APOD del mes

APOD, lo mejor de Febrero de 2015

Para nuestra selección del APOD de Febrero hemos seleccionado El Río Oscuro hacia Antares, publicada el día 22 de Febrero de 2015 y el 8 de Julio del 2009.

Nuestra elección

En esta ocasión hemos querido seleccionar una imagen que destaca especialmente por su belleza, pero que resulta interesante analizar desde un punto de vista didáctico, puesto que recoge en una misma fotografía los tres tipos principales de nebulosas y es una buena excusa para repasarlos de forma sencilla.

El río oscuro hacia Antares, APOD del 22 de Febrero de 2015

El río oscuro hacia Antares.
Crédito y Copyright: Jason Jennings

Datos técnicos de captura

Para obtener esta imagen el autor ha realizado un mosaico a partir de 8 teselas, sumando un total de 16 horas de exposición y capturando y procesando por separado la información de los canales de color y  luminancia (LRGB). Para la captura se ha empleado un refractor Takahashi FSQ-106 y una cámara SBIGSTL-11000M con un sensor CCD de 35mm.

Análisis de la imagen

En la imagen podemos observar:

Una serie de franjas oscuras en el centro de la imagen, que se corresponden con un tipo de nebulosa denominada nebulosa de absorción o nebulosa oscura, recogida en el Catálogo de Nebulosas Oscuras de Barnard como B44 y conocida como “El Río Oscuro”. Está formada por hidrógeno, gas molecular y polvo cósmico que impide el paso de la luz y oculta las estrellas que se encuentran detrás y las que se están formando en su interior. Estas nebulosas sólo pueden observarse cuando se encuentran delante de nebulosas de emisión o grandes campos de estrellas.

Varias regiones dispersas de color rojizo; son nebulosas de emisión compuestas de gas ionizado por la radiación ultravioleta emitida por estrellas cercanas y calientes,  lo que provoca que brillen con luz propia. El color rojo tan característico de este tipo de nebulosas es producido por la parte del espectro electromagnético en que emite el gas que contienen (Hidrógeno alfa o H-α).

Varias regiones de color azul y una gran zona amarilla, formadas por nebulosas de reflexión, donde el gas que las forma no ha alcanzado la suficiente temperatura para ionizarse y brillar, pero el polvo que contienen refleja la luz de las estrellas cercanas. Generalmente presentan color azul, ya que ese rango de frecuencia de la luz es más eficaz a la hora de propagarse.  Predomina por encima de las demás la estrella doble azul Rho Ophiuchi, inmersa en la nebulosa IC4604. Cabe destacar la presencia de la estrella supergigante roja Antares (α Sorpii),  que aparece en la fotografía con un intenso color amarillo, rodeada de una nebulosa (IC 4606) que se ha creado a partir del material expulsado de la superficie de la estrella, la nebulosa refleja la luz de Antares, lo que le aporta un inusual color amarillo .

Algo por encima de Antares y a la derecha encontramos el cúmulo estelar globular M4, perceptible con prismáticos como un parche difuso y fácilmente resoluble con un telescopio mediano (120mm).

Localización y época del año

Este sistema es muy fácil de localizar, ya que Antares es una de las estrellas más brillantes en el cielo. La podemos encontrar en la “cabeza” de la constelación de Escorpio, y la época más favorable para su observación es a finales de Mayo (Latitud 40º), ya que Antares es visible desde el crepúsculo hasta el amanecer.

Constelación de Escorpio y Antares

Constelación de Escorpio y Antares
Fuente: SFAStarChartsPro, SFA Observatory

Interesado en astronomía y cualquier cosa relacionada con el espacio y la ciencia en general, ya sea real o ficción. Me encanta enredar con casi cualquier cosa que se enchufe y tenga luces y botones.
Eterno aprendiz de fotógrafo.

Share

Related Posts

No Comments

Leave a Reply