobre cómo encontrar objetos a partir de sus coordenadas usando estos círculos. En cambio, nuestro consejo siempre es el mismo: jamás uses los círculos graduados. Son tan imprecisos que si alguna vez encuentras algo será de pura casualidad.

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Consejos Tutoriales

Cartas Celestes

Las cartas celestes son nuestro “mapa de carreteras” del cielo. Con ellas conseguimos orientarnos en el firmamento y nos ayudan a reconocer las constelaciones en nuestros primeros pasos en el mundo de la astronomía y, lo más importante, nos ayudan a encontrar objetos con el telescopio. En un nivel más avanzado serán un imprescindible compañero de viaje ya que nos ayudarán en la búsqueda de objetos a observar.

triatlasA

Triatlas A, Osa Mayor

Existen infinidad de cartas celestes. Nosotros os recomendamos las siguientes:

Nivel Iniciación

SFA Start Charts: ideal para un nivel de iniciación con prismáticos o pequeños telescopios. Muy básico y fácil de usar. Tan sólo 4 páginas.

Begginers Star Atlas: algo más completo que el anterior (6 páginas) pero también a un nivel muy básico.

Nivel avanzado

Triatlas A: en nuestra opinión, el más recomendado para todos los niveles. Es manejable (25 páginas) y con un nivel suficiente de detalle para pasar cientos de horas observando. Estrellas hasta magnitud 9.

También existen un Triatlas B: el siguiente nivel de este atlas con unas ya poco manejables 90 páginas con estrellas hasta magnitud 11; y un Triatlas C: una locura de 661 páginas con estrellas de hasta magnitud 13.

Taki’s Star Atlas: 12 cartas en tamaño A3 con una curiosa forma de presentarlo. Estrellas hasta magnitud 8,5.

Además de estos podéis encontrar por internet atlas más específicos para observación con prismáticos, sólo de estrellas dobles, sólo del catálogo Messier, etc. Como último consejo, os recomendamos imprimirlo en papel grueso a máxima calidad para que se puede leer bien por la noche y encuadernarlo o bien utilizar un portafolios transparente y liso para evitar la humedad. Y por supuesto, ¡no olvidéis vuestra linterna roja!

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Curiosidades Tutoriales

Las Constelaciones

Todos hemos oído hablar en alguna ocasión de las constelaciones más conocidas. Nombres como la Osa Mayor, Orión, Casiopea no nos son desconocidos, al igual que las famosas constelaciones zodiacales como Tauro, Sagitario, Escorpio, etc. Pero… ¿sabemos, en realidad, qué son las constelaciones? 

Antiguamente, una constelación era un grupo de estrellas unidas por líneas imaginarias que formaban una figura, normalmente un animal o personaje mitológico. Sin embargo, si somos estrictos, las constelaciones son algo más que eso. En 1927, la UAI (Unión Astronómica Internacional) dividió la esfera celeste en 88 sectores, y todas las estrellas que se encuentran dentro forman parte de esos sectores, denominados constelaciones. Aún así, los aficionados a la astronomía seguimos hablando de esas peculiares formas imaginarias y explicándoselas a los recién llegados.

Si vamos un poco más allá, descubriremos que las estrellas que forman estas figuras no están necesariamente relacionadas entre sí, pudiendo encontrarse a enormes distancias unas de otras. Simplemente, desde nuestra posición, y por una mera cuestión de perspectiva, las estrellas adquieren esas peculiares formas. Con la imagen se entenderá mucho mejor lo que estamos intentando explicar.

Diferentes culturas, diferentes constelaciones

Antes hemos mencionado algunos nombres de constelaciones, ¿se te pasan algunos otros por la cabeza? Venga, date un par de segundos y piensa en algunos… Depende de qué país seas y en qué hemisferio te encuentres, habrás mencionado unos u otros. Aquí, en España (y en general en Europa), tenemos una fuerte influencia del mundo griego y romano, pero también tenemos una importante influencia árabe y mesopotámica. Esto hace que “nuestras” constelaciones reciban nombres como los que hemos mencionado, mientras que en otras culturas y países estos nombres son diferentes e incluso las figuras pueden ser completamente distintos. Así pues, lo que aquí es la Osa Mayor, en EEUU es “el gran cazo” (the big dipper) y en la cultura asiática recibe el nombre de “el funcionario”, que representa a un alto gobernante sentado y a sus fieles caminando hacia él. El carro, el arado, la pata de buey, y un sinfín de nombres.

Constelaciones Zodiacales

Existen unas constelaciones muy conocidas que reciben el nombre de constelaciones zodiacales. El Zodiaco es la franja del cielo que se extiende ocho grados a ambos lados de la eclíptica (la eclíptica es la línea imaginaria que recorre el sol en un año) y proviene de la cultura griega y babilónica. Estas civilizaciones dividieron ese segmento de cielo en doce partes iguales, que se corresponden con las tradicionales constelaciones zodiacales. Estas constelaciones siguen siendo utilizadas en esa pseudo ciencia que es la astrología, aunque el cielo ha cambiado tanto a lo largo de miles de años que, a día de hoy, el Zodiaco estaría formado por 13 constelaciones. Esta constelación extra sería Ofiuco (el encantador de serpientes) y serían 14 si contásemos la constelación de la serpiente que lleva Ofiuco a su alrededor.

Por último, resulta evidente que para poder identificar correctamente las constelaciones es necesario poder ver las estrellas que conforman las figuras, por lo que es recomendable alejarse de las luces urbanas, aunque no es recomendable hacerlo desde un cielo muy oscuro puesto que la inmensa cantidad de estrellas visibles dificultará la tarea. Ayúdate de un planisferio o de alguna app para Iphone o Android. Encontrar constelaciones es un estímulo para cualquier principiante y resulta imprescindible para orientarse en el cielo.

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Tutoriales

Cómo montar un buscador. “¿Para qué vale la goma negra esa?”

buscador

A lo largo de los años hemos comprobado que hay un problema recurrente entre todos los aficionados que se compran su primer telescopio. Más allá de los problemas que puedan surgir con el montaje del telescopio, siempre hay una pieza que les sobra y no saben qué hacer con ella. Se trata de una goma negra circular, que viene enganchada en la pata del buscador y que en las instrucciones no pone qué hay que hacer con ella. Es una pieza que puede parecer absurda pero que tiene su función, y es una función importante. Ahora bien, hace unos días explicamos todo lo necesario sobre buscadores y ahora vamos a ver cómo montar un buscador óptico (un 6×30 en este caso) en cuatro sencillos pasos y para qué es esa maldita goma negra.

1. Piezas

Saca las piezas de la caja. Verás que tienes por un lado el tubo óptico y por otro el soporte con la correspondiente gomita.

2. La goma negra

Aquí está el único secreto en el montaje del buscador! Coloca la goma en la hendidura que encontrarás hacia la mitad del tubo óptico.

3. El soporte

Monta el buscador en el soporte. Colócalo metiendo la parte más fina del tubo primero hasta que la goma haga presión contra la boca del soporte. Esta goma hará que el buscador no tiemble durante las observaciones y se mantenga alineado.

4. El telescopio

Colócalo en la zapata que encontrarás en el telescopio y fíjala apretando el tornillo con la mano. Esta zapata (tipo vixen) la encontrarás en casi cualquier telescopio y te valdrá para casi cualquier otro buscador.

¡Y ya está! No tiene ningún misterio. Ten presente que la goma se desgasta rápidamente y es probable que se rompa al cabo de un tiempo. No te preocupes, en cualquier ferretería encontrarás algo similar.

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share