Monthly Archives

mayo 2011

Curiosidades

Un poco de geografía lunar

La Luna es el objeto celeste más cercano a nosotros y el más sencillo de observar, sin embargo en ocasiones dedicamos poco tiempo a su contemplación o al menos muchas veces no nos detenemos el tiempo suficiente para maravillarnos de sus extraordinarios accidentes geográficos, cada uno de ellos más peculiar si cabe que el anterior. Es cierto que la Luna es agradecida incluso con pocos aumentos pero será con telescopios de grandes focales con los que podamos realmente observar con detalle las peculiares sombras que emergen tras una cordillera montañosa, las terrazas en la ladera de un cráter, las coladas o los acantilados. Visto así el paisaje lunar gozará de un encanto similar al de los lugares más exóticos de nuestro planeta.

Pero si vamos a realizar un viaje por un mundo desconocido es recomendable que nos hagamos antes con un buen mapa y nos familiaricemos con los diferentes accidentes geográficos. En AstroAfición os recomendamos que por un lado os instaléis un buen atlas lunar en el ordenador como pueda ser “Virtual Moon Atlas” (gratuito), por otro lado os hagáis con un mapa lunar impreso y por último compréis un buen libro de geografía lunar para consultar detalles más en profundidad.

Con estos tres complementos, un cuaderno de notas y un lapicero, nuestro telescopio y sin necesidad de alejarnos de la contaminación lumínica (es lo bueno que tiene la observación lunar) podemos empezar nuestra observación.

¿Qué vamos a ver?

Los tipos de formaciones lunares que podemos observar son los siguientes:

Crater: Cráter de impacto

Cráter Plato

Cráter Plato

Quizá el accidente geográfico más sencillo y representativo de nuestro satélite son los cráteres. Estos se formaron como consecuencia del impacto de meteoritos sobre la superficie lunar. Dependiendo del tamaño, el material y la velocidad se formaron cráteres de diferentes tamaños y formas. Al no tener atmósfera la Luna los meteoritos no se desintegran y chocan violentamente contra la superficie, haciendo un enorme agujero y dispersando restos de material alrededor. No es infrecuente observar un pico en la parte central de muchos cráteres y también anillos concéntricos y bordes escalonados. La incidencia de los rayos solares sobre estos elementos durante diferentes días produce sombras caprichosas y espectaculares. Los cráteres Tycho o Plato son dos ejemplos muy característicos.

Catena: Cadena de cráteres

Catena Mendeleev

Catena Mendeleev

Una catena es una cadena de cráteres de impacto y se creen producidas por impactos secundarios de material eyectado de alguna colisión con un asteroide o cometa. Estas formaciones geográficas nos pueden recordar al resultado de un bombardeo desde un avión como hemos visto en películas y documentales de la II Guerra Mundial.

La Catena Mendeleev situada en el cráter del mismo nombre es uno de los ejemplos más representativos de este tipo de formaciones lunares.

Dorsum: Cerros y Dorsa: Grupo de cerros

Los cerros son pequeñas elevaciones de terreno en la superficie lunar. Estos pueden ser producto de “pliegues” de la corteza lunar.

Mare y Oceanus: Mares y Océanos

Mare Crisium

Mare Crisium

Denominamos mares y océanos a unas planicies extensas, oscuras y basálticas de la superficie lunar. Su origen se remonta a antiguos afloramientos basálticos producidos por erupciones causadas por impactos de meteoritos en los momentos de formación de nuestro satélite. Los mares ocupan aproximadamente un 16% de la superficie lunar y a su conjunto lo denominamos “maria”.

Los mares son tan extensos que podemos apreciarlos a simple vista y dan ese aspecto de “cara sonriente” o “cangrejo” (la imaginación es libre) que algunas personas creen ver en nuestro satélite.

El Mare Crisium (Mar de la Crisis) es un ejemplo de este tipo de accidentes geográficos.

