Monthly Archives

diciembre 2011

Consejos

Un día cualquiera de observación

Es un día de fin de semana cualquiera. Tus amigos estarán probablemente viendo el futbol, en el cine, metidos en algún centro comercial abarrotado o simplemente tirados en el sofá viendo la tele. Tú en cambio estás cargando el coche hasta arriba con bolsas y cajas, mientras tu pareja prepara un café o un chocolate caliente y lo guarda en el termo. Unos ricos bocadillos y algo de picar completan todo lo necesario para pasar un día en el campo, o mejor dicho, una noche.

Circulas por la carretera en sentido contrario al atasco, porque cuando la gente regresa a la ciudad tú aprovechas para escapar de ella, de sus focos y farolas, que como velas salpican todas las calles, imposible apagarlas a soplidos. Te cruzas con miles de vehículos y sus aburridos ocupantes, uno tras otro, como corderillos, volviendo a la rutina.

A poco más de una hora de camino llegas a una explanada en medio del campo, es todo lo lejos que has podido alejarte de la civilización sin tener que preocuparte luego por un pesado viaje de vuelta a avanzadas horas de la madrugada. Los últimos rayos del sol bañan con un color dorado las tierras de labranza y algunas encinas próximas. Con suerte, durante los últimos 100 metros de camino te habrás cruzado con alguna perdiz o algún conejo. Y cuando bajas del coche en vez de motores y gritos solo escuchas el trino de algunos pájaros. Parece como si el tiempo se hubiera detenido.

Mientras anochece sacas el contenido de las bolsas del maletero. Trípode, montura, tubo… te sientes como un nómada moderno. Llega un momento en que se convierte casi en una ceremonia, como si de una ofrenda a los dioses del cielo se tratara. Buscas en el norte a Polaris, que como siempre acude puntual a la cita. Aquí empieza el camino de un viaje que nos llevará a años luz de cualquier problema o preocupación, de los problemas familiares, de los exámenes, de la crisis, puñetera crisis, del jefe malhumorado, del vecino pesado, del estrés de la ciudad, de la contaminación… Polaris te marca el camino, la puerta de salida.

Ya está todo montado. El telescopio equilibrado y puesto en estación. Todavía se aprecian las últimas luces del crepúsculo pero multitud de estrellas son visibles y con ellas las figuras imaginarias de las constelaciones. En este momento de tránsito entre la luz y la oscuridad el cielo parece hacerse más grande, como si fuera una tela gigantesca que alguien estirase desde arriba. Disfrutas del espectáculo mientras te comes un bocadillo, que aderezado con esas espectaculares vistas parece como si no hubiera nada más rico en el mundo. Es hora de empezar a caminar.

M31Primero visitas ricos cúmulos estelares, campos abiertos salpicados de estrellas jóvenes azuladas, ahí arriba todas quietas, vigilantes. Hay tantas que resulta imposible contarlas todas, así que en tu cabeza te quedas con las más brillantes o aquellas que tienen una disposición más particular, una fila, una semicircunferéncia…ahí unas que tienen forma de percha, otras se ordenan como si fueran un cuadrado. Comparas estos cúmulos abiertos con otros globulares, más lejanos y ancianos, con forma de “pelota”. Cientos de miles de estrellas que en el ocular parecen formar un solo ente. Este último esfuerzo visual ha empezado a ejercitar tu pupila, totalmente aclimatada ya a la oscuridad, y empiezas a observar detalles que antes pasaban desapercibidos. Instintivamente diriges el telescopio hacia ese borrón luminoso que hay junto a la constelación de Andrómeda y Casiopea. Ya lo has observado cientos de veces, pero no puedes evitar mirarlo una vez más. La Galaxia de Andrómeda se muestra con todo su esplendor. Su núcleo bien brillante y definido y relajando la vista un poco más empiezas a percibir que es más grande de lo que parece, que por allí se intuye una sombra, por allí otra más…

El tiempo parece detenerse, pero en realidad sigue avanzando. Te das cuenta por la posición de las estrellas, o por las siete cabrillas que ya se encuentran bien altas sobre el horizonte. La noche es fría, pero dentro de unas semanas será fría de verdad. Las cabrillas preceden a la gigantesca “V” de Tauro y detrás de él aparece Orión y su maravillosa nebulosa. Al igual que Andrómeda es inevitable dejar de visitarla.

El viaje continúa entre nebulosas planetarias, estrellas dobles, nubes de gas oscuro que ocultan a saber qué secretos detrás, quizá mundos distantes. De vez en cuando ves un destello muy rápido, tal vez incluso tu compañero de afición te sorprenda con un ¡Alaaaaa! emocionado tras ver la estela brillante de una estrella fugaz, que se retuerce en su agonía mientras desaparece para siempre en nuestro planeta, tras un viaje de millones y millones de kilómetros. Su desvanecimiento puede venir acompañado de un último suspiro que hiela la sangre cuando lo escuchas en la total quietud de la noche, parece como si fuera la propia Tierra la que suspirara.

