Monthly Archives

febrero 2012

Curiosidades

¿Qué es la Luz Cenicienta?

Seguro que alguna vez te has percatado de que, cuando la parte iluminada de la Luna es muy pequeña (en sus primeros días de fase creciente o los últimos de menguante), se puede ver la silueta de nuestro satélite en su totalidad. Parece lógico pensar que, si la Luna no emite luz sino que sólo refleja la luz procedente del Sol, cualquier zona que no esté iluminada por el Sol no debería verse puesto que se encontraría a oscuras. Entonces, ¿por qué algunas noches vemos su silueta débilmente iluminada?

Esta luz que nos permite ver el cuerpo de la Luna se denomina luz cenicienta (por su color ceniza) y es la luz que refleja la Tierra. Con este simple gráfico se entiende a la perfección.

Curiosidades

1. A la capacidad para reflejar la luz recibida se le denomina albedo. Y hay que tener en cuenta que el albedo de la Tierra varía con las estaciones, las nubes, el mar o la nieve tienen niveles de reflexión muy distintos que se traducen en una mayor o menor intensidad de la luz cenicienta según el momento.

2. En inglés, a la luz cenicienta se le denomina “earth shine” (brillo de la Tierra). Le quitan el encanto desde el primer momento…

Foto: Paco Bellido

3. Y, si lo piensas bien, aquí sucede exactamente lo mismo que en la Luna. Durante la noche, la Luna llena emite tanta luz que, desde la oscuridad del campo, se puede ver con relativa facilidad e incluso se puede llegar a leer algunos textos. Por tanto, al contrario se producirá el mismo efecto pero con mucha mayor intensidad, puesto que la luz que refleja la Tierra es mucho mayor que la que refleja la Luna. Así pues, un supuesto selenita  (habitante lunar) que se encuentre en plena noche lunar recibirá gran cantidad de luz procedente del reflejo de la Tierra, haciendo que las noches no sean tan oscuras como, en un principio, todos suponíamos.

4. En los eclipses totales de Sol también sucede ésto y da lugar a imágenes tan espectaculares como ésta.

5. Aunque es un hecho que la mayoría de la gente conoce, es poca la que sabe el motivo. Y es que la respuesta no es nada fácil de averiguar y no fue hasta el siglo XVI cuando se dio con la solución de este enigma. ¿Tú ya lo sabías?

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Astrofotografía

Foto Conjunción Júpiter – Luna – Venus 26/02/2012

Estas noches el cielo nos está regalando espectaculares momentos al atardecer. Es un buen momento para sacar unas fotos y no hemos dejado pasar la oportunidad. Hace escasos minutos hemos sacado esta fotografía de la conjunción Júpiter – Luna – Venus de esta noche. De un primer vistazo se ve claramente a Júpiter -arriba a la izquierda- a la Luna y su luz cenicienta -en el centro- y a Venus -abajo a la derecha-. Pero si nos detenemos a observar la foto y nos fijamos en Júpiter veremos… ¡tres de sus lunas! La primera es fácil de ver. Calisto se encuentra bastante alejada en la parte de arriba, dentro de una de las espículas provocadas por el diafragma de la cámara. La segunda es algo más complicada. Ío se encuentra sobre la misma espícula pero mucho más cerca del planeta. Y por último (y esta es de nota), en la parte de abajo se intuye a Europa, muy pegada al planeta entre la espícula opuesta a la que estábamos mirando y la de su izquierda. No parece más que un grano en el planeta pero ahí está.

Conjunción Júpiter-Luna-Venus y tres de las lunas de Júpiter

La foto es realmente sencilla de hacer. Bastó con poner la cámara sobre el trípode, ajustar un par de parámetros y disparar varias fotos buscando el mejor enfoque posible sin que las espículas tapasen las lunas. El equipo utilizado ha sido una Canon 60D con un 50mm f1,4 sobre un trípode. Los datos: 1”, f4, ISO 640

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share

Noticias

Visita a la exposición “La aventura del espacio”

Esta tarde hemos tenido ocasión de visitar en Madrid la exposición itinerante “La aventura del espacio”. Situada en el pabellón XII de la Casa de Campo esta exposición nos muestra piezas auténticas de los programas espaciales de la NASA y nos permite hacer un viaje en el tiempo hacia la época de la carrera espacial, eso sí, previo pago de los 14€ que cuesta la entrada (11€ si tienes carnet de estudiante). ¿Merece la pena pagar tanto dinero? Bueno, depende. Si lo comparas con lo que cuesta una entrada de cine para ver una megaproducción de Hollywood sin pies ni cabeza, no, no es caro. Ahora bien, es posible que por ese precio esperes poder tocar piezas históricas  (no te dejarán), sacar fotos con flash (no te dejarán), o ver un pedazo de roca lunar (¡Como es posible hacer una exposición de estas características y no mostrar una roca lunar!), así que puede que esos 14€ te parezcan demasiado. También se echan en falta más piezas del programa espacial ruso. Si estuviéramos hablando de un partido de futbol USA ganaría a URSS por goleada, imagino que las piezas rusas no pueden estar en ningún museo porque estarán funcionando todavía en alguna parte…