Mons: Montañas

En la Luna también hay montañas y algunas son tan grandes como las de la Tierra (a pesar de que nuestro satélite es mucho menor). El Mons Huygens con sus 5.500m de altitud da buena fe de ello.

Montes: Grupo de picos

Montes Apenninus

Montes Apenninus

Igual que en la Tierra las montañas a veces forman cordilleras, que en la Luna denominamos como Montes (del plural de mons). La Cordillera Leibniz llega a alcanzar cotas de 6.100m de altitud. (Los picos de 8.000m de altitud aquí en nuestro planeta son el reto de todo gran alpinista)

Palus: Pantanos y Lacus: Lagos

Llanuras de menor tamaño que los mares y océanos.

Promontorium: Cabos

Los promontorium son zonas elevadas que se adentran en las llanuras que componen los mares o bahías.

Rima: Acantilado

Rima Ariadaeus

Rima Ariadaeus

Los acantilados son abundantes en la geografía lunar, cuando aparecen en conjunto reciben el nombre de “rimae”. Son enormes grietas o fallas visibles en la superficie de varios cientos de kilómetros de longitud. Rima Aridaeus, por ejemplo es una enorme fisura de 226 km. de longitud.

 

Rupes: Escarpados

Rupes Recta

Rupes Recta

Rupes Recta es uno de los accidentes geográficos más fotografiados por los astrofotógrafos lunares. Como podemos ver en la imagen, se entiende por rupes (escarpado) el conjunto de pliegues rectilíneos con aspecto de pared o precipicio. Son auténticos muros de roca y es que rupes en latín significa exactamente eso “roca”. No debemos perder de vista tampoco Rupes Altai, impresionante.

Sinus: Bahía

Sinus Iridum

Sinus Iridum

Al igual que los mares de la Tierra, los antiguos astrónomos creyeron observar bahías en los mares de la Luna. En muchas ocasiones la explicación de estas caprichosas formas geográficas tiene una razón muy sencilla. Estas bahías son en la mayoría de los casos restos parciales de enormes cráteres de impacto que limitan con mares. Es el caso de Sinus Iridum (Bahía del Arcoiris).

Vallis: Valle

Vallis Alpes

Vallis Alpes

Los valles, depresiones o fisuras lunares son accidentes geográficos con longitudes que comprenden desde 16 a más de 400 kilómetros y varios kilómetros de ancho. Muchos valles fueron nombrados como cráteres de impacto que son cercanos. Vallis Alpes, por ejemplo, es un espectacular valle transversal a los montes del mismo nombre. Se extiende desde la cuenca del Mare Imbrium hasta el borde del Mare Frigoris (unos 166km de longitud).

Roberto Ferrero es monitor y socio fundador de AstroAfición

Share

Consejos

Cuidados del material: transporte del telescopio y los oculares.

El transporte del equipo de observación (telescopio, cámaras, oculares…) es un factor muy importante a tener en cuenta y todo un quebradero de cabeza cuando empezamos a acumular con el tiempo un montón de “trastos”. Por un lado debemos intentar buscar la máxima protección del equipo para evitar que pueda sufrir daños y por otro lado debemos intentar llevar todo el material lo más organizado posible, de tal forma que sea ligero y sencillo de transportar. ¿Qué podemos hacer para ello? A continuación os damos algunos consejos para mantener organizado vuestro equipo y poder transportarlo cómodamente:

Transporte del telescopio

cajas de telescopios

Las cajas son ideales para transportar el equipo pero pueden incrementar el peso total del conjunto durante el transporte

El tubo óptico es un componente muy sensible a golpes, vibraciones, cambios de humedad y temperatura … es muy importante que lo guardemos y transportemos en un lugar acolchado ( ya sea caja o bolsa). Para ello podemos recurrir a soluciones comerciales (bolsas y cajas a medida de venta en tiendas especializadas) o bien podemos utilizar soluciones más caseras pero igualmente efectivas. Por ejemplo, en algunas tiendas de deporte especializadas están a la venta unas bolsas de transporte de equipos de submarinista que pueden servirnos para transportar un tubo newton de 150/750 sin ningún problema. El acolchado podemos conseguirlo en tiendas de tapicero o incluso usar un trozo de colchoneta de venta también en tiendas deportivas cortada a medida.

