Monthly Archives

octubre 2011

Consejos

¿Qué puedo ver con un telescopio? Parte III.

Continuando nuestro recorrido por los objetos celestes que podemos observar a través de un telescopio llegamos a lo más obvio ¡Estrellas! Pero las estrellas tienen poco de corriente. Nos encontramos con un montón de estrellas de tamaños y colores diferentes y además formando parejas o grupos más o menos regulares. De hecho, en ocasiones las encontramos tan agrupadas que fácilmente pueden confundirse con cometas, galaxias o nebulosas.

Los cúmulos estelares

Un cúmulo de estrellas es un grupo de estrellas que interactúan gravitacionalmente o que tienen un origen común. Básicamente encontramos dos tipos de cúmulos estelares, los globulares y los abiertos.

  • M13 es siempre un objeto agradecido al telescopio.

    Cúmulos globulares: Un cúmulo globular es un conjunto de cientos de miles o millones de estrellas agrupados en una zona muy concreta y normalmente con una distribución esférica que normalmente orbita alrededor de una galaxia. Observado por un pequeño telescopio un cúmulo tiene un aspecto de pequeña esfera blanquecina, bastante bien definida. Observado por un telescopio mayor podremos empezar a resolver alguno de los componentes y nos daremos cuenta de que esa esfera blanquecina está formada por multitud de “puntito” ¿Recordáis cuando hacíais dibujos en el colegio con rotuladores, o puntillismo? Pues algo similar. Normalmente estos cúmulos globulares son de edad bastante avanzada y los encontraremos en las zonas exteriores de las galaxias. Por eso, encontraremos multitud de ellos en nuestra Vía Láctea. Un ejemplo muy característico de este tipo de cúmulos es M13, o “Gran Cúmulo de Hércules”.

  • M45, Las Pléyades

    Los cúmulos abiertos son grupos de estrellas que nacieron de una misma nube protoestelar. Cuando un cúmulo abierto es muy joven podemos incluso observar esa nube de gas a través del telescopio (nebulosa). A diferencia de los cúmulos globulares un cúmulo abierto no tiene ninguna distribución formal, cada uno es diferente y además los podemos encontrar en cualquier parte de la galaxia. El ejemplo quizá más característico de cúmulo abierto y además asociado a nebulosidad es el de M45 o “Las Pléyades”.

Estrellas dobles, triples y más allá

En ocasiones, al observar una estrella a través del telescopio nos encontramos con que no se trata de una estrella solitaria. En realidad ese puntito luminoso que vemos en el cielo puede ser una pareja o un trio de estrellas que orbitan entre sí ¡O incluso más estrellas!

  • Albireo A y B

    Estrellas dobles: Podemos decir que existen dos tipos de estrellas dobles. Por un lado están las binarias, que realmente están tan cerca la una de la otra que interactúan gravitacionalmente. Una puede orbitar alrededor de la otra o bien las dos orbitan en torno a un punto común. Por otro lado están las “dobles ópticas” que simplemente parecen dobles por un efecto óptico de perspectiva.

  • Estrellas múltiples: Si el conjunto de estrellas está formado por 3 o más estrellas (ya sean ópticas o no) decimos que estamos ante un sistema múltiple. Polaris, la estrella polar, es un sistema triple, por ejemplo.

A través de un telescopio veremos los diversos componentes como puntos brillantes y al contrario que en las nebulosas y galaxias, podremos apreciar diferencias de color en las estrellas (rojizas, azuladas, etc…)

 Fantasmas de estrellas, nebulosas planetarias

M57, la nebulosa del anillo

Un momento, ya habíamos hablado de nebulosas en otro capítulo y dijimos que solo había 3 tipos de nebulosas (emisión, reflexión y oscuras) ¿Qué es eso de las nebulosas planetarias? Bueno, exactamente dijimos que había “básicamente” 3 tipos de nebulosas… lo que ocurre es que las nebulosas planetarias son un poco especiales, ya que son los restos de estrellas que murieron. En realidad una nebulosa planetaria es un tipo muy concreto de nebulosa de emisión. Cuando una estrella gigante roja muere se produce una gran explosión y un montón de gas es expulsado hacia el espacio. Ese gas corresponde a las capas exteriores de la estrella, mientras que del núcleo queda solamente una pequeña estrella blanca. Las capas de gas expulsadas tienen forma esférica, y  vistas a través de un telescopio se pueden confundir con un planeta, por ello lo del nombre de “planetaria”. El gas ionizado brillante es fácilmente observable con un pequeño telescopio, como ocurre por ejemplo en la famosa “Nebulosa del Anillo”.

