Monthly Archives

junio 2011

Consejos

¿Qué puedo ver con un telescopio? Parte I.

¿No has observado nunca a través de un telescopio? ¿Te han regalado un telescopio y no sabes qué puedes ver con él? Mucha gente se lleva una gran desilusión al mirar por un telescopio por primera vez porque piensan observar imágenes como las que aparecen en televisión. Otros en cambio no pueden evitar soltar una exclamación al observar objetos que están a millones de años luz de nosotros. En las próximas líneas vamos a intentar explicarte un poco qué puedes observar con un telescopio y cómo debes observar a través de él.

¿Qué puedo ver con un telescopio?

Antes de todo debemos aclarar que lo que podamos observar a través de un telescopio dependerá mucho de su diseño (reflector, refractor, …), su tamaño y la calidad de las ópticas. No vamos a entrar en demasiados detalles y en este artículo tomaremos como referencia un telescopio Newton 150/750 similar a los usados en las actividades que realizamos en AstroAfición. Obviamente con telescopios más grandes podremos observar más cosas y con mayor detalle. Las fotografías que ilustran este artículo intentan reflejar la imagen real que obtendremos con un telescopio de las características anteriormente citadas pero ten en cuenta que es muy difícil comparar la imagen real con la de una fotografía.

Observación lunar

Luna con newton 150/750, ocular 8mm+ barlow x2

El objeto celeste más sencillo de observar con un telescopio es la Luna, por su tamaño y brillo. Para ello es recomendable hacerlo durante fases crecientes o menguantes, siendo el plenilunio el peor momento para observar nuestro satélite. Un filtro lunar o unas gafas de sol nos ayudarán a reducir el brillo que la Luna refleja y puede molestarnos durante la observación.

En la Luna podemos observar sus accidentes geográficos: mares, valles, montes, picos, cráteres, acantilados,… en este artículo sobre geografía lunar explicamos hace unas semanas estos accidentes geográficos con detenimiento. Lo más recomendable es que te centres en el terminador (la zona que separa la parte iluminada de la parte oscura de la Luna), ya que es donde mejor se observan los detalles de sombras y contraluces que nos pueden dar una mayor sensación de tridimensionalidad.

En definitiva, la Luna no deja indiferente a nadie, y a grandes aumentos podemos observar un montón de detalles, que nos garantizarán horas y horas de observación.

Observación planetaria

De todos los planetas de nuestro Sistema Solar solo unos poco son asequibles para la observación con nuestro telescopio, el resto se observarán como diminutos puntitos fácilmente confundibles con pequeñas estrellas aunque encontrar estos últimos también pueden suponer un divertido reto. Un factor muy importante durante la observación planetaria es la estabilidad y la transparencia de nuestra atmósfera. Dependiendo de estos dos valores algunos detalles de los planetas pueden quedarnos ocultos. Además, sin suficiente estabilidad atmosférica notarás que la imagen “baila” en el ocular, como si estuviéramos mirando a través de una corriente de agua. Otro factor que puede mejorar la observación planetaria es el uso de filtros de colores que aumentarán el contraste de la imagen.

Venus

Venus es observable al amanecer o al atardecer. A través del telescopio merece la pena que nos demos cuenta de su albedo (capacidad de reflexión de la luz) debido a la atmósfera de gases que lo rodea. Podremos observar también fases similares a las lunares dependiendo de la época del año.

Marte

Marte es un planeta que merece la pena observar durante sus oposiciones ( cuando la Tierra se encuentra entre el Sol y el otro planeta) ya que es cuando más cerca se encuentra de nosotros. Las oposiciones marcianas ocurren cada 2 años aproximadamente (la próxima será en 2012) y es posible observar los casquetes polares de color blanquecino, la superficie marrón del planeta y si hay mucha estabilidad atmosférica una zona más oscura de Syrtis Major o la más clara de Hellas.

Júpiter

Júpiter es junto a Saturno el planeta que más admiración genera. Es el mayor planeta de nuestro Sistema Solar y durante su contemplación observaremos cambios en la superficie de su atmósfera en muy poco tiempo debido a su alta velocidad de rotación. Podremos observar sin problemas las bandas jovianas y posiblemente la Gran Mancha Roja si contamos con una buena estabilidad atmosférica. También es posible observar los satélites galileanos y los tránsitos de los que ya hablamos en este blog anteriormente.

