Monthly Archives

diciembre 2016

Astronomía General Efemérides

¿Cuánto dura un año?

Bueno, estamos a punto de completar otro año, lo que es una excusa perfecta para explicar algo que a lo mejor no es tan evidente como parece: ¿Qué es un año?. La respuesta correcta es depende, ya que un año puede ser varias cosas, entre las cuales se encuentran:

1. Año civil o año calendario: Es lo que todos tenemos en mente desde un primer momento cuando pensamos en un año, un periodo que, según nos enseñaron en la escuela, tiene una duración de 365 días y abarca desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre. Es el patrón de tiempo estándar que regula la vida social, civil y religiosa de una gran cantidad de países, principalmente los occidentales  judeocristianos, ya que las culturas islámicas usan un calendario lunar. En realidad su duración es algo mayor, con una duración media de 365 días, 5 horas y 48 minutos, sin tener en cuenta años bisiestos no otros ajustes.

2. Año trópico, tropical o solar: Es el tiempo que nuestro Sol necesita para recorrer aparentemente 360º sobre la proyección de la eclíptica, tomando como referencia su posición en el el equinoccio de primavera, cuando el Sol se encuentra en el punto Aries, donde coinciden la eclíptica y el ecuador celeste. El uso del Sol como medida del tiempo se remonta a la antigüedad y distintas culturas lo han utilizado de forma más o menos precisa, con la intención de determinar con precisión los cambios estacionales y los periodos de siembra y cosecha asociados a ellos. De igual modo es el patrón de referencia que se usa en nuestra cultura para definir el año civil. El problema es que el año trópico tampoco es regular, ya que el lento movimiento del eje de giro de la Tierra (precesión) hace que el próximo paso del Sol por el punto Aries se produzca un poco antes de completar una vuelta completa en la eclíptica. En nuestra adaptación con el año civil resolvemos este problema introduciendo los años bisiestos, que corrigen este desfase cada cuatro años. Tiene establecida una duración media de 365 días, 5 horas,  48 minutos y  45,10 segundos.

Punto de partida para el cálculo del año trópico.

Punto de partida para el cálculo del año trópico.

 

3. Año sidéreo: Llamamos así al intervalo de tiempo que emplea la Tierra en pasar dos veces por un punto concreto en su traslación alrededor del Sol. Este punto se determina tomando como referencia las estrellas. De esta manera los movimientos de precesión y nutación de nuestro planeta no afectan a la medida, es la forma habitual que tienen los astrónomos de determinar la duración de una traslación terrestre completa por ser la más precisa. Su duración es de 365 días, 6 horas, 9 minutos y 9,7632 segundos.

Año sidéreo

Año sidéreo

 

Como veis el cálculo de algo tan aparentemente trivial como es la duración de un año encierra multitud de factores a tener en cuenta y nos ofrece valores distintos en función de qué puntos de partida elijamos. No es por nada que todas las agencias espaciales del planeta dedican una gran cantidad de tiempo y recursos en precisar lo más exactamente posible nuestra posición en el espacio y el ritmo al que nos movemos por él.

 

 

Interesado en astronomía y cualquier cosa relacionada con el espacio y la ciencia en general, ya sea real o ficción. Me encanta enredar con casi cualquier cosa que se enchufe y tenga luces y botones.
Eterno aprendiz de fotógrafo.

Share

Astronomía General Curiosidades

El viaje del fotón

cadena-pp
Cadena protón-protón

El interior del Sol —y de las estrellas en general— es un lugar extremadamente denso, en él se crea la luz que nos llega constantemente. Se fusionan átomos de hidrógeno para producir helio por la llamada “cadena protón-protón” y, como consecuencia, se libera una gran cantidad de energía, neutrinos electrónicos y fotones muy energéticos en forma de rayos gamma.

En estrellas mucho más masivas que el Sol, en lugar de la cadena protón-protón, la fusión de hidrógeno en helio se produce de una manera más compleja por medio del denominado “ciclo C-N-O (Carbono – Nitrógeno – Oxígeno)”, en el cual también se libera gran cantidad de energía, neutrinos electrónicos y fotones —al igual que en la “cadena protón-protón” de nuestro Sol—, pero utilizando esos tres elementos como catalizadores.

Estos fotones que nos llegan —que son la luz que vemos del Sol— emplean tan solo ocho minutos en el viaje desde su superficie hasta nuestros ojos. Pero ese viaje del fotón no es tan sencillo como aparenta ser, veamos el porqué.

Desde que el fotón es emitido, recorre menos de un milímetro antes de ser absorbido rápidamente por cualquier núcleo atómico que lo rodea —recordemos, que el interior de las estrellas es de una densidad gigantesca.

el_interior_solar-svg
El viaje del fotón

Estos núcleos atómicos liberan la energía que han absorbido de esos fotones energéticos en forma de más fotones; muchos más fotones menos energéticos que los anteriormente absorbidos, pero que recorren otro milímetro y son nuevamente absorbidos por otros núcleos atómicos que liberan más fotones. Estos nuevos fotones recorren unos pocos milímetros… ¡y son absorbidos de nuevo! ¡Fotones y más fotones absorbidos y liberados continuamente!

Desde que son emitidos en las reacciones de fusión de los núcleos estelares, los fotones sufren millones y millones de interacciones con núcleos atómicos, haciendo que el ascenso a las capas externas sea casi una misión imposible. Pero poco a poco, algunos fotones consiguen salir al exterior.

Dicho de otra manera: los fotones originados por el foton original, producto de la fusión del hidrógeno en helio en el interior de nuestra estrella, pueden tardar miles o incluso decenas de millones de años en salir al exterior… sí, has leído bien, ¡decenas de millones de años!