Bolsa para telescopio

Esta sencilla bolsa de submarinismo puede servirnos para transportar nuestro telescopio.

Hay quien se hace cajas de madera y recorta los huecos para el telescopio a medida, usando espuma de polietileno cortada con precisión, pero en este caso tenemos que tener en cuenta el peso adicional de la caja durante el transporte del equipo.

Finalmente, para evitar la humedad podemos hacer uso de las prácticas bolsitas de gel de sílice que vienen en las cajas de casi todos los productos electrónicos que compramos. De vez en cuando viene bien pasar las bolsitas de gel de sílice por el microondas (unos segundos) para quitarlas la humedad que han podido absorber.

Para el transporte de la montura debemos también evitar los golpes bruscos, las vibraciones que puedan generar vicios en las mecánicas y la humedad que puede afectar seriamente a la electrónica. Es recomendable que transportemos la montura en una caja rígida con acolchado interior y cortes a medida aunque un maletín de herramientas con un acolchado artesanal puede darnos también un buen servicio.

Por su parte el trípode es un complemento que si bien es el menos delicado por contra suele pesar bastante y es incómodo de transportar. Una bolsa con asas puede ser una solución pero lo ideal sería poder transportar todo el conjunto (tubo, montura y trípode) en un carrito con ruedas. ¡Eso sí, sujeta bien todo al carrito para que no se caiga nada! La diferencia entre tener que cargar con todo y poder transportarlo en un carrito con ruedas se nota al final de la jornada será agradecida por nuestras doloridas espaldas.

Oculares y filtros

caja de oculares

Maletín de oculares

Para guardar los oculares y filtros la mayoría optamos por sencillos maletines rellenos de gomaespuma cortada a medida. Si vamos a cortar la gomaespuma en casa es aconsejable humedecerla un poco y meterla en el congelador para que se endurezca y podamos hacer el corte de manera más sencilla. La gomaespuma debe tener la suficiente densidad para proteger los componentes tanto de golpes como de vibraciones. Conviene también poner alguna bolsita de gel de sílice dentro para evitar que la humedad de la noche pueda empañar las lentes o formar moho.

Mapas y cuadernos

Por último ten en cuenta que el rocío de la noche puede afectar a tus mapas de estrellas y tus cuadernos de notas. Los primeros es mejor plastificarlos para que la humedad no afecte al papel, para los segundos la única solución es guardarlos en una mochila o bien en algún bolsillo de nuestra ropa.

Recuerda también mantener las cajas de material cerradas durante la observación para que no se deposite humedad o hielo dentro. En cuanto llegues a casa abre las cajas para que se ventilen y se estabilice la temperatura interior y exterior. Si cuidas bien tu material te garantizarás más horas de observación y de mayor calidad.

Roberto Ferrero es monitor y socio fundador de AstroAfición

Share

Actividades Efemérides Eventos Astronómicos

Observación Eclipse Total de Luna. 15 junio 2011

El próximo 15 de junio se producirá un Eclipse Total de Luna, que será visible desde toda España. La Luna aparecerá por el horizonte parcialmente eclipsada, pero el máximo del eclipse lo podremos ver al completo ya que se producirá a las 20:13 U.T (para pasar a horario peninsular, GMT+2, hay que sumar dos horas), aunque la Luna continuará muy próxima al horizonte. Esto hace que tengamos que buscar un horizonte Este-SurEste lo más depejado posible pero aumenta mucho las posibilidades de obtener una espectacular fotografía. Por otro lado, los observadores de prácticamente toda África y gran parte de Asia podrán observar todo el fénomeno. Los observadores de Norte América y Latino América no podrán contemplarlo.