Si te ha interesado este artículo también te interesará:

Roberto Ferrero es monitor y socio fundador de AstroAfición

Share

Noticias

Las Oriónidas, lluvia de estrellas de finales de octubre

El 22 de octubre a las 13:00 UTC se produce el máximo de actividad de las Oriónidas, una lluvia de meteoros o estrellas fugaces que se causa por material procedente del famoso cometa Halley que entra en contacto con la atmósfera terrestre y se volatiliza produciendo unas estelas bastante espectaculares. Este año la Luna, en fase menguante, no hace acto de presencia hasta bien entrada la madrugada así que no nos molestará para observar esta lluvia de meteoros que tiene su radiante en la constelación de Orión. En cualquier caso las Oriónidas son visibles desde el 2 de octubre hasta el 7 de noviembre así que podréis observar este fenómeno durante varios días (siendo la madrugada del 21 y 22 los mejores), desde primeras horas de la madrugada.

Radiante de las Oriónidas

Para observar estas estrellas fugaces debemos desplazarnos hasta lugares oscuros y mirar hacia el cénit, dejando a nuestra espalda el oeste ya que las estrellas fugaces, si bien pueden verse en cualquier parte del cielo parecerá que proceden de la constelación de Orión, que sale por el horizonte este hacia la media noche. Para este año se prevé una tasa de unos 15 brillantes meteoros a la hora en el momento de máxima actividad.

Recordad que en estas fechas las noches son bastante frías así que no olvidéis llevar ropa de abrigo, bebida, comida y una tumbona para observar con comodidad este fenómeno astronómico visible en los dos hemisferios terrestres.

Para finalizar os dejamos con el vídeo que grabamos con una cámara all-sky de la última lluvia de meteoros de las Dracónidas:

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Consejos

¿Que ropa llevar a una observación astronómica?

Durante el desarrollo de nuestra afición tendremos la mayoría de las noches un incómodo compañero que estará dispuesto a hacérnoslo pasar muy mal si no estamos preparados: el frío.  No es algo para tomarse a broma, pues en juego está nuestra salud y si no tenemos ropa adecuada es mejor evitar salir de observación que arriesgarnos a coger un buen catarro. Ahora que nos adentramos en el otoño es importante ir bien preparado a las observaciones. A continuación os enumeramos una serie de consejos que, desde nuestra experiencia, hemos aprendido para lidiar con el frio y la humedad.

Ropa de abrigo

Botas: Es uno de los complementos más importantes ya que nos aíslan del frío y la humedad del suelo. De no ir bien protegidos los pies, al estar en contacto con el suelo, serán los primeros en entumecerse. Son recomendables para nuestra actividad las botas de travesía impermeables, de suela alta, transpirables y preferiblemente forradas por dentro. Conviene que sean de unos números más altos que los que usamos habitualmente pues vamos a llevar calcetines gordos o incluso varios pares.

Calcetines: Como hemos dicho, lo recomendable es ponerse varios pares de calcetines. Los internos pueden ser unos calcetines delgados de nylon, y encima podemos ponernos unos calcetines más gruesos de lana o un material sintético adecuado para bajas temperaturas. Son muy indicados los calcetines de esquí para este propósito, son más altos de lo normal y llegan hasta debajo de la rodilla.

Pantalones: Como pantalones también podemos usar unos pantalones de esquí. Es ropa que está diseñada para aguantar bien el frío, impermeable, ajustable y deja transpirar. Se pueden combinar con pantalones interiores térmicos de tipo malla o unos leotardos. En cualquier caso desaconsejamos los pantalones vaqueros.