Entrada a la exposición

Bien, con nuestras entradas en la mano nos adentramos en la exposición. En la recepción te dan unas audioguías con un menú muy sencillo de utilizar. Comenzamos con la primera sala, decoración minimalista y la narración de la audioguía nos van poniendo en escena. Un monitor con imágenes del programa espacial precede a una pasarela que recrea la plataforma de lanzamiento de Cabo Cañaveral… bueno, la plataforma está muy bien, muy sólida, los anclajes bien asegurados, el metal de buena calidad, pero no estaría de más haberse currado un poquito la ambientación con unos murales recreando los paisajes de Florida. Recuerdo que hace unos años estuve en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia y dentro había un “simulador” de la ISS y recreaban la misma pasarela con unos murales con imágenes de los pantanos de Florida que hay en las proximidades de Cabo Cañaveral. De momento la exposición empezaba defraudando…

Retrato de Verne

Cruzamos la pasarela y esperamos llegar a la recreación de un cohete ¡Pero no! De repente cambio de decorado, retrocedemos al siglo XIX y nos encontramos en una sala sacada de una novela de Julio Verne. Posters de famosos escritores y artistas de la ciencia ficción, ideólogos de los futuristas viajes espaciales adornan las paredes. Un par de videos y poco más… ¡Donde está mi cohete espacial! Acabo de cruzar una pasarela de Cabo Cañaveral… por el amor de Dios… ¿Es que aquí se han repartido el trabajo jugando a los chinos? – Si Peter, tú te encargarás de la decoración de la entrada, Mary, tú de la primera sala, Steve… tú no estás demasiado borracho aún, no hagas nada.

Medidor Mach del X-1

Pero todo cambia en la sala siguiente. Encontramos una decoración muy bien estructurada, a un lado y con moqueta azul el programa espacial americano, con fotos de Chuck Yeager, el marcador Mach del Bell X-1, si, un pedazo de historia ahí, delante de nuestros ojos y poca gente repara en ello. Como diría el viejo Chuck “la abuela podría estar allí, sentada en la hamaca tranquilamente tomándose un té”. Hoy en día viajar a la velocidad del sonido parece algo normal pero por aquel entonces era “Unknown”, lo desconocido y algunos arriesgaron sus vidas por descubrirlo. Un repaso por los orígenes de la NASA, la NACA, y la imagen de Kennedy presidiendo el lado izquierdo de la sala. Justo enfrente, y sobre moqueta roja una foto de Nikita Kruschev, y en segundo plano el genio, Serguéi Koroliov. Si no la conocéis os recomiendo la serie documental “La carrera espacial”. Coronando la sala, pendiendo del techo una reproducción del satélite Sputnik. Y al fondo unas fotografías de Alan Shepard y Yuri Gagarin. Lo siento yankees, es cierto que ganasteis la carrera, pero la carrera la inventaron los rusos.

Traje espacial

Esta primera sala sí que nos ha hecho sumergirnos en la “aventura del espacio” y la siguiente tampoco nos defrauda. Aquí encontramos auténticos trajes espaciales de diversos programas espaciales, comida de astronautas, y material auténtico usado en el espacio. También encontramos un rover lunar y su homólogo soviético , y al final de la sala una reproducción del módulo lunar que nos hace evocar las imágenes de la Luna, e imaginarnos a Armstrong y Collins a punto de alunizar.

Módulo de Mando de misión Apollo

Continuamos la visita y llegamos a la sala de “los pioneros”. Aquí nos hablan de Von Braun y Robert Goddard entre otros pero lo que más sorprende de esta sala es la enorme maqueta de un gigantesco cohete Saturno V. Hay piezas de motores auténticos, muestras de combustible sólido, motores de dirección, piezas de cohetes… una maravilla para los ojos. Y más adelante entramos en la sala de “la innovación” donde encontramos una cápsula del proyecto Mercury y un módulo de mando de un Saturno V. También encontramos un módulo Agena y las piezas que los soviéticos enviaron a la NASA para construir un sistema de acoplamiento entre las naves americanas y soviéticas. Un espacio destacado ocupa también una reproducción a escala de la proa de un transbordador espacial (podemos observar desde arriba la cabina del comandante y por otro lado el panel de control del Canadarm). Si a estas alturas no estás alucinando es que no tienes ni idea de la carrera espacial y deberías estar viendo una estúpida superproducción de Hollywood con tu bolsa de palomitas.