Has salido solo a 100 km de tu casa pero tu mente ya se encuentra en estrellas a millones de años luz, y es ahí cuando te planteas realmente lo pequeño que eres, la suerte que tienes de poder observar este maravilloso espectáculo y que los problemas de la vida cotidiana no tienen la mínima importancia, el mundo gira y gira, gira tu galaxia y gira el Universo y así seguirá mañana.

Hay matices en el cielo que parecen dibujados por un gran artista, pequeños velos semitransparentes que pasan junto a una estrella como si un viento estelar los ondeara, nebulosas que te guiñan un ojo cuando parpadeas y te hacen saltar repentinamente del ocular, haciéndote sentir como un voyeur adolescente que ha sido descubierto por primera vez, graciosas figuras que te recuerdan a protagonistas de películas de ciencia ficción de tu niñez y hasta elegantes sombreros de bombín que quizá algún famoso personaje se dejó por el camino. Es tal la cantidad de emociones que puedes vivir en una noche que es inevitable cuando llegas a casa y te metes en la cama seguir viendo en tu cabeza esos puntos luminosos y esas formas misteriosas.

Retomamos el viaje de vuelta a casa pero antes nos paramos en mundos más próximos, nuestros planetas vecinos, Júpiter, Saturno, Marte…. siempre son espectaculares, cada uno con algo especial y siempre diferentes. Es el último paso antes de volver a la realidad, de recoger los telescopios, esas máquinas del tiempo maravillosas, y volver de vuelta a casa, por la misma carretera que horas antes pasaban personas aburridas, ahora vas tú, con una sonrisa de oreja a oreja.

Roberto Ferrero es monitor y socio fundador de AstroAfición

Share

AstroReview

AstroReview: DuoScope Swivel-Vx para telescopios en paralelo

¿Qué es el DuoScope?

Pequeña pesa de 1Kg de Astromer

El DuoScope es un producto diseñado y fabricado por la empresa española Astromer, que nos permitirá acoplar fácilmente en el extremo de la barra de nuestra montura uno o varios telescopios o una cámara fotográfica, liberando a la montura del peso muerto que suponen los contrapesos y sustituyéndolo por peso útil. De esta forma, conseguimos reducir el peso del tren óptico, haciendo que la montura vaya más suave y fina. En este artículo vamos a analizar las ventajas e inconvenientes de este peculiar aparato, que no deja indiferente a nadie. ¡Empecemos!

Duoscope Swivel-Vx

El modelo concreto que hemos tenido en nuestras manos y hemos podido probar ha sido el Duoscope Swivel-Vx, una de las múltilples versiones disponibles de este sistema. Los comentarios que realizaremos serán en base a este modelo pero son aplicables en gran medida al resto de versiones y configuraciones (Duoscope swivel, mix, one-T, two-T y one-C). Nosotros lo hemos probado con diferentes equipos: observación solar ED80 + PST; astrofotografía con 150/750N y ED80, pero las posibilidades son muchísimas.

Desde el primer momento nos llama la atención los cuidados detalles del aparato. Viene correctamente empaquetado y su acabado es excelente. Todos los componentes vienen bien protegidos y separados en pequeñas bolsitas -utilizaremos unos u otros en función de la configuración que vayamos a realizar-. También encontraremos todas las llaves allen necesarias para su montaje (un punto a favor que no nos esperábamos!). El montaje es bastante intuitivo, pero no está de más echarle un vistazo previo a las instrucciones que encontraremos en la web del fabricante.

¿Qué ventajas tiene?

Duoscope Swivel Vx con ED80

Como ya hemos visto, la principal ventaja de este sistema es que nos permite tener varios telescopios y cámaras en paralelo con un peso mínimo. Esto nos permitirá mejorar el autoguiado durante nuestras sesiones de astrofotografía, tomar fotos con varias focales a la vez, e incluso hacer observación solar con dos tubos (o realizar observación con uno y fotografía con el otro).

Una vez colocado en paralelo, el sistema permite alinear el telescopio secundario o centrar una estrella guía con una serie de mandos de movimiento fino, que podremos frenar una vez lo consigamos.

Otra de las cosas que nos gustaría destacar y que nos ha sorprendido gratamente es que todos los modelos DuoScope pueden convertirse a cualquier otro de forma rápida y sencilla con los accesorios que encontraremos en la web del fabricante. De esta forma no nos veremos obligados a comprar forzosamente un nuevo sistema si en el futuro variamos de nuestro equipo (cambio de telescopio, cámara, etc), sino sólo los accesorios que necesitemos.