Saturno

Saturno destaca por sus majestuosos anillos. La inclinación de estos con respecto a nosotros varía con el tiempo por lo que un divertido ejercicio puede ser comparar su inclinación de un mes a otro. En una noche estable y clara es posible que podamos observar la División de Cassini que se encuentra entre los anillo. En su atmósfera también se producen tormentas en ocasiones, como las que podemos ver en Júpiter. Algunos satélites de Saturno también se pueden ver a través de nuestro telescopio.

Continúa descubriendo qué se puede ver por un telescopio con la parte II de este artículo.

Roberto Ferrero es monitor y socio fundador de AstroAfición

Share

Curiosidades

¿Qué es una Aurora Boreal?

Las auroras boreales, también llamadas auroras polares, son uno de los mayores espectáculos de la naturaleza. Una aurora polar se produce cuando una eyección de masa solar choca con el campo magnético de la Tierra. Cuando llegan las partículas cargadas (protones y electrones) procedentes del viento solar son guiadas por el campo magnético de la Tierra e inciden en la atmósfera cerca de los polos. Cuando esas partículas chocan con los átomos y moléculas de oxígeno y nitrógeno, los componentes más abundantes del aire, parte de esa energía de colisión excita esos átomos, aumentando su energía, de forma que cuando se desexcitan devuelven esa energía en forma de luz visible de varios colores.

La aurora vista desde el Espacio

El Sol, situado a 150 millones de km de la Tierra, está emitiendo continuamente partículas. Ese flujo de partículas constituye el denominado viento solar. Las partículas del viento solar viajan a velocidades de entre 300 y 1000 km/s, de modo que recorren la distancia Sol-Tierra en aproximadamente dos-tres días, esto hace que se puedan prever algunas grandes auroras con unos días de antelación (¡lo necesario para coger un vuelo de última hora!).

Las auroras tienen formas, estructuras y colores muy diversos que además cambian rápidamente con el tiempo. Durante una noche, la aurora puede comenzar como un arco aislado muy alargado que se va extendiendo en el horizonte, generalmente en dirección este-oeste. Cerca de la medianoche el arco puede comenzar a incrementar su brillo. Comienzan a formarse ondas o rizos a lo largo del arco y también estructuras verticales que se parecen a rayos de luz muy alargados y delgados. De repente la totalidad del cielo puede llenarse de bandas, espirales, y rayos de luz que tiemblan y se mueven rápidamente de horizonte a horizonte. La actividad puede durar desde unos pocos minutos hasta horas. Cuando se aproxima el alba todo el proceso parece calmarse y tan sólo algunas pequeñas zonas del cielo aparecen brillantes hasta que llega la mañana.

Este impresionante video de TSO Photography muestra la belleza de las auroras:

The Aurora from TSO Photography on Vimeo.

¿Y en el Polo Sur?

En el Polo Sur también se producen auroras y con la misma frecuencia y la misma intensidad que en el hemisferio Norte. Estas auroras se denominan auroras australes, al encontrarse en el hemisferio austral (hemisferio Sur). Sin embargo, no son tan conocidas como las auroras boreales por la sencilla razón de que en el hemisferio Sur hay una menor cantidad de tierra habitable y una menor población. Esto hace que sean más difíciles de observar y que sean menos conocidas.

¿Y en otros planetas?

Este fenómeno no está restringido a la Tierra. Las auroras también tienen lugar en otros planetas del Sistema Solar. El telescopio espacial Hubble ha fotografiado auroras en Saturno y Júpiter, que poseen intensos campos magnéticos.

Las auroras también han sido detectadas en Marte por la nave Mars Express, durante unas observaciones realizadas en 2004 y publicadas un año más tarde. Marte carece de un campo magnético análogo al terrestre, pero sí posee campos locales, asociados a su corteza. Son éstos, al parecer, los responsables de las auroras en este planeta.

¿Quieres irte de viaje?

Según dicen los expertos, la mejor época para observar las auroras polares es en primavera y otoño, aunque hay que tener en cuenta de que se trata de un fenómeno que depende mucho de la actividad solar y del viento solar, por lo que cualquier momento puede ser el mejor o el peor para observarlas, todo depende del Sol. En este artículo puedes ver los 10 mejores sitios para ver la aurora boreal.

Otras curiosidades

Desde nuestras latitudes y, para la mayoría de la gente, las auroras boreales son un fenómeno fascinante que despierta un gran interés. Sin embargo, para la gente de latitudes más elevadas resultan muy comunes y ya no les sorprende. Es más, a los astrónomos aficionados de estas regiones, les llegan a resultar muy molestas, puesto que les impiden disfrutar de una buena observación a través del telescopio (¡es como cuando aquí está nublado!).