Reproducción a escala del transbordador

Antes de llegar a la última sala podemos sentarnos y relajarnos viendo un documental del canal Historia sobre las maravillas del Sistema Solar. Muy práctico para descansar un rato las piernas y para esperar a tu acompañante que ha ido al baño más próximo. Pero no te relajes demasiado porque ya solo te queda una sala por ver, dedicada al telescopio espacial Hubble, la Estación Espacial Internacional y ¡Una maravillosa exposición fotográfica que no existe! Si alucinas en colores puedes entrar en el maravilloso simulador de fuerzas G que te hará cambiar de color y marearte lo suficiente para cometer la soberana estupidez de comprarte una reproducción de un traje espacial autografiado por un astronauta por el módico precio de 1.500€ ¡Deme dos! No, en serio, los precios de la tienda son para caerse de espaldas y si quieres llevarte un recuerdo por 10€ podrás llevarte un llavero o un parche de tela por 5€ pero pocas cosas más son asequibles para un bolsillo modesto.

Esto ha sido todo. Si vas a visitar la exposición te recomendamos que lo hagas un domingo a primera hora de la tarde, cuando la gente está comiendo, podrás disfrutar de toda la exposición para ti solo, sin gente que estropee las fotografías ni prisas ni empujones. Utiliza las audioguías y tómatelo con calma, disfruta de la exposición y fíjate en el más mínimo detalle, las piezas más pequeñas esconden grandes historias. Si te haces lio con los números recuerda que los números con un icono de auriculares encima indica el número de la audioguía y si ves un número sin icono encontrarás la información en los paneles informativos. Los paneles muestran la información en inglés y en español y son desesperadamente lentos… si quieres informarte de lo que es la pieza número 7 y el panel está mostrando la pieza número 1 puedes irte al baño tranquilamente a leer el periódico, cuando vuelvas con suerte estará por el 5. ¡Son rematadamente lentos! El personal de la exposición es muy amable y atento, pregúntales si tienes dudas o no encuentras una pieza o un número ¡Has pagado 14€ para que te atiendan!

ISS

En definitiva, una exposición muy interesante y recomendable. Yo personalmente he echado en falta más piezas del programa espacial soviético. En fin, tendremos que esperar un par de siglos para que esas piezas ya no estén en funcionamiento y podamos verlas en un museo.

La Aventura del Espacio.

Pabellón XII de la Casa de Campo.

Roberto Ferrero es monitor y socio fundador de AstroAfición

Share

Efemérides

Conjunción Venus – Júpiter en febrero y marzo 2012

Desde finales de febrero podemos contemplar un espectáculo astronómico al anochecer, que resulta fácil de ver incluso desde la ciudad. Los planetas más brillantes del Sistema Solar, Venus y Júpiter se están acercando lentamente en el cielo vespertino.

Mirando hacia el Oeste el 26 de febrero 2012

Sal a la calle y mira hacia el Oeste al atardecer. Verás los dos puntos más brillantes del cielo acercándose poco a poco. El espectáculo ya está garantizado pero permanece atento al próximo 12 de marzo, porque llegarán a estar a tan sólo 3º de distancia! ¡Eso quiere decir que los podremos tapar con sólo 2 dedos de nuestra mano extendida! Según disminuye la distancia entre ellos la imagen va siendo más y más bella. ¡No te lo puedes perder!

Pero eso no es todo… Además, el próximo 25 y 26 de febrero, una delgada Luna creciente se situará muy cerca de ambos, convirtiéndose en la otra gran protagonista del cielo. No lo dudes, y ¡sal a verlo! Y si sacas alguna foto, recuerda que puedes enviárnoslas a info@astroaficion.com y la publicaremos en nuestro facebook.

Si, además, tienes la suerte de tener buena vista y un horizonte Oeste limpio y despejado podrás ver también a Mercurio, un débil punto luminoso. Y, para terminar, si das la vuelta y miras hacia el Este podrás ver el resto de planetas que son visibles a simple vista. Marte saldrá a eso de las 20h y Saturno casi a media noche. ¡Qué lo disfrutéis!

Fundador y coordinador de AstroAfición. Desde 2009 me dedico de forma activa a la astronomía, impartiendo todo tipo de cursos y talleres.

Share