¿Qué inconvenientes tiene?

El tubo ED80 sin la diagonal para evitar colisionar con la pata del trípode

En las monturas ecuatoriales hay que tener mucho cuidado con que el tubo que coloquemos en la barra no choque con las patas del trípode. Esto será especialmente delicado en las monturas que tienen una pata apuntando al Norte (HEQ-5, EQ3-2, etc), y no tanto en el resto de monturas (tipo CG5, CGEM, etc). Así pues, el propio fabricante nos recomienda que sólo usemos el Duoscope con pequeños telescopios (soluciones de autoguiado, pst, y tubos de focal muy corta o pequeños SC) o cámaras fotográficas y deberemos tener mucho cuidado con el GoTo, ya que si no estamos atentos el sistema puede golpear en alguna de las patas.

Deberemos estudiar bien la configuración que vamos a utilizar con este sistema, ya que el tubo principal debe ser bastante más pesado que el secundario, para poder contrapesar bien el conjunto. En el caso contrario, si necesitamos peso adicional en la barra de contrapesos o necesitamos hacer ajustes finos, Astromer cuenta con sus propios contrapesos de 0.5, 1 y 2 kg para tal efecto.

Las pruebas

En una primera configuración instalamos un tubo ED-80 con filtro solar Thousand Oaks Type II en la ubicación habitual y un Coronado PST en la barra de contrapesos con el Duoscope. Con esta configuración pudimos realizar observación solar de la cromosfera y de la fotosfera dos personas a la vez utilizando dos telescopios sobre una única montura y comentando a la par los detalles que veíamos en las regiones activas por cada uno de los telescopios. En esta configuración no fue necesario utilizar pesas en la barra ya que el efecto palanca de la barra de contrapesos hacía innecesario su uso, es más, hasta cierto punto sería recomendario poner peso adicional en el ED80 (una buena barlow o un ocular pesado)  para equilibrar correctamente el conjunto.

Configuración de autoguiado sobre tubo Newton y cámara sobre sistema Duoscope

Al caer la noche probamos el sistema con un tubo Newton 150/750 en la ubicación habitual y el ED80 en la barra de contrapesos sobre el Duoscope Swivel-Vx. Aquí nos encontramos con un problema ya esperado y es que el ED80 golpeaba ( lo hacía la diagonal o la cámara que pusiéramos en el tubo ) con las patas del telescopio. Inicialmente contrapesamos el sistema con todo el equipo montado pero antes de hacer la puesta en estación y la localización de estrellas tuvimos que desmontar la diagonal para evitar impactos. En esta configuración pudimos hacer observación visual con los dos tubos y posteriormente fotografía con diferente focal instalando una Canon 400D en el ED80 y una Canon 1000D en el Newton. Para el autoguiado utilizamos la solución de Lunático sobre el Newton.

La última prueba que realizamos y con la que más disfrutamos durante la noche fue sustituyendo el ED80 por una cámara fotográfica con objetivo a 200mm con la que hicimos astrofotografía con autoguiado de forma simultanea de gran campo y a alta focal.

En definitiva, el sistema Duoscope nos permite aprovechar toda la capacidad de carga de nuestras monturas sustituyendo el peso inutil de los contrapesos por equipo óptico tal como cámaras o soluciones de guiado. También es muy recomendable para poder utilizar diferentes focales sobre una misma montura. Sin duda una práctica solución para no tener que volver a cargar con inútiles pesas cuando salimos de observación al campo. Y para muestra aquí os dejamos el resultado de nuestra sesión fotográfica. Es el resultado de apilar 10 tomas de 3′ y 7 tomas de 5′. A la izquierda la Canon 400D con objetivo de 200mm y a la derecha la Canon 1000D a foco primario sobre telescopio Newton 150/750 todo con la solución de guiado de lunático sobre montura CG5-GT.

M45 duoscope

M45 fotografiada con el sistema duoscope

 

 

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Efemérides Noticias

Lluvia de estrellas en diciembre: Las Gemínidas

En diciembre tiene lugar una de las lluvias de estrellas más activas del año: las Gemínidas. Su período de actividad se extiende desde el 7 hasta el 17 de diciembre, alcanzando su máximo entre los días 13 y 14. Este año el máximo de actividad se producirá durante la mañana del 14, por lo que tanto la noche anterior y posterior serán buenos momentos para observarlas. Las Gemínidas son una de las lluvias de estrellas más activas del año, pero tienen una peculiaridad: las Gemínidas no proceden de un cometa como el resto de lluvias de estrellas sino de un asteroide, el 1983 TB (Phaeton).