En AstroAfición hemos preparado este video explicativo con toda la información del evento:

 

También hemos organizado una observación pública con telescopios y proyección en pantalla gigante en Las Rozas (Madrid). La actividad es apta para todos los públicos y edades pero las plazas son limitadas. (¡plazas agotadas!)

Además, hemos preparado un Concurso de Fotografía sobre el evento. ¡Ánimate y mándanos tus fotos del eclipse! Puedes ganar una suscripción anual gratuita a la revista AstronomíA o una hora de observación remota a través de MyTelescope. Toda la informació y bases aquí.

Recuerda que puedes estar al tanto de nuestras actividades a través de Facebook o Twitter.

Agenda-de-actividades

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Complementos Curiosidades Material

Cálcula los tránsitos de Júpiter y Saturno

Hace unos días comentamos qué se iba a producir un tránsito en Júpiter, pero… ¿cómo supimos la hora y el día exactos?

En primer lugar, un tránsito es un fenómeno astronómico durante el cual un astro pasa por delante de otro más grande, bloqueando en cierta medida su visión. Existen distintos tipos de tránsitos como por ejemplo los tránsitos de Venus -cuando Venus pasa por delante del Sol-, los de Mercurio -cuando Mercurio pasa por delante del Sol- o los tránsitos planetarios en sistemas extrasolares, gracias a los cuales se detecta la existencia de planetas. Lo más conocidos y consultados por los astrónomos aficionados son los tránsitos de Júpiter, puesto que son bastante cómunes pero no dejan de ser muy llamativos. Por contra, en el caso de Venus o Mercurio son fenómenos muy poco frecuentes y en el caso de los extrasolares, son realmente difíciles de “observar” con medios de aficionado.

Sabemos que Júpiter tiene cuatro lunas visibles con cualquier telescopio de aficionado, sus cuatro satélites galileanos: Ío, Europa, Calisto y Ganímedes -reciben este nombre porque Galileo los observó por primera vez en 1609 con su simple telescopio de 30mm-. Estas lunas orbitan alrededor del planeta con un periodo de pocos días, aunque sólo podremos ver un tránsito cuando el satélite pase por delante (y no por detrás) y si en ese momento Júpiter es visible en el cielo. Esto hace que podamos observar un tránsito en Júpiter de forma bastante frecuente, aunque no todos los días ni todas las semanas será posible. Cuando uno de estos satélites pasa por delante del Júpiter proyecta su sombra sobre él y con nuestros telescopios podemos llegar a ver el satélite y su sombra recorrer pausadamente todo el planeta.

Tránsito en Júpiter. Foto: Peter Edwards

Bien, ya nos sabemos la teoría pero vamos a lo importante, ¿cómo sabemos cuando suceden estos fenómenos? Es sencillo, aunque varias formas. En general, cualquier software planetario (Stellarium, Cartes du Ciel, etc) nos predice estos tránsitos. Lo malo es que esta forma de consultarlo es bastante incómoda y puede no ser totalmente exacta. En cambio, existe una aplicación que podemos utilizar a través de nuestro navegador (sin tener que descargar ni instalar nada) y que nos muestra, en cualquier fecha y a cualquier hora, la posición de los satélites de Júpiter. Esta aplicación ha sido desarrollada por la revista estadounidense Sky & Telescope.

La misma aplicación existe también para Saturno, aunque en este planeta no se producen normalmente tránsitos. Esto es debido a que el eje de rotación de Saturno se encuentra inclinado respecto a nosotros, lo que provoca que, desde nuestra posición, no veamos pasar las lunas justo por delante del disco del planeta. Sin embargo, en algunas ocasiones sí que se pueden observar tránsitos en saturno, aunque esta situación se produce cada varios años, cuando los anillos de Saturno se encuentran casi de canto vistos desde la Tierra. Además, las lunas de Saturno son menos brillantes y con telescopios de aficionados podemos ver dos, tres o como mucho cuatro.

Cuando alguno de los satélites pasa por detrás del planeta se denomina “ocultación”.

Agenda-de-actividades

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share