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

AstroReview

Solarscope, observación solar económica y segura

La observación solar debe realizarse siempre bajo la supervisión de una persona adulta y con experiencia ya que entraña riesgos para nuestra vista si no se realiza correctamente. Recordad que nunca debemos mirar al Sol sin la protección adecuada ya que podríamos quedarnos ciegos.

En el mercado hay multitud de soluciones para la observación solar tales como láminas, filtros, telescopios solares… pero el problema es que suelen ser bastante caros. Uno de los métodos más seguros y sencillos para la observación del Sol es el método de proyección que nos permite observar las manchas solares y los eclipses. Bajo este principio funciona el producto del que vamos a hablar hoy, el Solarscope.

Solarscope

solarscope

Vista frontal del Solarscope. Fotografía: Roberto Bravo www.bitacoraestelar.com

El Solarscope está compuesto por un un juego de lentes, un pequeño espejo y un accesorio de cartón que sirve para sujetar el sistema óptico anterior. Al adquirirlo viene completamente desmontado y guardado en una práctica caja de cartón que hace sencillo su transporte, si bien, no recomendamos montar y desmontar muchas veces el producto puesto que el cartón se deteriorará rápidamente.

El montaje es relativamente sencillo para un adulto, y las instrucciones nos guiarán en los momentos es que desconozcamos la posición de una pieza. Por un lado hay que montar el soporte de cartón, por otro el tubo con las lentes y finalmente el pequeño espejo.

Una vez montado pondremos el frontal del Solarscope orientado hacia el Sol hasta que el tubo del frontal no proyecte sombra (¡No debemos mirar nunca el Sol a través del tubo! ). En ese momento se verá reflejada la imagen del Sol en la parte posterior y si hay suerte podremos observar las manchas solares. Hay que tener en cuenta que lo que vamos a ver es la proyección de un objeto que emite luz por lo tanto solamente seremos capaces de observar variaciones en la luminosidad de ese objeto (eclipses, tránsitos y manchas solares).

Solarscope

Observación de un tránsito de Venus en el Solarscope

El Solarscope es un instrumento adecuado para iniciarnos en la observación y estudio de las manchas solares y no supone ningún riesgo por lo que podemos realizar la observación incluso con niños. De hecho existe una versión educativa del producto que incorpora un libro de actividades educativas destinadas a colegios.

Podéis adquirir el Solarscope en la tienda de nuestro patrocinador, Óptica Roma, por tan solo 69€.

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Noticias

Curso de Iniciación a la Astronomía en Las Rozas

AstroAfición organiza, en colaboración con el Ayto. de Las Rozas, un Curso de Iniciación a la Astronomía. Con este curso aprenderás a orientarte en el cielo, a reconocer las estrellas y constelaciones más importantes, a usar un planisferio y a montar y usar un telescopio. Podrás dar respuesta a todas tus dudas sobre astronomía. Y lo mejor de todo, podrás observar a través de nuestros telescopios (¡observación nocturna y solar!). ¿Tienes un telescopio en casa y no sabes usarlo? ¿siempre te ha gustado la astronomía pero no has llegado a profundizar en ello? ¿o simplemente quieres pasar un buen rato disfrutando del cielo? ¡Este es tu curso!

Programa y contenidos:

La duración total del curso será de 10 horas, repartidas de la siguiente manera:
– Día 1 (1,5h): Introducción y presentaciones. Movimientos del cielo. Aprende a orientarte.
– Día 2 (1,5h): Las constelaciones. Estrellas y planetas.
– Día 3 (2h – práctica): El Cielo. Sesión de observación nocturna con telescopios..
– Día 4 (1,5h): Instrumentos ópticos; telescopios, prismáticos y accesorios. Manejo y montaje de un telescopio.
– Día 5 (1,5h): Otras formas de hacer astronomía. Introducción a la astrofotografía.
– Día 6 (2h – práctica): El Sol, nuestra estrella. Sesión de observación solar con telescopios y filtros especiales.

El curso se impartirá los lunes y miércoles del 4 al 15 de julio de 18.30h a 20.00h. Los viernes, horario por determinar.

Información y Reservas:
Precio: 50€
Centro de la Juventud
Tlf: 91 636 74 00
juventud@lasrozas.es
Dossier de la actividad
 
¡Inscripciones hasta el 27 de junio!

Si a este no puedes venir, no te preocupes. Habrá otro igual en septiembre.

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share