Cuando un cometa pasa cerca del Sol, el intenso calor evapora el “hielo sucio” del cometa, lo que provoca eyecciones de partículas que se internan en el espacio interplanetario. Cuando estos diminutos fragmentos del cometa entran en la atmósfera terrestre, viajando a más de 100.000 kilómetros por hora, se desintegran en un destello de luz brillante: un meteoro (o estrella fugaz). Los asteroides, en cambio, no eyectan partículas hacia el espacio. Y aquí es donde yace el misterio, ¿de dónde provienen los meteoros de Phaethon? No se tiene una respuesta exacta pero se cree que el Phaeton es un cometa extinto que, tras múltiples acercamientos al Sol, se ha quedado reducido a un núcleo rocoso de unos 5km  de diámetro.

El radiante se encuentra en la constelación de Géminis (por eso reciben el nombre de Gemínidas), que se encuentra muy próxima a la constelación de Orión, y ambas estarán muy cerca del horizonte Este durante las primeras horas de la noche. Para disfrutar el espectáculo deberemos alejarnos todo lo que podamos de los núcleos urbanos y tumbarnos mirando hacia el cénit. Para observar las fugaces no necesitaremos ni telescopio ni prismáticos. Sin embargo, este año la Luna menguante aparecerá a partir de las 21.30 y entorpecerá un poco la observación de las estrellas fugaces ya que además se encuentra muy próxima al radiante, pero podremos disfrutar por completo durante las primeras horas de la noche hasta que aparezca la Luna.

Dadas las fechas en las que estamos, es importante consultar las previsiones meteorológicas y abrigarse muy muy bien. En este artículo encontrarás algunos consejos para protegete del frío.

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Noticias

Tour Estelar: Un Paseo por las Estrellas

Quieres sorprender con un regalo especial pero no se te ocurre nada. En AstroAfición tenemos la solución. Hemos preparado para vosotros una actividad original y divertida que, con seguridad, se convertirá en un recuerdo inolvidable. Vive la astronomía en directo con nuestro “Tour Estelar: Un Paseo por las Estrellas“. ¡Regala astronomía!

astroaficion

Tour Estelar. Foto: Roberto Bravo, AstroAfición

¿En qué consiste la actividad?

El Tour Estelar está pensado para aquellas personas que sienten un interés especial por la astronomía y quieren descubrir qué secretos nos esconde el cielo; pero también para aquellas personas que quieran desconectar del trabajo, alejarse de las luces de la ciudad y disfrutar de un ocio diferente, divertido y enriquecedor. Con AstroAfición podréis disfrutar en pareja, en familia o con amigos, de una velada bajo las estrellas en la que, de la mano de un monitor-astrónomo, descubriréis las maravillas del cielo, aprenderéis a reconocer las estrellas y constelaciones más importantes y observaréis a través del telescopio los brillantes cúmulos y nebulosas de nuestra de galaxia. Durante 2 horas aprenderéis a orientaros en el cielo, conoceréis las estrellas y sus movimientos, y descubriréis brillantes planetas y lejanas galaxias. Uno de nuestros monitores os guiará por el cielo con ayuda de un potente láser verde y os mostrará a través del telescopio los objetos más destacados de la noche.

La actividad se realiza en grupos muy reducidos para que podáis disfrutar de la experiencia al máximo. La observación se realizará en el campo lejos de las luces de la ciudad, muy cerca del municipio de Meco, a 35 minutos de Madrid.

Precio: 35-45€/persona (mínino 2 personas)

¿Cómo funciona? ¿Qué tengo qué hacer?

Puedes realizar tu reserva directamente desde nuestra web. Si quieres que te enviemos un bono regalo personalizado para que puedas imprimir y entregar a su destinatario, no olvides escribirnos un email indicando los nombres que quieres que aparezcan en el vale regalo.

¿Te quedan dudas? ¿Quieres leer algunas opiniones de nuestros clientes? ¡Échale un vistazo a esta entrada!

Me han regalado un bono, ¿cómo puedo canjearlo?

Envíanos un correo a info@astroaficion con tus datos y el código que encontrarás en tu bono regalo, indicando en qué fecha te gustaría realizar la observación. Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para confirmar tu reserva o, en caso de que no haya disponibilidad, buscar una fecha alternativa. Puedes reservar cualquier noche de lunes a domingo, sólo te pedimos que nos avises con la máxima antelación posible para poder asegurar la disponibilidad de nuestros monitores. La hora de la actividad variará en función del mes y será siempre un poco antes de la caída del Sol. Y no te preocupes por las nubes y el mal tiempo. Si las previsiones son malas nos pondremos en contacto contigo para posponer la actividad y no perderás tu regalo.

Recuerda que tu bono regalo tiene una fecha de caducidad. ¡No lo dejes para el último momento!

AstroAfición organiza cursos de astronomía y observaciones con telescopios en Madrid y alrededores.

Share