Camisetas y jerséis: Para cubrir el tronco lo mejor es usar varias capas. Nuestro cuerpo genera calor de forma natural, lo que debemos procurar es que ese calor se quede atrapado el mayor tiempo posible en bolsas de aire y permanezca seco pero que se pueda ir renovando lentamente sobre todo cuando está cargado de humedad porque entonces deja de aislarnos del frío. Para que esa renovación de aire se produzca es imprescindible que la ropa sea de un tejido transpirable y que esté limpia pues la suciedad se inserta entre las fibras y bloquea la circulación de aire (ya sabéis, hay que ir bien aseados al campo).

Es importante que evitemos sudar la ropa que llevamos puesta. Si nos hemos pasado con la ropa y tenemos calor es preferible quitarse alguna capa, lo mismo si tenemos que realizar alguna actividad física (cargar equipo por ejemplo). Podemos cambiarnos de ropa en el coche para llegar al punto de observación con ropa cómoda y usar algo más grueso a pie de telescopio. Lo mismo para volver a casa. Para evitar sueño al volante es recomendable no conducir muy abrigado.

Existen en el mercado prendas específicas para montaña que son muy finas y aíslan perfectamente del frío. En general dos o tres capas (más el anorak o plumas que ahora veremos), suelen ser suficientes. También es muy importante que esta ropa se adapte bien al pantalón para que no nos entre frío por los riñones.

En conclusión, una primera capa de camiseta interior, fina y transpirable. Una segunda capa formada por jersey (mejor si es de cuello alto) y una tercera capa de forro polar.

Anorak o plumas: Será la principal capa que nos aísle del frío, por lo que es muy importante que sea impermeable y con capacidad cortavientos. Como vamos a llevar bastante ropa debajo es preferible que no nos quede muy ajustado.

Guantes: Aquí tenemos un problema porque necesitamos mantener nuestras manos calientes pero también hay que manipular botones, ruedas y oculares que requieren sensibilidad. Hay quien usa bajo los guantes tradicionales unos guantes finos de algodón de uso en ópticas y cuando tienen que manipular algo en el telescopio se quitan el guante externo.

Gorro, buzo, bufanda, braga: La cabeza es la parte del cuerpo por la que más calor perdemos. Es más, si vamos muy abrigados y dejamos una parte de nuestro cuerpo descubierto, como por ejemplo la cabeza, corremos el riesgo de sufrir una trombosis venosa. Es muy importante usar gorro para cubrir la cabeza y una braga o bufanda para abrigar nuestro cuello.

Alimentos y bebidas

Podemos hacer más llevadera la observación en un día frío si la acompañamos de un chocolate caliente o de frutos secos. Debemos evitar tomar bebidas alcohólicas (aunque nuestro objetivo sea la observación de estrellas dobles …) ya que estas tienen un efecto negativo para protegernos del frío en contra de la opinión popular.

Telescopio durante una observación a -8ºC (c) Roberto Bravo

Tienda de campaña, refugio

Si el viento comienza a soplar la sensación térmica será todavía mayor. Como la observación se puede complicar bastante en estas condiciones lo más recomendable es refugiarse hasta que el viento se calme y no pasar más frío de lo necesario.

Cuidado del equipo

Este es otro aspecto importante. Por un lado nuestro telescopio, sobre todo en configuraciones Smith-Cassegrain y refractores, puede verse afectado por la condensación y el rocío, lo que deberemos evitar con el uso de parasoles y cintas calefactables. Las baterías también verán reducida su carga útil en condiciones de frío intenso y algunos punteros láser directamente dejarán de funcionar. Es recomendable tener a mano un termómetro para saber cuándo decir “basta”.

Roberto Ferrero es monitor y socio fundador de AstroAfición

Share

Noticias

Disponible en tu quiosco el número de octubre de la Revista Astronomía

En el número de octubre de la Revista Astronomía encontrarás:

  • Los gigantes dinámicos ( Júpiter, Saturno…)
  • El meteorito Cali
  • Cuerpos menores
  • Prismáticos Fuji 25×150
  • Cuadernos de Alejandría
  • Mitos y estrellas: Piscis
  • Astronomía didáctica
  • La cara oculta
  • Banco de pruebas

Y como siempre las secciones habituales. Ya la puedes encontrar en tu quiosco.

AstroAfición organiza cursos de astronomía y observaciones con telescopios en Madrid y alrededores.

Share