De modo que, la luz que nos llega del Sol ha tardado ocho minutos en llegar desde su fotosfera pero puede llevar viajando por su interior desde la era de los dinosaurios para poder iluminarnos y ser nuestra fuente de vida.

 

Enamorado del cielo. Interesado en las ciencias del espacio y la ciencia en general. Me encanta aprender y compartir lo aprendido.
Creador de www.universoeterno.com y @universo.eterno en instagram.

Share

Astronomía General Eventos Astronómicos

Bienvenidos al Invierno astronómico

¡Bienvenidos al Invierno astronómico!

Hoy, 21 de Diciembre, a las 11:44 (GMT+1) comienza la cuenta atrás de los 88 días y 23 horas que nos separan del Equinoccio de Marzo; esta noche es la más larga del año, así que si eres de los afortunados con un cielo despejado, no puedes perder la oportunidad de salir al campo con los cacharros y observar el firmamento.

Analema Austríaco, APOD 22 Septiembre de 2012, Copyright y Crédito de Robert Pölzl

El Solsticio de Diciembre marca el comienzo del invierno en el hemisferio norte y no es otra cosa que la mínima altura que toma el Sol sobre el horizonte, observa el gráfico a continuación:

equinocio-solsticio

Representación de los equinoccios y los solsticios

 

Como puedes observar, hemos dibujado la Tierra en el medio y es el Sol el que discurre a lo largo de la eclíptica. Tal y  como está representado el Sol, éste está por encima del ecuador celeste, seguirá su viaje hasta llegar al Solsticio de Junio, seguirá avanzando, hasta llegar al Equinoccio de Septiembre, momento en el cual el Sol pasará de estar en el hemisferio norte a estar en el hemisferio sur, continuará hasta llegar al Solsticio de Invierno, o sea hoy y, unos 88 días después, llegará al Equinoccio de Marzo, momento en el que el Sol pasará a estar de nuevo en el hemisferio norte y punto que se toma como referencia para las coordenadas ecuatoriales.

Esperamos que disfrutéis de este día de Mercurio y de la noche más larga del año. ¡Ah! y si nos leéis desde el hemisferio sur ¡Bienvenidos al Verano!

Aficionada a la astronomía. Bloguer fundadora de www.elinvernaderocreativo.com y www.holamuybien.es , experta en Marketing y Comunicación Digital en la agencia Vitamina Marketing (www.vitamina.marketing)

Share

Curiosidades

ESTACIÓN ESPACIAL INTERNACIONAL

La Estación Espacial Internacional es un centro de investigación situado entre la termosfera y la exosfera terrestres. Gira alrededor de la tierra en una órbita baja y en ella operan varias agencias espaciales de todo el mundo, como la NASA, la ESA o las agencias rusa y japonesa entre otras.

internationale-raumstation-iss-international-space-station-638x358

Se podría decir que la ISS (que así es como se la conoce por sus siglas en inglés: International Space Station) es un gigantesco lego metálico, compuesto por varios módulos espaciales conectados entre sí. Varios de estos módulos están preparados como laboratorios y en ellos se dedican a investigar, precisamente, ciencias del espacio, tales como la astrobiología; la medicina espacial; el clima —tanto de la tierra como del espacio— y la astronomía en general, y llevando a cabo experimentos con microgravedad imposibles de efectuar en la Tierra. Esto no quiere decir que en la órbita de la ISS no haya gravedad, ya que a esa altura la aceleración gravitatoria es casi la misma que en la superficie terrestre, lo que ocurre es que la ISS está en un continuo estado de caída libre debido a encontrarse en órbita.

iss
Lleva funcionando desde el año 1998, en el que fue puesto en órbita el modulo principal ruso y poco a poco se le han ido acoplando diferentes módulos hasta alcanzar el tamaño y la forma que tiene hoy en día.
Pero como todo en la vida, la ISS tuvo un inicio y tendrá un final, que se prevé que sea para principios de la próxima década. Habrá que decirle hasta siempre a, probablemente, la obra de ingeniería más grande jamás realizada por el ser humano, desde la que se han realizado las imágenes más espectaculares de nuestro planeta.

ISS024-E-014263 (11 Sept. 2010) --- NASA astronaut Tracy Caldwell Dyson, Expedition 24 flight engineer, looks through a window in the Cupola of the International Space Station. A blue and white part of Earth and the blackness of space are visible through the windows.

Tracy Caldwell Dyson, astronauta de la NASA. Celebró su 38 cumpleaños en la Estación Espacial Internacional durante la misión STS-118 de 2007

LA ISS EN NÚMEROS

Sus dimensiones son de 110 × 100 × 32 metros, con lo cual, se puede decir que es más grande que un campo de fútbol, con una masa total de 450 toneladas.

La velocidad de rotación de la ISS es de 7.7 km/s., o lo que es lo mismo, casi 28.000 km/h., con lo que completa una vuelta alrededor de la tierra en poco más de 90 minutos, dando casi 16 vueltas diarias a una altura de unos 400 km. Desde que se puso en órbita la ISS ha dado más de 90.000 vueltas a la tierra, recorriendo casi 3.500 millones de km en total.
Más de 200 personas de 16 países distintos la han habitado en algún momento por un periodo limitado de 6 meses (exceptuando algunos casos de record), pudiendo permanecer únicamente un máximo de 6 personas a la vez en su interior y entre las cuales ha habido varios turistas espaciales.
El coste total de la estación asciende a algo más de 100.000 millones de dólares.

Enamorado del cielo. Interesado en las ciencias del espacio y la ciencia en general. Me encanta aprender y compartir lo aprendido.
Creador de www.universoeterno.com y @universo.eterno en instagram.

Share